Entornos económicos controlados

154

Resumen elaborado por: Luis Alejandro Palacio García

Un experimento se lleva a cabo en un entorno económico controlado. Controlada o de otra manera, un ambiente económico consiste en unos agentes junto con unas instituciones a través de la cual ellos interactúan. Los agentes se definen por sus características económicamente relevantes: preferencias, tecnología, dotación de recursos e información. Los sujetos reales tienen sus propias características idiosincráticas, pero a menudo se desea examinar las teorías que asumen características específicas que pueden o no corresponder con las de sujetos disponibles. Se podría pensar que las características de los agente son difíciles de observar, y mucho menos controlar.

En esta columna se explica cómo la teoría del valor inducido (propuesta por Vernon Smith) identifica las condiciones suficientes para el control experimental, condiciones que a menudo son fáciles de satisfacer en la práctica. Una institución económica especifica las acciones disponibles para los agentes y los resultados que se derivan de cada combinación posible de acciones. Lograr el control experimental sobre la institución es conceptualmente simple: el experimentador explica y hace cumplir las reglas dentro del laboratorio.

La idea clave de la teoría del valor inducido es que el uso adecuado de un medio de recompensa permite a un experimentador inducir características especificadas en sujetos experimentales y las características innatas del sujeto se tornan irrelevantes. Hay tres condiciones suficientes para inducir las características del agente:

Monotonicidad: Los sujetos deben preferir más recompensa a menos, y no saciarse. Formalmente, si V(m, z) representa las preferencias no observables del sujeto sobre el medio de recompensa (m) y todo lo demás (z), entonces la condición de monotonicidad es que la derivada parcial de V con respecto a m existe y es positiva para cada combinación factible (m, z). Esta condición parece fácil de satisfacer mediante el uso de la moneda nacional como medio de recompensa.

Prominencia: La recompensa recibida por el sujeto depende de sus acciones, y de las acciones de otros agentes, según lo establecido en las reglas institucionales. Es decir, la relación entre las acciones y la recompensa implementa la institución deseada, siempre y cuando los sujetos pueden comprender la relación.

Dominancia: Cambios en la utilidad de los sujetos del experimento provienen sobre todo del medio de la recompensa y las otras influencias son insignificantes. Esta condición es la más problemática de las tres ya que las preferencias sobre todo lo demás z pueden no ser visibles para el experimentador. La dominancia se hace más plausible si las recompensas sobresalen incrementándolas y si el componente más obvio de z se mantiene constante.

Cuando las tres condiciones se cumplen, el investigador logra el control sobre las características de los agentes. La intuición es que el experimentador puede elegir libremente cualquier relación entre los puntos experimentales sin valor intrínseco y el medio recompensa. Mientras que él pueda explicar la relación claramente a los sujetos (prominencia) y los sujetos están motivados por el medio de recompensa (monotonicidad) y no influenciados por otros fines (dominancia), entonces el experimentador puede controlar las características de los sujetos, aplicando la institución elegida en el laboratorio.

Unos pocos minutos de reflexión sobre la teoría del valor inducido nos da algunos consejos prácticos básicos para los principiantes en la realización de experimentos económicos. Entre las más importantes qué hacer y qué no hacer están las siguientes:

• Para crear entornos de control económico en el laboratorio se debe motivar a los sujetos mediante el pago en efectivo (las notas también pueden funcionar en los estudiantes). La mayor parte del pago debe ser sensible a las decisiones, relacionada con el costo de oportunidad promedio de los sujetos. Dichos pagos deben promover la monotonicidad y prominencia.

• Buscar sujetos cuyo costo de oportunidad sea bajo y cuya curva de aprendizaje sea empinada, con el fin de lograr la dominancia y la prominencia a un costo moderado. Los estudiantes universitarios suelen ser una buena apuesta.

• Crear un entorno económico lo más simple posible en el que se pueda hacer frente a sus problemas. La simplicidad promueve la prominencia y reduce las ambigüedades en la interpretación de sus resultados. Lea las instrucciones cuidadosamente buscando la precisión y la claridad. Además procure verificar la comprensión de los sujetos en pruebas piloto o concursos.

• Para promover la dominancia, evite palabras cargadas emocionalmente o ambiguas en las instrucciones. En un experimento del dilema del prisionero, por ejemplo, etiquete las opciones como A y B, más que cooperar y traicionar. Utilice términos neutrales para los roles de los sujetos, por ejemplo, jugadores A y B, en lugar de compradores y vendedores, jefe y trabajador o el oponente.

• Si la dominancia se convierte en algo cuestionable y su presupuesto lo permite, trate de aumentar gradualmente los premios. Un cambio sistemático en los resultados observados sugiere que la dominancia no se había logrado en el nivel inferior de las recompensas.

• Cuando sea factible y apropiado para su investigación, mantenga la privacidad de las acciones de los sujetos y las ganancias obtenidas, tanto como sus fines experimentales. Las preferencias de los sujetos pueden tener componentes sensibles a las acciones malévolas o benévolas que pueden comprometer la dominancia cuando no se garantiza la privacidad.

• No engañar a los sujetos o mentirles. Es cierto que a veces los psicólogos sociales han llevado a cabo experimentos interesantes basados en el engaño. Sin embargo, la economía experimental requiere credibilidad completa porque la prominencia y la dominancia se pierde si los sujetos dudan de la relación entre las acciones y las recompensas, o si los sujetos tratan de protegerse contra los posibles trucos. La decepción daña su propia credibilidad y la de otros experimentadores, socavando así la capacidad de lograr el control experimental.

Estas reglas no son a prueba de errores ni tampoco una camisa de fuerza. Por ejemplo, existen ventajas en el uso de experimentos sin pagar a los sujetos en el caso de las pruebas piloto tempranas. Le sugerimos que no dude en romper estas reglas, pero sólo cuando esté seguro de que entiende los problemas de fondo y que se puede convencer a los más escépticos de que sus razones son válidas.

Nota: Esta columna es un resumen de las ideas expuestas en: Friedman, D., & Sunder, S. (1994). Experimental methods: A primer for economists (p. 248). Cambridge University Press.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

155. Diseño experimental

177. El problema de las recompensas

178. Las instrucciones

Anuncios

3 pensamientos en “Entornos económicos controlados

  1. Pingback: Experimentación con agentes económicos | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Columnas sobre economía experimental | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Procedimientos experimentales | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s