Contaminemos

1531

Michael Oswaldo Garzón Núñez

A medida que pasan los años, parece imposible o mejor, se hace cada vez más difícil regular el nivel de contaminación e impacto ambiental de la especie humana en el planeta tierra. No obstante, en los últimos años se han llevado a cabo innumerables campañas y proyectos que promueven la permacultura, la cual se entiende como la armonía plena entre el trabajo del ser humano y el buen trato a la naturaleza. En base a esto, se puede apreciar que a pesar de la poca consciencia ambiental de que disponen la mayoría de las personas, hay un cierto número de hombres interesados en fomentar el desarrollo sostenible.

Como consecuencia del maltrato por parte del ser humano hacia la naturaleza, esta última se ha manifestado de diversas maneras, dando un grito de advertencia y alertando sobre lo que podría ser un período catastrófico. Debido a esto, desde hace algunas décadas, la intervención del Estado ha sido fundamental para reducir la huella de polución de la humanidad.

En vista de lo mencionado respecto a la débil consciencia ambiental, gobiernos como el colombiano han decidido tomar cartas en el asunto y llevar a cabo operaciones de información sobre las distintas formas de ahorrar, subsanar y mejorar el estado de los recursos naturales, así como implementar medidas de cobro por derroche y mal uso tanto de energía como de agua.

Otro mecanismo de acción muy popular en Sudamérica es el pago que se efectúa para poder circular por una determinada zona, es decir, el peaje; este sistema de cobro es excelente si se analiza desde el punto de vista ecológico, ya que para evitar la multa por conducir, muchos conductores deciden dejar sus vehículos en el hogar y de esta manera, se reduce la emisión de CO2 y otros agentes implicados en el funcionamiento del automóvil, el problema de esta medida radica en que, como alegan aquellos que están en contra del tributo, los pobres son aquellos que se ven afectados pues, para los ricos no representa mayor pérdida realizar el pago y seguir transitando cuánto deseen, siendo que estos últimos son quienes más gastan en combustible, por lo cual se estaría hablando de una inequidad evidente. Si son buenos o no los métodos para contrarrestar la contaminación va en cada quien, lo que es cierto es que el trabajador del común así como el empresario deben ser persuadidos y capacitados en pro de un futuro sostenible y agradable.

Para concluir, ya sea que se trate de una externalidad negativa como la mencionada o una externalidad positiva, existen unas soluciones que la sociedad ha brindado a estas, tales como la subvención y la negociación, siendo estas sustitutas; es decir, se debe evitar utilizar los dos métodos en conjunto, ya que esto representaría un exceso mientras que, si se usan por separado, su resultado sería eficiente.

Referencias

Harford, T. (2008). El Economista Camuflado: La Economía de las Pequeñas Cosas. Ediciones Temas de Hoy.

Columnas relacionadas

083. Los costos de transacción y la asignación eficiente de los derechos de propiedad

1011. Homo Economicus Vs Homo Altruisticus

1468. El medio ambiente y desarrollo sostenible, deben ir unidos en la sociedad

logo-emar3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s