Estimado Economista Camuflado:

084

Estudio economía. Los examinadores puntúan de acuerdo con una curva, dando la nota más alta al mejor diez por ciento de los estudiantes, la siguiente mejor nota al siguiente diez por ciento, etcétera. Si pudiéramos ponernos de acuerdo para flojear en los resultados simultáneamente, podríamos conseguir las mismas notas que si hubiéramos trabajado con ganas. Pero organizarlo no resulta tan fácil de hacer como de decir. ¿Puedes hacer alguna sugerencia?

Andrew Spencer, Cantorbriedge College

Estimado Andrew:

Obviamente, tú ya estas flojeando, de otra manera, recordarías lo que la teoría del cartel enseña sobre la coalición tácita. Permíteme que te lo recuerde.

En equilibrio, cada estudiante trabaja más o menos duramente y las notas dependen del talento y las ganas de trabajar. A todos les gustaría trabajar menos y sacar las mismas notas con menos esfuerzo. Sin embargo, eso no es un equilibrio porque cada estudiante tiene una motivación para estudiar un poco en secreto y asegurarse una calificación alta sin demasiado esfuerzo.

Para que el acuerdo se mantenga, tienes que incrementar las compensaciones por flojear (organizar eventos con cerveza barata), reducir los beneficios del trabajo duro (obligar a la gente a compartir descubrimientos, empezar una rotación de conferencias de manera que puedan pasarse notas y formar grupos de repaso para disuadir del estudio individual) y castigar a los juiciosos.

El castigo es importante. Convierte a los juiciosos en parias sociales; cada vez que pilles a alguien estudiando, organiza periodos de trabajo intenso, en los que todos sufren al tiempo que sus calificaciones relativas no van a ninguna parte, pero su esfuerzo absoluto aumenta. Tales tácticas funcionan mejor si pueden observarse los unos a los otros: la evaluación continuada significa que puedes identificar pronto a los juiciosos y tomar cartas en el asunto para que desistan en su empeño. Cerveza barata, intercambio de notas y acoso a estudiantes aplicados no deberían serte ajenos: parece que funciona en las demás universidades.

Un saludo perezoso, el Economista Camuflado.

Estimado Economista Camuflado:

Soy profesor de economía en una prestigiosa universidad. Por norma, se califica a los estudiantes respecto unos de otros y no respecto de un estándar absoluto. El problema es el siguiente: sospecho que pueden estar intentando bajar el nivel de manera simultánea con el fin de disfrutar de las mismas notas sin demasiado trabajo. Abrigué aún mas sospechas al leer la columna de “Estimado Economista” de la semana pasada, que al parecer era una consulta de los susodichos estudiantes. ¿Qué debería hacer?

Profesor X, Cantorbriedge College

Estimado profesor X:

Lo más probable es que socave cualquier intento de organizar un “cartel de gandules”, ya que cada estudiante tendrá un incentivo para trabajar un poco más y conseguir notas altas por un poco más de esfuerzo. Las medidas preventivas que tome deben incrementar los beneficios del trabajo duro y hacer el castigo más difícil.

Empiece por negarse a dar a sus estudiantes notas provisionales o comentarios constructivos. Eso les hará más difícil la identificación de aquellos a los que les está yendo bien. En sus clases omita información importante fácilmente asimilable y cerciórese de que, en cambio, sea accesible en oscuros libros de texto que puedan leerse a escondidas. Haga las listas de lectura desmesuradamente largas, de manera que les sea difícil a los estudiantes averiguar quién está leyendo qué.

Finalmente, asegúrese de examinar a sus estudiantes con una única serie de titánicos exámenes y no mediante evaluación continuada. A sus gandules les resultará muy difícil controlar quién está traicionando el cartel trabajando duramente, y para cuando lo averigüen el curso habrá terminado y será demasiado tarde.

Si usted, profesor de economía, no puede burlar un cartel de estudiantes, poco podrán aprender de usted de todos modos.

Un saludo con espíritu educativo, el Economista Camuflado.      

Este texto fue tomado de:

Harford, T. (2009). Pregúntale al economista camuflado. Todo lo que siempre quisiste saber y nunca te atreviste a preguntar. (p. 351). Ediciones Temas de Hoy.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

087. Sobre “El economista camuflado” y las explicaciones escondidas

334. ¿Por qué tu jefe cobra más de lo que debería?

337. Hay días en los que me levanto y digo: ¿Qué hace el economista?

Anuncios

2 pensamientos en “Estimado Economista Camuflado:

  1. Pingback: ¿Qué quieres ser cuando grande? | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Economista camuflado: Lecciones de política económica | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s