La economía: Un problema de incentivos

1556

Bryan Snehider Diaz

Los incentivos son una de las bases que existen en la economía, ¿pero de donde obtuvimos el conocimiento de que ante determinadas circunstancias hay comportamientos esperables? La historia es un poco más larga. Los incentivos son el resultado de un conocimiento intuitivo que poseemos sobre el hombre, somos capaces de generar ideas a priori sobre el mismo pero comprobadas por nuestra experiencia y me atrevo a afirmar que estas ideas a priori “el hombre es egoísta” “el hombre es el lobo para el hombre” “el comportamiento se torna errático ante la pobreza” etc… etc es adonde nace la microeconomía y toda la ciencia de estudio del comportamiento.

En algunos momentos todos poseemos ciertas ideas sobre las cosas, es más, elaboramos una teoría sobre el mundo basada en nuestra experiencia, lo que explica intrínsecamente la existencia de credos (sean culturales, morales, religiosos, políticos) y la imposibilidad de someter todas las culturas del mundo a una percepción axiomática de la vida, la configuración interna de los sujetos es completamente diferente, sus experiencias varían y al igual que en sistemas dinámicos y complejos pero determinísticos, las variaciones más pequeñas ejercen grandes cambios en la percepción humana. Nuestras teorías no son del todo irreconciliables hay que ver el enorme esfuerzo que realiza el lenguaje para generar un contexto común de comunicación de ideas. Hay momentos donde disfruto imaginando que hubiera sucedido si el lenguaje se hubiera desarrollado de una forma diferente, si los momentos históricos hubieran hecho variar los mecanismos de significación que diferente sería nuestro mundo.

Los puntos de acuerdo entonces son sistemas más vivos y orgánicos que los estudiados por la física cuántica, no solo el lenguaje es una maravilla del consenso humano que tuvo un desarrollo determinado pero que no somos capaces de determinar que lo motivó, no obstante ahí está, y esto nos arroja una verdad, existen puntos de acuerdo, de enfoque, pueden ser estudiados y pueden ser entendidos y una vez se entiende la forma en que los hombres interactúan, se entiende el cosmos completo.

Hay que hacer ver que las personas que intentan comprender las conductas también son humanas y esta es la dificultad central, una persona bajo determinadas experiencias estará más o menos capacitada para desarrollar ideas sobre el hombre que le resulten agradables o desagradables según su propio sistema de creencias, aún a pesar de esto y luego de décadas de investigación poseemos una enorme bibliografía que nos permite ver que a pesar de la enorme dificultad que existe en comprender la conducta de los sujetos, existen patrones generales, y que cuando estos patrones generales evolucionan de lo intuitivo a lo general, se crean los sistemas de incentivos. A los que hacía mención al inicio del texto.

La cuestión metodológica acá es fundamental puesto, ¿Cómo identificar estos patrones de los sujetos? En este sentido me parece apasionante la aproximación realizada por los modelos de equilibrio en consonancia con las observaciones de comportamiento que realizan otras ciencias como la psicología para entender la diferencia que se plantea cuando los métodos de inducirse a un episteme varían totalmente, el método propuesto en los modelos de equilibrio básicamente es de ingeniería, es construir una casa e ir quitando pieza a pieza hasta restar la mayor cantidad de supuestos posibles sin derrumbar la casa, para aproximarla a la realidad. El problema estadístico es fundamental, dado que nuestros modelos todavía no han cuantificado la realidad misma y en esto vuelven a tener incidencia los sistemas complejos, más allá del debate de si la realidad es o no determinista, los modelos han sido útiles para comprender aspectos de la existencia.

Esta es una de las piedras angulares de las ciencias económicas, y uno de sus supuestos centrales, se parte de la base de que con estos sistemas generales se puede comprender la conducta de las personas, dicho en palabras sencillas, al observar con rigor y encontrar patrones de conducta consideramos que estos son fiables, el problema es ¿y cuando falla? ¿Por qué lo hace? Mi opinión es la siguiente:

El debate aquí es apasionante, ¿se ha equivocado la economía o se ha equivocado el economista cuando el modelo falla? Un punto central de discusión al que yo respondo de una forma particular en lo que es comprender sistemas de interacción cuando las variables a las que nos enfrentamos son demasiadas y decidimos sobre un grado exagerado de incertidumbre. La economía se escribe sobre la historia, nuestra comprensión del hombre especialmente cuando es en detrimento a variables demasiado grandes que afectan demasiadas personas, es limitada y el debate puede estribar en si es suficiente un argumento ético como para hacer necesaria la transformación de la realidad.

Pero el punto fundamental sobre esto es que nuestra explicación siempre está detrás del desarrollo de los acontecimientos, la economía es una ciencia útil en entender eventos que acontecen seguidamente, que pueden ser previstos, y que pueden ser encasillados dentro de un contexto, entendiendo por contexto a la época en que se vive con sus características. Puede ser útil para reducir la tasa de cambio, usar herramientas para el desempleo, pero puede ser catastrófica cuando estas herramientas capaces de entender una realidad conocida se usan para transformar una realidad desconocida. Esto justifica la existencia de los modelos y descarga el justo porcentaje de culpa en el ansioso deseo del hombre y la verdad todavía infantil de incidir en una realidad que no llega a comprender.

Columnas relacionadas

1544. Economía para todo

1546. El lado oscuro de los incentivos

1554. El poder de la persuasión cuando se es líder

logo-emar3.jpg

Anuncios

4 pensamientos en “La economía: Un problema de incentivos

  1. Pingback: A la comprensión del estado moderno: Un contexto histórico. Parte I | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: ¿Por qué estudiar la teoría del conflicto? | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: La finalidad: incentivar | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: La importancia de saber persuadir en un mercado | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s