Economía financiera y finanzas comportamentales

022

Jhon Alexis Díaz Contreras

Director del Grupo de Investigación Dinámicas Sectoriales – UNAB

Columna publicada originalmente en Ingresarios

Generalmente, en los espacios académicos donde se estudia la teoría económica tradicional, tiende a existir cierto recelo o prejuicio con el área financiera. Se olvida muy rápido, o tal vez se desconoce, que el análisis de mercados financieros ha sido premiado en 5 ocasiones con el premio nobel de economía (Tobin (1981), Modigliani (1985), Markowitz, Miller y Sharpe (1990), Merton y Scholes (1997), Engle y Granger (2003)), y que estos aportes se han convertido en punta de lanza de lo que se entiende hoy en día por economía financiera. El propósito de esta columna es muy sencillo: describir en que consiste esta área de estudio de la ciencia económica y mostrar su transformación dentro de las nuevas teorías y herramientas en economía.

Según Marín y Rubio, se entiende por economía financiera “el estudio del comportamiento de los individuos en la asignación intertemporal de sus recursos en un entorno incierto, así como el papel de las organizaciones económicas y los mercados institucionalizados en facilitar dichas organizaciones”.  Personalmente, esta definición me gusta porque logra concretar áreas de estudio y da luces de las herramientas que se pueden usar para ello. Básicamente, tres problemas podemos estudiar con la economía financiera. Primero, identificar los factores que determinan los precios de los activos y su predicción consistente. Segundo, la organización y regulación de los mercados e intermediarios financieros. Tercero, la toma eficiente de decisiones por parte de las empresas.

Estos problemas y la forma en cómo se define la economía financiera sirven para articular la columna vertebral de algunos saberes transversales (microeconomía aplicada y econometría) y el campo que, creo yo, le dará la venganza a los caídos o mejor aún, el levantamiento a los caídos; las finanzas comportamentales. Este campo de estudio puede ser una especie de eslabón perdido entre los amantes de la teoría neoclásica tradicional y los que usan técnicas más heterodoxas como la economía experimental.

Sin embargo, por más econometría que se haga o por más prudencial que sea la regulación financiera, existen comportamientos en los agentes del mercado y del precio de los activos que se escapan del análisis tradicional. Justamente allí es donde hacen su aparición las finanzas comportamentales. ¿Por qué los inversionistas no usan su información sobre los fundamentales de una empresa y se dejan llevar por el efecto de manadas, por ejemplo, en una jornada negra en las bolsas mundiales? ¿Por qué vendo cuando todos los demás venden? o ¿Por qué son más rápidas las caídas que las subidas en el valor de un activo? ¿Por qué una empresa se hace atractiva cuando es notica su venta, pero si no fuera así, nadie compraría una sola acción de la misma? ¿La subasta de Walras es el campo de batalla natural entre osos (bajistas) y toros (alcistas), en las bolsas de valores?

La economía financiera no tiene respuesta a estas preguntas, pero las finanzas comportamentales sí. Ahora, el comportamiento de los inversionistas y sus decisiones de inversión son el objeto de estudio de este nuevo enfoque. De esta forma, cobran importancia la psicología del inversionista, sus emociones y aspectos cognitivos, conductas no racionales y demás temas que tienen que ver directamente con el actuar del inversor en los merados. Sewell (2005) define a las finanzas comportamentales como el estudio de la influencia de la sicología en el comportamiento de los agentes financieros y sus efectos sobre los mercados. Thaler (1993) dice que son una especia de finanzas de mente abierta y para Ritter (2003) es el estudio de la sicología cognitiva y de los límites de la racionalidad de los inversionistas sobre las actividades de arbitraje que se desarrollan en los mercados financieros. Hay que resaltar aquí, que otro premio nobel de economía es parte fundamental de este campo de las finanzas; Kahneman, premiado en el 2002, junto a Tversky, con su teoría prospectiva sentaron las bases del análisis en condiciones de incertidumbre en el contexto de la economía experimental.

Dentro de este panorama, el estudio de la formación de precios en los mercados financieros, sustentados en el comportamiento y las emociones de los traders, es el problema de estudio que capta mi atención. Walras entendía a los mercados como una subasta. Esa idea se mantiene intacta. Pero ahora, no hay un subastador central; existe un sin número de traders que con sus decisiones sobre los precios sesgan la subasta hacia el lado comprador o hacia el lado vendedor y de esta forma, la lectura de los gráficos de precios no se limitan a establecer la tendencia del activo, si no a determinar cuál es la fuerza, el sentimiento, la emoción que está dominando el mercado y que le marcará el camino a seguir al precio. El análisis de subastas dentro de las finanzas comportamentales, está cobrando día a día más importancia; al punto, que las grandes mesas de dinero de los agentes institucionales y los trades más especializados están usando este nuevo enfoque en las finanzas para obtener grandes rentabilidades.

Resulta que ahora, las crisis no son tal, sencillamente, la subasta del mercado ha cambiado de sentido, el comportamiento de los agentes y sus emociones nos ponen del lado vendedor, donde también hay oportunidades de beneficios importantes. Este cambio de paradigma, no lo están abanderando solo académicos desde centros o grupos de investigación. Traders profesionales han entendido que las finanzas comportamentales son el futuro y desde ya están ayudando en el tránsito entre enfoques. Me atrevo a tomar como ejemplo a Reditum®, que con su red social de traders Ingresarios, y bajo el liderazgo de Juan Fernando Villegas, son los representantes en Colombia de estas “finanzas de mente abierta”. Ellos tienen muy claro que la sicología de los agentes domina el mercado financiero, los académicos hasta ahora nos estamos dando cuenta de ello y nos iniciamos en el estudio del tema.

Referencias

Marín, José y Rubio, Gonzalo (2001). Economía Financiera. Antoni Bosch Editor.

Ritter, Jay (2003). Behavioral Finance. Pacific-Basin Finance Journal.

Sewell, Martin (2005). Behavioral Finance: Introduction. http://introduction.behaviouralfinance.net/

Thaler, Richard (1993). Advances in Behavioral Finance. Russell Sage Foundation.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

082. Ineficiencias en el mercado de fichajes: ¿cómo sacar ventaja de ellas?

271. Intercambios bajo información asimétrica: Implicaciones y soluciones

365. El poder del dinero

 

Anuncios

6 pensamientos en “Economía financiera y finanzas comportamentales

  1. Pingback: El mercado de las acciones. Teoría vs. Realidad | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Análisis financiero en culminación de periodos de alcaldes y empalme administrativo | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Análisis financiero en las finanzas territoriales | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: La gran montaña rusa | Racionalidad Ltda

  5. Pingback: ¿En qué invertir? | Racionalidad Ltda

  6. Pingback: Columnas memorables | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s