Relatos Salvajes, un título que no miente

2634

Gustavo Diaz

Después de nueve años de ausencia tras su último largometraje, Tiempo de valientes (2005), Damían Szifron, guionista y director argentino, estrenó su nuevo filme titulado: Relatos Salvajes (2014), con la producción de Kramer & Sigman (Hugo Sigman) y coproducida por los hermanos Agustín y Pedro Almodóvar

Szifron, de 39 años de edad, cuenta con tres cintas cinematográficas, las dos ya mencionadas, y su primer largometraje: En el fondo del mar en el año 2003. Sin embargo, su carrera en el mundo del cine y la televisión no llegan hasta ahí, este guionista ha sido el creador de la exitosa serie: Los simuladores, que se mostró a la luz pública con la primera temporada para el año 2002, seguida en el año 2003 por la segunda parte de la misma; serie que lo catalogó como una promesa del cine nacional por parte de los críticos y por el alto índice de audiencia que le hizo galardón con el  premio Martin Fierro de oro  en el año 2002.

Relatos Salvajes es una antología de seis relatos auto-concluyentes, fragmentados, muy diversos y, sin ningún hilo de conexión narrativo entre uno y otro. Asistimos a una película que desde su montaje marca la diferencia, y aún más, cuando se deja ver el uso de las locaciones, los efectos especiales, y el trabajo artístico que le entregan una verosimilitud a lo que Szifron a través de sus cámaras muestra. Por lo tanto, como espectadores cabe preguntarnos: si no existe una gran historia o una secuencia narrativa, ¿a qué se enfrenta el público con el filme? Cuando se observa  la película tan aclamada por la crítica y por sus coterráneos, el director sabe impactar al público al materializar todas sus estrategias cinematográficas: juego de luces, manejos de planos, y un montaje que es el todo y el gran conector de los temas abstractos que maneja cada relato y que logran integrar: la crueldad, la violencia, la intolerancia, la diferencia de clase social, la traición, la exhibición de una sociedad que decae, la venganza, la indignación del ser humano ante los sistemas burocráticos, y el azar como algunos de los tópicos que unen y dan vida a Relatos Salvajes.

El constante diálogo con el espectador es para hacerle cuestionar de su situación social, del control que cree tener de sus impulsos y aún, por qué no, de ayudarle a descubrir si de alguna manera, al igual que sus personajes, sienten el placer de perder los estribos de sus conductas y de su moral. Szifron alcanza todos estos grandes detalles a través de la sátira, que su gran elenco de actores (también argentinos) proyectan mediante sus personajes que nos hacen reír de las desgracias de la vida cotidiana por las que todos en algún momento hemos pasado, pero que nos hemos frenado al pensar en el costo de nuestras acciones. Pero a diferencia, estos personajes no miden sus actos y terminan generando violencia y caos para quebrar  los  límites de la razón.

Szifron se sirve del humor negro como un ingrediente especial que añade a sus trabajos cinematográficos con todo el fin de cuestionar y problematizar la ‘realidad’  en la que creemos vivir y percibir. Además, que lo hace yendo al tópico neurálgico del humor negro; es decir, la muerte. Así pues, los cinco primeros relatos (Pasternak, Las Ratas, El más fuerte,  Bombita y La Propuesta) elaboran este tema (entre otros) que no tiene límites logrando llevar a la exasperación y el deseo de venganza a sus personajes. Su último relato Hasta que la muerte nos separe, marca en cierta medida la diferencia, no trae consigo a la muerte, pero la anarquía, la venganza, los celos, las pasiones, el amor, todo tan propio de nuestra sociedad entra en conflicto, en caos, en llanto, gritos, dolor, ira decepción, engaño, todo al mismo tiempo, hasta que este mismo todo colapsa y en un instante, como si hubiésemos asistido por un corto lapso de tiempo a un ritual de purificación, de catarsis griega, llega la transición de actitudes, los cambios de ánimo, vuelve la paz, la lujuria, el deseo, el amor, la pasión y la conquista. Así que desde un punto artístico, Relatos Salvajes es fascinante, entretenedor, reflexivo, destructivo y devastador.

Relatos Salvajes

Dirección y Guion: Damían Szifron

Música: Gustavo Santaolalla

Reparto: Ricardo Darín, Darío Grandinetti, Leonardo Sbaraglia, Érica Rivas, Oscar Martínez, Rita Cortese, Julieta Zylberberg, María Onetto, Osmar Núñez, Nancy Dupláa, Germán de Silva, María MarullMarcelo Pozzi, Diego Gentile, Alan Daicz.

Año: 2014

País: Argentina

Duración: 119 minutos

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2456. Contexto: Seminario de teoría de juegos

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

2462. Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito

 

Anuncios

¿Cooperación en bienes públicos por amabilidad o por confusión?

2334

Sergio Alejandro Rengifo Niño

La mayoría de estudios en cooperación suelen atribuirla a confusión, malinterpretación o desconocimiento de las condiciones de intercambio, debido a que, si se conocen las reglas y es posible obtener un viaje gratis o ser colado (free-riding), la mayoría de las personas se decidirá por esta última opción. Los casos del mundo real podrían actuar, y de hecho lo hacen frecuentemente, sobre esta lógica e incentivos. Sin embargo, una de las metas de los experimentos en laboratorio es poder controlar las variables tales como los incentivos a los sujetos y extraer de la influencia cultural y social a los individuos lo más extensamente posible. Sólo de esta manera es posible comprobar que la cooperación es posible gracias a los errores y la incomprensión, y no por altruismo, sentimientos acogedores o similares, y es posible la justificación de “aprendizaje” que suele existir en la literatura al respecto.

Andreoni (1995) realiza un experimento económico diseñado para separar la amabilidad y la confusión, en un esfuerzo notable, dado los pocos referentes experimentales para el caso. El experimento sustrae la amabilidad como explicación, dejando únicamente la confusión como razón de los movimientos cooperativos. Comparando sujetos en esta condición con otros que pueden cooperar bien sea por amabilidad o por confusión, es posible determinar qué fracción puede atribuírsele a cada motivo.

Lo que existía antes de este trabajo era experimentos donde a un grupo pequeño de personas (4 a 10), se les entregaba una cantidad de dinero, en la cual por cada centavo que invertían en un bien público se hacía un retorno marginal constante, no importando qué sujeto lo realizara. La estrategia dominante iba desde el estado de colado, donde el aporte es cero, hasta el estado de Pareto eficiencia, donde se invierte la dotación completa en bienes públicos. Tras diez iteraciones, los sujetos tienden hacia el estado del colado que hacia la Pareto eficiencia; la cooperación empieza alta, pero decae tras las repeticiones hasta llegar al 15-25% del total invertido. Igual fenómeno ocurre con los juegos de una sola apuesta, lo que indica que, en ambos casos, la cooperación no depende de la construcción de reputación. Sin embargo, un segundo experimento de este tipo demostró que los participantes también cooperaban, no importando si eran o no los mismos de la primera vez. Era mayor su cooperación mientras más grande era el retorno marginal del bien público. Igualmente, cooperaban más mientras más grande era el grupo. También cooperaban más si la inversión era enmarcada como bien público en lugar de mal público. Esta persistente y a en ocasiones contraintuitiva naturaleza de la cooperación se ha convertido en un desafío para los economistas, y es el motivo principal de esta experimentación.

Existen dos hipótesis para la falta de interés en ser colado como estrategia en el laboratorio. La primera es que la hipótesis del colado, en su forma pura, es incompleta. Los sujetos podrían traer desde el exterior gustos por la cooperación y afectar el experimento. Dado que éstos podrían ser cercanos a la benevolencia o la costumbre social, se denominan amabilidad. La segunda hipótesis es la de que los experimentadores fallan de alguna manera en dar a conocer las instrucciones o la forma en que va a recompensar monetariamente a los participantes, o sencillamente los sujetos no deducen la estrategia dominante dentro del experimento. Dado que esta alternativa sugiere que los participantes de alguna manera no captan los verdaderos incentivos, se denomina confusión.

Ambas hipótesis son tratadas en el documento. En lugar de añadir condiciones para animar a la amabilidad, se sustraen los incentivos estratégicos, sociales y culturales que tengan los sujetos para cooperar, dejando la confusión como la explicación más razonable para la cooperación. De esta forma, es posible determinar qué fracción de los movimientos cooperativos pertenece a la amabilidad y qué fracción a la confusión.

El experimento tiene tres condiciones. La primera, llamada Regular, la cual es el estándar en los experimentos de bienes públicos. La segunda condición, denominada Rango, mantiene la estructura de la primera, pero sus pagos son distintos: estarán basado en cómo sus ganancias experimentales están ranqueadas en comparación con los otros sujetos en el grupo. El sujeto con más altas ganancias experimentales recibirá el más alto pago, y comenzará un rango decreciente hasta llegar al último, quien ha ganado menso en el experimento y, por consiguiente, recibirá el más bajo pago. Si hay empates, se dividirán el pago, manteniendo el promedio de ganancias constante para cada ronda. El esquema de pagos hace de éste un juego de suma cero, diferente del juego de suma positiva del estándar. La tercera condición surge de la necesidad de limpiar la información de algo de amabilidad, y se denomina RegRango. En esta condición, los sujetos obtienen toda la información sobre sus rangos (incluso si hay empates) que tienen los de la condición Rango. Pero se les paga de acuerdo a sus ganancias experimentales, como lo hacen los sujetos en condición Regular. Así, la única diferencia entre las condiciones Regular y RegRango es la información sobre el rango clasificatorio, lo que hace posible medir la diferencia en la cooperación debida sólo a este aspecto. La diferencia en la cooperación entre las condiciones RegRango y Rango provee una medida de la cantidad mínima de cooperación atribuible a la amabilidad. La cooperación en la condición Rango provee la cantidad mínima de cooperación atribuible a la confusión. De esta manera, el cambio en la cooperación debido simplemente a la información sobre el rango clasificatorio puede determinar qué parte es atribuible tanto a la amabilidad como a la confusión.

Los resultados del experimento son, en primer lugar, que sustrayendo los incentivos para la amabilidad se hace a los sujetos más tendientes a escoger la estrategia dominante del colado. En general, las contribuciones a los bienes públicos a los bienes públicos son cerca de un tercio el nivel observado en los experimentos de su tipo; por ello, no es posible afirmar que el resultado se deba a cantidades alarmantes de errores del experimentador o del sujeto. En segundo lugar, y más importante, el trabajo muestra que cerca de la mitad de los movimientos cooperativos puede ser calificados como de amabilidad. Esto implica que las propensiones sociales y culturales hacia la amabilidad y la generosidad deben ser más fuertes de lo que se suponen, y que éstas no pueden ser fácilmente removidas de los experimentos simplemente proveyendo ambientes neutrales y bajo las promesas del anonimato. En tercer lugar, los experimentos sugieren que el declive en la cooperación observado de manera frecuente en los múltiples ensayos de experimentos de bienes públicos pueda no deberse al aprendizaje, sino a intentos frustrados de amabilidad. El peso de la evidencia aparece para indicar que los experimentos deberían enfocarse en estudios detallados del comportamiento caritativo. Los experimentos pueden tener un papel positivo en el desarrollo y prueba de teorías alternativas del dar.

Nota: las ideas de esta reseña han sido tomadas de: Andreoni, J. (1995). Cooperation in public-goods experiments: kindness or confusion?, The American Economic Review, 85(4), 891–904.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2456. Contexto: Seminario de teoría de juegos

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

2462. Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito

 

Castigo antisocial: En todas las sociedades

2633

Reseña elaborada por: Karen Lizeth Perez Picón

El artículo de Herrmann, Thöni y Gächter documenta las sanciones sociales que se dan a aquellas personas que se comportan de manera pro-social, enfocándose en situaciones donde las personas pueden castigar no solo a los que se aprovechan de las cosas, si no también aquellos que son cooperadores. Esto surge a partir del interés por comprender si existen diferencias intercomunitarias en el comportamiento de castigo y cooperación de las personas. Para ello los autores realizaron diversos experimentos de bienes públicos a 16 grupos de participantes comparables de todo el mundo. Este juego es un modelo estilizado de situaciones que requieren cooperación para lograr resultados socialmente beneficiosos en presencia de incentivos de free-rider. Estos se dan en contextos como la guerra, la caza cooperativa, la vigilancia en el vecindario etc.

El juego consistió en que cada grupo de participantes hiciera el mismo experimento de bienes públicos, con participaciones monetarias reales y con dos tratamientos, un primer tratamiento sin castigo (experimento N) y un segundo con castigo (condición P). Los grupos fueron conformados por cuatro miembros donde cada miembro recibió una dotación de 20 fichas y decidían cuantos conservaban y con cuantos se quedaban.

La única y crucial diferencia entre el experimento P y el experimento N fue que los participantes en el experimento P podían castigar a cada uno de los otros miembros del grupo después de que estuvieran informados sobre las inversiones de los otros, mientras que el experimento N finalizaba después de que los participantes estaban informados de las contribuciones de los miembros del grupo.

Dentro de los objetivos del experimento fue ver en qué nivel el castigo estabilizaba la cooperación en el experimento P en comparación con el experimento N. Para permitir la aparición de diferentes niveles de cooperación, se repitió el experimento 10 veces en ambas condiciones, manteniendo constante la composición del grupo.

Dentro de los resultados se encontró que el comportamiento en cuanto al castigo difirió fuertemente entre los grupos de participantes, pues, aunque hubo pocos castigos antisociales en algunos grupos de participantes, en otros se castigaba con dureza a quienes contribuían con los mismos o más que a los que lo hacían libremente. Así mismo encontraron que el nivel de cooperación para aproximadamente la mitad de los grupos fue igual a la cooperación inicial, en tanto que las contribuciones si aumentaron con el tiempo.

En cuanto a la efectividad disciplinaria del castigo, para aquellos que realizaban contribuciones inferiores a la media, es asociada al alcance del castigo antisocial en un grupo de participantes. Existe una fuerte correlación negativa entre el castigo antisocial medio en un grupo de participantes y el coeficiente de regresión que mide el aumento promedio por punto de castigo recibido para una contribución por debajo del promedio.

Al respecto, lo que evidencia las diferencias entre grupos de participantes en relación al castigo antisocial son las diversas normas sociales de cooperación por las cuales se rigen, pues estas normas sociales hacen referencia a aquellos puntos de vistas que son ampliamente compartidos acerca de que comportamientos son aceptables. Es decir que había incidencia en los castigos de diferente forma, según las normas sociales con respecto a la cooperación que se desarrollan. Un conjunto interesante de normas sociales relevantes son normas de cooperación cívica, ya que se expresan en las actitudes de las personas hacia la evasión fiscal, el abuso del estado de bienestar o eludir las tarifas del transporte público.

La diferencia en los castigos sujeta a determinadas normas sociales ha sido estudiada desde la economía, la sociología, la ciencia política y la antropología, donde se ha encontrado que los grupos sociales humanos difieren en la forma en como resuelven los problemas de cooperación ya que tienen influencia de factores exógenos, condiciones institucionales y ambientales, así como características propias de la población.

Esto encuentra en el presente estudio donde el castigo antisocial de los cooperadores se dio en todos los grupos, pero su importancia y la forma en cómo se castigaba variaba fuertemente entre ellos. La venganza es una explicación probable del castigo antisocial en la mayoría de los grupos de participantes, pero otros motivos (específicos de la población) también podrían ser relevantes.

Parte de la discusión que se da en el artículo se centra además en como varían los castigos en sociedades que son colectivistas y las que no lo son. Ante ello algunos psicólogos interculturales consideran que en sociedades “colectivistas” muchas interacciones se limitan a redes sociales muy unidas, mientras que en sociedades “individualistas” las interacciones son más permeables entre los grupos sociales.

Nota. Las ideas de esta reseña son tomadas de Herrmann, B., Thöni, C., & Gächter, S. (2008). Antisocial punishment across societies. Science319(5868), 1362-1367.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2456. Contexto: Seminario de teoría de juegos

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

2462. Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito

 

Actitudes bondadosas vs free-riders: sobre las estructuras motivacionales de altruismo y satisfacción moral

2632

Reseña elaborada por: Ingrid Correa Ramírez

Como economista promedio acercarse a un texto como el de Palacio & Parra (2014) se convierte en una transición de estructuras del pensamiento económico y en la ampliación del conocimiento acerca del comportamiento individual. Lo anterior, obedece al cimiento del análisis de modelos económicos el cual se encuentra en la figura de un sujeto racional que toma decisiones con base en el egoísmo.

Ahora bien, el artículo se propone “analizar los aportes realizados por la economía experimental a los dilemas de contribución voluntaria a los bienes públicos” (pág.2); es decir, por medio de revisión de estudios científicos, profundizar sobre las actitudes de lo sujetos para entender por qué no siempre se actúa de forma oportunista. Adicional a ello, el texto pretende responder a preguntas tales como: “¿se comportan las personas como free-riders, tal como predice la teoría? ¿Son los individuos, per se, intrínsecamente colaboradores y bondadosos o, por el contrario, son competitivos y egoístas? ¿Qué otras variables, no consideradas en principio por la teoría, afectan el comportamiento en este contexto?” (pág. 3)

Así, la primera parte realiza el contexto teórico y práctico del juego lineal estándar de bienes públicos; la segunda describe ampliamente los resultados de experimentos alrededor del comportamiento bondadoso de los sujetos en casos de bienes públicos. Por tanto, dentro de la primera parte se resaltan las características de los bienes públicos, los cuales, según Ostrom y Ostrom (1999) son: No se debe negar un bien público a un individuo (no exclusión) y la cantidad que una persona consuma no afecta la cantidad que otra vaya a consumir (no rivalidad).

La relación de estas características con el dilema del prisionero se denomina de forma especial: “dilema social de los bienes públicos” donde los beneficios obtenidos de manera agregada están determinados por el nivel de contribución general (acciones de cada individuo). De esta forma, se representa el dilema entre bienestar individual y el colectivo cuando “a cada sujeto se le da una cantidad de fichas, estas pueden invertirse en un bien público o un bien privado, cada individuo obtiene un pago de 1 por cada moneda invertida en el bien privado y cada moneda invertida en el bien público le pagará a cada integrante del grupo un valor α (entre 0 y 1 denominado tasa de retorno).” (pág.3)

Según lo anterior, es posible asumir que el resultado eficiente corresponde a la voluntad de disponer todas sus fichas al bien público, sin embargo, cuando los jugadores esperan que otros sean los que aporten, se tiende actuar de forma oportunista (free rider), aprovechando para aumentar su bienestar individual invirtiendo en el bien privado. Todas estas observaciones conllevan a que ninguno de los jugadores contribuya o aporten y se genere un equilibrio de Nash ineficiente.

Adicionalmente, se resalta de esta primera parte el análisis que realizan Palacio & Parra (2014) acerca de los primeros experimentos sobre bienes públicos. Estos experimentos tenían como propósito demostrar que los individuos contribuían más de lo que predice la teoría económica “en juegos (de bienes públicos) con una sola repetición y en las primeras rondas de juegos finitos, los agentes por lo general están en la mitad entre la solución Pareto eficiente y el equilibrio de Nash; las contribuciones disminuyen con las repeticiones y la comunicación cara a cara mejora el porcentaje de contribución.” (pág.4).

De otro lado, el interrogante que se plantea Andreoni (1988) de por qué los individuos se comportan como free-riders en las rondas de juegos finales, relaciona dos hipótesis: los agentes aprenden de forma gradual a jugar de manera egoísta o tienen estrategia en las primeras rondas. Pese a ello, sus resultados no muestran valores significativos alrededor de esta propuesta y se mantiene el interrogante: ¿por qué no se comportan todos los agentes como free-riders?

Para responder a esta pregunta, los autores revisan el trabajo de Isaac y Walker (1988) en donde se establece que el tamaño del grupo (de los experimentos) no es suficientemente grande para generar los incentivos que les lleven a actuar como free-rider. Igualmente, si el grupo es grande será menor la contribución a bienes públicos, dado que se reduce el sentido de pertenencia y, si la tasa de retorno no es significativa, no existe razón para invertir en el bien público. Sin embargo, cuando las personas lo hacen actúan de forma altruista y bondadosa. Por el contrario, la teoría económica no consideraba individuos bondadosos realizando contribuciones voluntarias como en este caso.

Una vez establecida la base teórica-conceptual, la segunda parte del artículo revisa resultados de la economía experimental que relacionan comportamientos no egoístas encontrados en los experimentos de bienes públicos, allí se presentan temas como el altruismo o las motivaciones recíprocas, ejemplo de ello, la que se da en los contratos de manera voluntaria, la satisfacción moral o la confusión.

En esta parte se presentan dos aportes principales, el primero se encuentra en torno a que las personas vienen con una estructura motivacional y lo que hace que se desincentive la inversión en un bien público son los intentos frustrados de bondad. El segundo, existen grupos a los cuales les importa tener satisfacción moral (ser bondadosos) y altruismo (se preocupan por los demás), lo cual conduce a que cambie el paradigma único de sujetos egoístas de la economía.

Desde esta perspectiva, Palacio & Parra (2014) consideran estudios que observan aspectos de la voluntad de contribuir que se relacionan con: altruismo, el efecto de las externalidades positivas-negativas, cultura, contribución con extraños y socios. De igual forma, se observan distintos trabajos acerca del castigo o sanción como incentivo condicional para realizar más aportes a bienes públicos.

Finalmente, el texto presenta varias conclusiones, de las cuales se resaltan para este texto las siguientes: los individuos colaboran más de lo esperado, aun cuando pueden actuar como free-rider, deciden actuar de una forma más bondadosa, es decir los individuos no son puramente egoístas, sino altruistas. Lo cual se puede relacionar con la satisfacción de tomar decisiones moralmente correctas, lo que se traduce en una satisfacción moral.

Nota. Las ideas de esta reseña son tomadas de: Palacio, L., & Parra, D. (2014). El dilema de la contribución voluntaria a los bienes públicos. Una revisión de trabajos experimentales. Cuadernos de Economía. 33(62), 123–144.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2456. Contexto: Seminario de teoría de juegos

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

2462. Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito

 

¿La economía es para los hombres? Un estudio en Estados Unidos

2631

Reseña elaborada por: Lizeth Vanessa Arenas

Desde el enfoque propuesto por la Universidad Industrial de Santander, la economía como profesión debe desenvolverse dentro de “un campo de debate en el que se asume, por principio, la ruptura de los referentes habituales de una sociedad y de una época, como una oportunidad para el trabajo creador y la construcción de propuestas novedosas que enfrenten múltiples problemáticas de la realidad nacional y regional” (Universidad Industrial de Santander, 2018). Siguiendo la perspectiva de la Universidad es de esperar que el rol del economista pueda ser asumido por mujeres y hombres, no obstante, a nivel internacional se ha cuestionado acerca del interés que suscita el estudio de la economía para las mujeres. Acorde con esta discusión Emerson, T., McGoldrick, K., & Mumford, K. (2012) buscan resolver de manera oportuna la pregunta: ¿existen diferencias de género en la incorporación de las mujeres a carreras como economía en universidades estadounidenses?

Para resolver esta pregunta, conviene mencionar los factores que influyen en la decisión de estudiar o no economía, tales como el género, la aptitud, el rendimiento relativo de los cursos, las aspiraciones profesionales, los intereses del individuo, la presencia (o ausencia) de compañeros del mismo sexo en el aula de clase, los modelos de conducta, el tamaño de las clases, las opciones pedagógicas y enfoques metodológicos aplicados a la enseñanza de la economía.

Sin embargo, de los posibles factores explicativos respecto a las decisiones para estudiar economía, el género es el predictor más consistente y significativo, ya que es menos probable que en las mujeres persista el interés por el estudio avanzado de la economía. No obstante, esta afirmación ha sido refutada por algunos autores, quienes argumentan que no existe suficiente evidencia para pensar en el género como un determinante del desinterés en el estudio de la economía como profesión.

Además del género, existen otros factores predictores significativos que influyen en la decisión de estudiar economía, como por ejemplo la aptitud, el rendimiento en los cursos de economía vistos previamente y la exposición temprana o una predisposición positiva hacia el estudio de la economía. Lo negativo del asunto es que en Estados Unidos, el interés por estudiar esta profesión, se despierta en una etapa de la vida más tardía para las mujeres que para los hombres.

Para analizar las diferencias de género en la incorporación de las mujeres a carreras como economía en universidades estadounidenses, los autores lo hacen desde tres dimensiones o focos particulares, estos son: los cursos introductorios, intermedios y la profesionalización de la economía.

Los resultados respecto a los cursos introductorios en la economía demuestran que las mujeres y las minorías son menos propensas a tomar este tipo de cursos. Además, se percibió que las mujeres inician con un promedio acumulado más alto en el momento de la inscripción del curso, pero los estudiantes varones obtienen calificaciones significativamente más altas que las mujeres durante el desarrollo del curso de introducción.

Ahora, para abordar el enfoque de los cursos intermedios de economía, los autores eligieron incluir la experiencia previa que tuvieron los estudiantes en el curso de introducción a la economía. Para captar adecuadamente esta experiencia se enfatizó en aspectos como: la calificación del estudiante en el curso introductorio, el porcentaje de estudiantes que eran mujeres y el momento de la carrera académica en que el estudiante vio su primer curso de introducción a la economía. Curiosamente, al examinar la probabilidad de tomar un curso intermedio, se evidenció que las mujeres pertenecientes a grupos minoritarios, como por ejemplo mujeres negras, son más propensas a tomar cursos de teoría intermedia que las mujeres que no pertenecen a las minorías.

Con respecto a la decisión de continuar con estudios de profesionalización de la economía, se encontró que al incrementar en un 1% la cantidad de hombres que habían tomado el curso anterior de economía intermedia, se disminuía en un 59% la probabilidad de que las mujeres se matricularan en el curso de profesionalización.

Para los autores, en Estados Unidos el ingreso de las mujeres a la educación superior ha venido ampliándose e incluso ha superado a los hombres, pero, en carreras como economía se mantiene la brecha de género en términos de matrícula. Si se contextualiza  para el caso de Colombia, se puede afirmar que en el país hay más mujeres inscritas en la universidad pero la preferencia entre hombres y mujeres a la hora de estudiar economía tiene una tendencia diferente a la de Estados Unidos. Esto se evidencia en las cifras nacionales, donde se muestra que las mujeres optan por estudiar principalmente programas relacionados con las ciencias económicas y administrativas -35.7%- y ciencias sociales y humanas -17.7%-, mientras que los hombres se inclinan por las ingenierías, arquitectura y afines -32,4%- (MEN, 2015). Pese a que el estudio genera un acercamiento importante al rol e interés que tienen las mujeres específicamente en el estudio de la economía, no es posible generalizar los resultados para un país como Colombia. Sin embargo, valdría la pena indagar acerca de la situación en Colombia e incluso en América Latina, reconociendo la importancia de hacer el análisis a la luz de controles o factores que permitan profundizar en el tema.

Nota. Las ideas de esta reseña fueron tomadas de: Emerson, T., McGoldrick, K., & Mumford, K. (2012). Women and the choice to study economics. The Journal of Economic Education43(4), 349–362.

Referencias

Universidad Industrial de Santander. (01 de 10 de 2018). Presentación de la Escuela de Economía y Administración. Obtenido de https://www.uis.edu.co/webUIS/es/academia/facultades/cienciasHumanas/escuelas/economia/presentacion.jsp

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2456. Contexto: Seminario de teoría de juegos

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

2462. Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito

 

Conflicto 2×2: Foro

2630

Luis Alejandro Palacio García

5 de octubre de 2018

F5I1 Colombia va a ser un país tremendo el día que nos podamos quitar de encima el problema de la violencia. Es indudable que nos caracteriza la alegría y la creatividad para afrontar los retos diarios. Pero desafortunadamente nos acostumbramos a vivir en medio del conflicto y la corrupción que poco a poco se ha naturalizado. Es decir, hemos llegado al punto de creer que este país no tiene remedio, que estamos condenados y que tenemos los dirigentes que nos merecemos.

Las pasadas elecciones nos dejaron la idea que Sergio Fajardo es una persona tibia, que no toma partido, que no está ni a favor ni en contra de nada. Al perder por poco margen en la primera vuelta presidencial, su apoyo a alguna de las campañas podía ser decisivo, pero prefirió ir a visitar las ballenas. Su argumento para dar un paso al lado es que no quiere entrar en el juego de la polarización, de seguir pensando que uno está en el lado de los buenos y los otros no entienden sino por las malas.

En términos generales, en Colombia la gente es amable, alegre y cariñosa, pero parece que no podemos pensar en la política con esa misma ilusión. ¿Es verdad que la cultura política en Colombia es violenta? ¿Siempre debemos pensar en los políticos como alguien que solo quiere robarnos, engañarnos y hacernos daño?

F5I2 Los últimos minutos del partido Colombia-Peru por las eliminatorias al mundial de Rusia 2018 nos ha dejado una escena algo particular. Tras ser conscientes que el empate era un resultado favorable a los dos equipos, parece que los jugadores acordaron una tregua, un pacto mutuo de no agresión. La verdad el partido fue intenso, pero el recuerdo que quedó es que los jugadores se dedicaron a pasar el balón con mucha calma, en completa complicidad entre equipos que debían luchar hasta el silbato final.

Eso sucedió luego de que Falcao García, capitán de Colombia, entablara un dialogo tapándose la boca con dos defensores de Perú, Renato Tapia y Christian Ramos, de inmediato estos dos jugadores peruanos hacen con sus manos una señal de calma. El capitán de Perú, Paolo Guerrero, en esos instantes pregunta qué está pasando, luego se acerca a su banco donde el asistente técnico, Nolberto Solano, le da una indicación tapando su boca con la mano y el atacante atiende con su cabeza en un gesto de aprobación.

¿Haber acordado no hacerse daño es un acto válido o un pacto anticompetitivo que, cuando menos, tuerce las reglas del fútbol? ¿Se puede hablar de rechazar la corrupción y, al mismo tiempo, celebrar la “viveza” que demostraron los jugadores de los dos seleccionados? Este caso llegó hasta una denuncia formal ante la FIFA que podía traer grandes sanciones en contra de la selección, por lo que pienso es la excelente oportunidad de tener esta discusión ética.

https://www.eltiempo.com/deportes/futbol-internacional/video-cuando-falcao-habla-con-jugadores-de-peru-en-la-eliminatoria-al-mundial-139988

https://www.elespectador.com/opinion/editorial/la-etica-en-el-partido-entre-colombia-y-peru-articulo-719149

F5I3 Conflicto y negociación están estrechamente relacionados. No es difícil encontrar ejemplos y situaciones de la vida diaria donde se evidencia este hecho. Los gobiernos se enfrentan por controlar un territorio, los sindicatos se van a la huelga, las disputas legales terminan en los tribunales, las firmas compiten en agresivas guerras de precios, los estudiantes marchan para defender sus derechos y las parejas discuten sobre la distribución de tareas. Dado que la lista es larga e incluye tantos escenarios, es importante reconocer que el conflicto no es algo excepcional, es inherente a las interacciones humanas.

Como se puede ver, el tema es apasionante. Por eso 2005 es un año especial, pues el Premio Nobel en Economía se entrega en reconocimiento al trabajo de Robert Aumann y Thomas Schelling en teoría de Juegos del conflicto y la cooperación. Desde este enfoque se busca entender los incentivos que llevan a invertir recursos en la guerra, permitiendo el diseño de incentivos que la prevengan. Para tener una idea general, este enfoque permite modelar las interacciones de largo plazo, sirve para dar cuenta de fenómenos tales como el altruismo, la confianza, la lealtad, la venganza y la amenaza.

Pero el tema del conflicto se puede ilustrar en situaciones más cotidianas. Seguro alguna vez estuviste en una conversación en la que te sentiste atacado. Como cuando empiezas hablando sobre una cosa, la otra persona cambia tus palabras y, antes de que lo sepas, te vuelves loco, pierdes todo el respeto y probablemente, actúas como un idiota. ¿Estamos preparados para enfrentarnos a los conflictos de la vida diaria? ¿Si una persona actúa de forma agresiva, nosotros respondemos de igual forma?

F5I4 Voy a transcribir la conversación del comic 300, que pueden ver en detalle en la siguiente escena de la película.

  • Déjame adivinar, eres Jerjes.

Una voz suave como el aceite, caliente como el cuero usado, y profunda como el trueno.

  • Leonidas, razonemos. Sería una locura… que tú y tus valientes soldados murierais por un simple malentendido.
  • No te preocupes demasiado, nos lo estamos pasando de maravilla.
  • Basta de sarcasmo, los griegos os enorgullecéis de vuestra lógica, te sugiero que la uses, piensa en la tierra que con tanto fervor defendéis, imagínatela arrasada. Piensa en vuestras mujeres.
  • No conoces a nuestras mujeres, podría haber venido con ellas, por lo que he visto, tienes muchos hombres, Jerjes, pero pocos soldados, y no pasará mucho tiempo antes de que teman más a mis lanzas que a tus látigos.
  • No temen a mi látigo, temen mi poder divino, pero soy un dios generoso, puedo hacerte más rico de lo que jamás imaginas. Convertirte en señor de toda Grecia, llevaras mi estandarte al corazón de Europa. Tus rivales atenienses se arrodillaran a tus pies… si tú lo haces a los míos.
  • Vaya oferta, estaría loco si la rechazara. Pero eso de arrodillarme… me temo que de matar a todos esos esclavos tuyos me ha dado un calambre en la pierna. Creo que me iré.
  • Me entristeces. Soy generoso, pero también despiadado. Borraré incluso el recuerdo de Esparta de la historia. No habrá gloria en vuestro sacrificio. Nadie lo sabrá.
  • Lo sabrán. Vigila tu espalda. Tus hombres están nerviosos.

El rey apenas puede de contenerse. ¡Qué fortuna! Jerjes ha revelado un defecto fatal. Arrogancia. Se cree un dios. La arrogancia puede acabar con cualquier hombre. Fácil de provocar. Fácil de engañar. Morderán el anzuelo, lo hará.

Me gustaría que comenten si el comportamiento de Leonidas, al entablar la negociación con Jerjes, se puede considerar como racional. ¿Cuál es la forma de enfrentar a un enemigo si uno se encuentra en la posición desventajosa?

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2456. Contexto: Seminario de teoría de juegos

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

2462. Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito

 

Conflicto 2×2: Páginas

2629

Luis Alejandro Palacio García

5 de octubre de 2018

Página: Presentación

Conflicto 2×2: Negociar como halcón o como paloma.

¿Los participantes están más dispuestos a cooperar dependiendo del nivel de conflicto al que se enfrenten?

¿El hecho de jugar de forma secuencial lleva a cooperar más que cuando se juega simultáneamente?

Iconos: Simultaneo (SIM) y Secuencial (SEC).

Página: Simultaneo

Las decisiones se toman simultáneamente, por lo que al momento de elegir no se podrá observar la decisión que tomó el otro jugador.

Página: Secuencial

Las decisiones se toman secuencialmente, el participante azul jugará primero y el azul después. Esto implica que el participante verde observará la elección del azul antes de decidir.

Página: DecisionesAzul

V1

V2

A1

1000 , 1000 X , Y
A2 Y , X

250 , 250

Usted es Participante Azul

Ahora debe tomar su decisión.

Yo elijo A_

Página: DecisionesVerde

V1

V2

A1

1000 , 1000 X , Y
A2 Y , X

250 , 250

Usted es Participante Verde

Ahora debe tomar su decisión.

Yo elijo V_

Página: DecisionesVerdeSEC

V1

V2

A1

1000 , 1000 X , Y
A2 Y , X

250 , 250

Usted es Participante Verde

Ahora debe tomar su decisión.

El Participante Azul eligió A_

Yo elijo V_

Página: GananciasAzul

V1

V2

A1

1000 , 1000 X , Y
A2 Y , X

250 , 250

Usted es Participante Azul

Eligió A_

El Participante Verde eligió V_

Su ganancia en este periodo es:

Página: GananciasVerde

V1

V2

A1

1000 , 1000 X , Y
A2 Y , X

250 , 250

Usted es Participante Verde

Eligió V_

El Participante Verde eligió A_

Su ganancia en este periodo es:

Página: GananciasTotal

El estudio ha terminado.

Sus puntos acumulados son:

Por favor digite su código de estudiante:

Página: Gracias

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2456. Contexto: Seminario de teoría de juegos

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

2462. Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito