Una taza de café costosa que lo compensa con su sabor

1538

Nicolas Fernando Moreno Castro

Para nuestros días somos una sociedad de consumo, nos gusta seguir una tendencia, una moda. Consumir es un objetivo importante que perseguimos los seres humanos, adquirimos productos porque satisfacen alguna necesidad o así lo preferimos creer, compramos para consumir aun cuando el precio sea elevado. Es de este modo que estamos dispuestos a pagar por una taza de café cada mañana cuando nos dirigimos a nuestro trabajo, ya sea porque el ritmo del trabajo así no lo exija o por la mera cotidianidad.

Pero esta taza de café tiene un precio que puede ser bajo o muy elevado dependiendo de un status o marcas. En el caso de nuestro país podemos encontrar gran variedad en los precios de una taza de café desde muy baratos hasta muy costosos, pero al igual que Tim Hartford me basare en la compañía Starbucks que llego a Colombia el 16 de julio del año 2014 y se ubicó en “Bogotá en la misma zona donde su principal competidor es Juan Valdez”  (Negocios, 2014). Donde sus precios por una taza de café o lo que nosotros llamamos tinto tiene un precio que va desde los 3.300 y 4.500 pesos, nada barato, y sobre todo cuando se trata de establecerse con solidez en mercado donde su principal competencia será la empresa Juan Valdez la cual maneja precios más económicos.

Todos los días laborales, y en ocasiones los no laborales consumimos por lo menos una taza de café al día, pero cuantos de nosotros en alguna ocasión nos preguntamos ¿de dónde surge el precio del café?, ¿qué lo hace ser tan barato o tan costoso? Las respuestas a estos interrogantes los detalla Tim Hartford en el primer capítulo de su libro El economista camuflado. Tim menciona que una de las ventajas y que llevan al éxito a esta compañía es la ubicación, la razón es cuando todas las personas acuden a sus labores y el camino se encuentran con alguna de las tiendas de Starbucks decide comprar esa taza de café que le da un poco de tranquilidad, de paz, donde puede sentir ese aroma y olvidar un poco de sus problemas. Estamos dispuestos a sacrificar esos 4.500 pesos por ese momento.

4.500 pesos que pagamos cada mañana, cuando pasamos por esa tienda de café la cual cuenta con una excelente ubicación, la cual como plantea Tim Hartford esto hace que la tienda eleve sus precios, ¿pero porque 4.500 pesos? La razón de este precio radica básicamente en la ganancia de la compañía, y como lo mencione anteriormente esta taza de café no es nada barata. La taza de café consta de 8 onzas, lo cual nos muestra que no es muy grande para ser tan costosa, aun así, creemos que el sabor lo compensa. La federación de cafeteros estableció un precio de 6.450 pesos en promedio por cada kilo de café producido en el país, según la receta de la misma empresa Starbucks, para hacer una buena taza de café de 180 mililitros aproximadamente 6 onzas se necesitan 10 gramos de café, en ese orden de ideas por cada onza se necesita 1.66 gramos de café. Entonces para hacer la taza de café de la que hablamos, esa de 8 onzas se necesitan 13.28 gramos de café, el costo de estos trece gramos de café siguiendo el estándar del precio de café que regula el gobierno y la federación de cafeteros seria de 83.85 pesos.

Considero que el precio tan elevado radica en la ganancia o benéfico de la empresa porque producir una taza de café no cuesta más de 2000 pesos y creo que estoy exagerando, lo podemos evidenciar con los precios de juan Valdez que van desde los 2.400 pesos, entonces el precio tan elevado que pagamos se debe básicamente a la marca, y no al costo de producir una taza de café.

¿Pero quién es la persona o personas que recibe el mayor beneficio en la industria de café? Será la tienda especializada en cafés, los productores del grano o la persona que sacrifica hasta 4.500 por una taza de café. Diría que los beneficios se reparten, pues nadie estaría dispuesto a producir el grano del café si no le aportara ninguna ganancia, y del mismo modo ninguna compañía se arriesgaría a vender los respectivos derivados si no existieran compradores, del mismo modo los demandantes no estarían dispuestos a comprar la taza de café en 4.500 sino consideraran que le aporta un beneficio así sea el mero emocional. Por lo tanto, los beneficios se reparten en el modo en que la mayoría se sienten conforme con la oferta y la demanda del producto.

Haciendo un análisis de por qué las personas se interesan en producir café, el coste y las ganancias que les dará este negocio. Se tendrá que empezar haciendo el análisis desde el origen del producto y sucede en el campo, en la tierra. Es donde se cultiva el café, grandes extensiones de tierras se usan para su producción, y son propiedad de pocos. Son los terratenientes con suficientes hectáreas de tierra y gran capital para la producción del café en grano los que se arriesgan en el mercado buscando obtener ganancias monetarias. Por otra parte, se encuentran las compañías que transforman el café en grano en otros productos que despierten el interés del público para que el negocio pueda ser rentable.

Estas empresas hacen estudios de mercadeos para saber cuándo, cuánto, qué y cómo deben producir sus artículos a vender es así como hacen proyecciones y desarrollan un modelo de lo que deben cobrar por su artículo, en este caso por una taza de café. Y al final nos encontramos lo consumidores, para mí los más importantes en la industria del grano, somos quienes cerramos el proceso entre la oferta y la demanda, en quien se piensa a la hora de producir. Pero bien sumados estos tres entes: terratenientes, compañías y consumidores se puede hablar del poder de negociación que surge desde el momento en que se compran las semillas del café hasta cuando se efectúa la compra de la taza de café y este poder de negociación siempre se hace pensando en el bienestar, ya sea económico o meramente emocional.

Concluyendo es importante saber porque pagamos precios elevados en algunos productos, cual es el proceso que hace que sea tan costoso, como se efectúan las negociaciones desde el origen de producto hasta su última transacción y de si somos felices comprando una taza de café que nos cuesta 4.500. Finalmente es importante salir de la burbuja de la ignorancia y cuestionarme acerca de lo que pago y el beneficio que nos brinda, aunque quizá al final terminemos desilusionándonos, y no terminaremos disfrutando de lo que consumimos, por eso es más importante nuestro bienestar emocional aun cuando resulte costoso.

Bibliografía

http://www.federaciondecafeteros.org/static/files/precio_cafe.pdf

https://www.starbucks.com.pe/cafe/la-experiencia-del-cafe/como-preparar-un-buen-cafe

http://www.portafolio.co/portafolio-plus/starbucks-10-curiosidades-que-debe-saber

Harford, T. (2001). El economista camuflado. La economía de las pequeñas cosas (p. 344). Grupo Planeta.

Negocios, R. (16 de 07 de 2014). Se abrió la primera tienda de Starbucks en Colombia. El Espectador, pág. 1.

Columnas relacionadas

1231. Estrategias de mercadeo

1251. Los supermercados tienen el control

1462. Agricultura, una economía en decadencia

logo-emar3.jpg

Anuncios

4 pensamientos en “Una taza de café costosa que lo compensa con su sabor

  1. Pingback: Estrategias para el consumo masivo en el mercado | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: El engaño ante nuestros ojos | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Un buen lugar para una rica taza de café | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Los costos de transacción: Solución eficiente para transar | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s