El enfoque de los costos de transacción frente a puntos de vista alternativos

029

Resumen elaborado por: Luis Alejandro Palacio García

El enfoque de los costos de transacción difiere claramente del enfoque marxista. De acuerdo con los teóricos del marxismo, las soluciones organizativas son un reflejo de las relaciones de poder subyacentes y de los intereses de clase. Por contra, según la perspectiva de los costos de transacción la elección de la forma organizativa de una empresa no depende de la distribución de poder a príori entre los propietarios del capital y los trabajadores.

Aplicado a las relaciones entre empresas y entre éstas y sus clientes, el enfoque de los costos de transacción sugiere que las soluciones empresariales deberían verse como intentos de incrementar la riqueza total disponible para su distribución entre las partes. Los expertos formados en la escuela de Harvard de organización industrial y antimonopolio pretenderían, en cambio, explicar las soluciones como intentos de las empresas para incrementar su capacidad de manipular los precios de los productos que venden o de los factores o de los servicios de trabajo que adquieren.

En los textos de economía y de administración de empresas es tradicional suponer que las empresas buscan hacer máximos sus beneficios y, de manera más general, adscribir unos fines bien definidos a las organizaciones y suponer que la organización actúa en consonancia con estos objetivos. Aunque esta hipótesis se puede utilizar cada vez que sea conveniente considerar a la organización como una entidad con unos fines definidos, la mayoría de las veces no es necesario asumir que las organizaciones tengan per se fines que intentan alcanzar. En su lugar, se debe considerar las decisiones y las acciones de las organizaciones como consecuencias, o bien de la interacción estratégica entre personas con intereses propios que responden a los incentivos destinados a influir sobre su comportamiento, o bien de los intentos colectivos o gerenciales de llegar a un compromiso entre los intereses de las partes afectadas por las decisiones. Solamente cuando el principio de la maximización del valor es aplicable existe un objetivo que podemos adscribir a la empresa, que se deriva únicamente de consideraciones respecto a la eficiencia.

Miremos esta discusión con mayor detalle. El objetivo que con mayor frecuencia se adscribe a la empresa en los análisis económicos es la maximización del beneficio. Podría parecer que por lo menos los propietarios llevados por el interés propio, estarían a favor de un objetivo como éste. En tal caso intentarían diseñar la organización de manera que motivara a sus gestores y empleados a perseguir el beneficio. En realidad, a menudo realizamos nuestros análisis bajo la presunción de que este es el caso, pero el lector debería recordar que son muchas las razones por las que los propietarios pueden tener otros objetivos.

Primero, en la medida en que uno de los propietarios sea también cliente de la empresa o proveedor de uno de sus factores, este propietario puede preferir que la empresa no haga máximo el beneficio en sus tratos con ella y en cambio lo favorezca con mejores precios o condiciones.

Segundo, muchas de las decisiones de la empresa implican gastos e ingresos que son inciertos y a la vez se extienden en el tiempo. En estos casos es corriente suponer que la gente se interesa por el valor esperado del flujo descontado de la utilidad que reciben a lo largo del tiempo en las diversas e inciertas circunstancias futuras. Sin embargo, igual que los propietarios difieren en las verosimilitud que otorgan a las diversas maneras en que pueden ocurrir los acontecimientos futuros y en los pesos relativos que asignan a las rentas a conseguir en un futuro más o menos distante, también discreparán sobre qué planes hacen máximo el valor esperado de los beneficios. Es especialmente probable que ello sea un problema cuando la empresa considera una inversión en un nuevo proceso o producto cuyos costes y beneficios son desconocidos.

Esta dificultad se resuelve parcialmente si existen los así llamados mercados completos y competitivos. En tal caso, hacer máximo el valor de mercado de la empresa es un objetivo adecuado con el que los propietarios estarán de acuerdo. En este contexto, disponer de mercados completos y competitivos significa que cualquier individuo puede utilizar los mercados financieros y de seguros para desplazar en el tiempo la renta y para distribuirla entre diferentes acontecimientos inciertos, todo a unos precios dados. Al actuar así cada individuo consigue el esquema de ingresos que prefiere o que se puede permitir. En tales circunstancias, lo mejor es hacer lo más elevado posible el valor de la empresa (evaluado a los precios de mercado vigentes), porque por esta vía se consiguen las mayores sumas para invertir y éstas pueden invertirse a la luz de las propias preferencias y creencias sobre el futuro. Sin embargo, es casi seguro que los mercados no serán completos en este sentido. Así, habrá desacuerdos entre los propietarios sobre la mejor vía de actuación para la empresa, y la maximización del valor de mercado no siempre consigue una aprobación unánime.

Tercero, en la medida que quienes adoptan las decisiones no son los únicos que tienen derecho sobre los resultados de la empresa, pueden desear hacer máxima su participación en ellos, más que su importe total.

Existen, naturalmente, muchas organizaciones en las que la maximización del beneficio no es claramente su objetivo. Incluso si estuviéramos dispuestos a admitir que una empresa de propiedad privada se orientará en el sentido de servir a los intereses de sus propietarios, ¿en favor de que intereses se gestionaría una universidad? Es seguro que la respuesta “en favor del interés público” es errónea. El público consiste en una multitud de personas cuyos intereses pueden estar en conflicto.

En general, las entidades sin fines de lucro no tienen propietarios en el sentido usual del término. En tales circunstancias la predicción de la forma y del comportamiento organizativo exige un cuidadoso análisis de quién tiene el poder de diseñar la organización, quién puede tomar decisiones y quién puede influir sobre estas decisiones y su ejecución. Una dificultad similar surge en las empresas donde se da legitimidad a los intereses de afectados distintos a los propietarios nominales.

A menudo la gerencia también parece preocuparse por los intereses de los afectados no propietarios, incluidos los empleados, proveedores, clientes, las comunidades donde la empresa está situada y aquellos cuyo entorno natural se ve modificado por las actuaciones de la empresa. En la medida en que los propietarios nominales no pueden conseguir la atención exclusiva de sus intereses en las decisiones de la gerencia, las políticas y prácticas de la empresa serán un compromiso político en el que la dirección actúa de mediador. En resumen, el supuesto de que las organizaciones son entidades que maximizan unos fines bien definidos merece mucha más atención de la que le damos usualmente.

Nota: Esta columna es un resumen de las ideas expuestas en: Milgrom, P., & Roberts, J. (1993). Economía, organización y gestión de la empresa (p.729). Barcelona: Ariel Economía. Capítulo 2: Organización económica y eficiencia.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

023. Coordinación y motivación

027. Límites del enfoque de los costos de transacción

031. La construcción de modelos de la motivación y el comportamiento humano

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s