¿Qué sabemos sobre las causas de la deshonestidad?

1133

En economía racional, la idea imperante del engaño proviene del economista y premio Nobel Gary Becker, de la Universidad de Chicago, para quien las personas que cometen delitos se basan en un análisis racional de cada situación. Como explica Tim Harford en su libro La lógica oculta de la vida: cómo la economía explica todas nuestras decisiones, la teoría nació en un escenario bastante trivial. Un día, Becker llegaba tarde a una reunión y, debido a la escasez de aparcamientos legales, decidió aparcar ilegalmente y arriesgarse a que le multaran. Contempló su proceso de pensamiento en esta situación, y observó que la decisión había consistido exclusivamente en tener en cuenta el coste imaginable –que le pillaran, le pusieran una multa y la grúa se le llevara el coche- frente al beneficio de llegar a la reunión a tiempo. También advirtió que, al sopesar costes y beneficios, no dejaba margen para plantearse lo correcto y lo incorrecto: se trataba sólo de comparar posibles resultados positivos y negativos.

Y así surgió el Modelo Simple de Crimen Racional (SMORC, por sus siglas en ingles). Según este modelo, todos pensamos y nos comportamos prácticamente como Becker. Como el atracador corriente, todos buscamos lo más ventajoso mientras nos abrimos paso por el mundo. Para nuestros cálculos racionales de costes y beneficios, da igual que lo hagamos robando bancos o escribiendo libros. Según la lógica de Becker, si vamos apurados de dinero y nos encontramos frente a un súper de 24h, enseguida calculamos cuánto habrá en la caja registradora, pensamos en la posibilidad de que nos pillen, y en tal caso imaginamos el castigo que nos espera (restando, lógicamente, algo por buena conducta). En base a este cálculo coste-beneficio, decidimos si merece la pena entrar y robar o no. La esencia de la teoría de Becker es que las decisiones sobre honestidad, como casi todas las decisiones, se basan en un análisis coste-beneficio.

El SMORC es un modelo de deshonestidad muy sencillo, pero la cuestión es si describe con precisión la conducta de la gente en el mundo real, en cuyo caso la sociedad tiene a su alcance dos medios evidentes para afrontar la deshonestidad. El primero es incrementar la posibilidad de sorprender al infractor (por ejemplo, contratando más policías e instalando más cámaras de vigilancia). El segundo es aumentar la magnitud del castigo (por ejemplo, imponiendo multas y condenas carcelarias más duras). Esto, amigos, es el SMORC, con sus inequívocas repercusiones en la aplicación de la ley, el castigo y la deshonestidad en general.

Pero, ¿y si la idea más bien simple del SMORC sobre la deshonestidad es imprecisa o incompleta? Entonces, los enfoques habituales de la poderosa deshonestidad van a ser ineficientes e insuficientes. Si el SMORC es un modelo imperfecto de las causas de la deshonestidad, primero hemos de averiguar cuáles son realmente las fuerzas que impulsan a la gente a engañar, y luego utilizar este conocimiento para poner freno a la deshonestidad. De esto se trata este libro.

Nota. Este texto es tomado de: Ariely, D. (2012). Por qué mentimos. En especial a nosotros mismos. Ariel.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

565. Multas al crimen: ¿Socialmente óptimas o moralmente indeseables?

568. Un experimento sobre mercados ilegales

659. Políticas públicas y mercados prohibidos

 

Anuncios

6 pensamientos en “¿Qué sabemos sobre las causas de la deshonestidad?

  1. Pingback: El efecto lucifer: El porqué de la maldad | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Las fábricas de trabajos académicos | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: ¿Por qué mentimos? | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: ¿Somos todos buenos o engañamos para buscar nuestro propio beneficio? | Racionalidad Ltda

  5. Pingback: Encubiertos en los que somos | Racionalidad Ltda

  6. Pingback: ¿Qué tan deshonestos nos hemos vuelto en Colombia? | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s