A la comprensión del estado moderno: Un contexto histórico. Parte I

1570

Bryan Snehider Diaz

El estado ha sido un eufemismo para determinar entidades de organización territorial, constitucional o nacional, su versión moderna está conformada por una enorme multiplicidad de aspectos, tanto filosóficos, antropológicos como también sociales. El empoderamiento de la sociedad industrial y el aumento y proliferación demográfica ha hecho cada vez más difícil definir sus límites con precisión, pero pasando de la idea intuitiva a la idea definida conceptualmente para bien o para mal ha sido la figura del estado uno de los principales protagonistas en el desarrollo de la historia económica del hombre.

Antes de entrar en materia quiero enmarcar la trascendencia del estado en dos constantes que han formado parte de la historia del mismo en cualquier época histórica sin importar el momento y el lugar. La primera es que la evolución del estado ha estado eternamente supeditada a la forma como han evolucionado las relaciones de producción, o dicho en términos menos marxistas, por la forma como ha evolucionado tecnológicamente la humanidad.

“En la producción social de su vida, los hombres entran en determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a un determinado grado de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. Estas relaciones de producción en su conjunto constituyen la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la cual se erige la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social” (Marx, Contribución a la crítica de la economía política, p7)

La visión de Marx, independiente del apologismo político, nos permite conocer el primer ingrediente fundamental en el desarrollo histórico del estado moderno, existe una necesidad profunda de conocer la forma en que se llevan a cabo los intercambios comerciales y la producción, la explicación del desarrollo tecnológico puede reducirse simplemente al deseo del hombre y a la presión de su inteligencia para encontrar los mejores medios para obtener lo que desea, esto en conjunto crea mecanismos de transacción que definen la mejor forma como puede llevarse a cabo la producción y el intercambio.

Por poner un ejemplo sencillo, la idea de estado carece de sentido en una sociedad cuya producción no tiene la tecnología suficiente como para producir en masa y cuyos individuos son pocos. La identificación tribal adquiere un sentido superior en los métodos de organización dado que para los individuos la tribu representa e identifica a su vez la supervivencia. El desarrollo industrial limita estos conceptos ya que el individuo aunque necesita de la división del trabajo como lo nombra Adam Smith, no depende primitivamente de la existencia de alguno de los miembros de su tribu, ya que si muere un orfebre o mueren mil, siempre encontrará en el mercado alguien capaz de producir aquello que el necesita.

La segunda idea que se enmarca más en el estado moderno es la de la protección de la propiedad privada, la idea intuitiva que poseemos de estado incluso desde niños es que “la policía se dedica a cazar a los ladrones”, con la institucionalidad de la propiedad privada, la abstracción de la misma idea sucede un proceso semejante al que sucede con el sistema de precios, la simplicidad con que funciona es tal que a menudo ignoramos la profusa complejidad que acaece detrás.

Uno de los máximos exponentes de esta idea es el Austriaco Friderich Hayek, que en cierto modo condensa los conceptos culturales creados por Marx dentro de un panorama político completamente diferente.  “La idea central del liberalismo consiste en el reconocimiento de que, mediante la aplicación de reglas universales de mera conducta, que protegen una esfera privada reconocible de los individuos, se forma un orden espontaneo de las actividades humanas”. (Hayek, Principios de un orden social liberal, p26)

Hayek como tal en ejercicio de su profesión académica de abogado comprendía el funcionamiento de las minucias que arrojaban el contrato social y el estado coercitivo y aunque durante el grueso de su obra existen aspectos que todavía no he tratado acá y que corresponden a la evolución propia del estado moderno, no obstante expone lo que es la idea fundamental con que podemos identificar la función del estado y es la protección de la propiedad privada.

Estos dos elementos son el marco sobre el que se mueve el concepto de estado, que definen su funcionamiento y que son intransferibles e in transformables dentro del mismo, dentro de este marco vamos  abordar las dos formas de estado más notables en la historia de la humanidad, el estado primitivo que dio lugar al estado moderno.

El estado en su forma más primitiva se identifica socialmente desde las primeras estructuras urbanas, puedo afirmar con cierta prudencia que la organización territorial identificada por ciertos valores definidos a su vez por las relaciones de producción es parte de la naturaleza del ser, pero no adquiere un estado formal hasta el advenimiento de la Grecia clásica, adonde por primera vez en la historia existe una formalización académica de la existencia del estado Aristóteles afirmaba:

“Todo Estado es evidentemente una asociación, y toda asociación no se forma sino en vista de algún bien, puesto que los hombres, cualesquiera que ellos sean, nunca hacen nada sino en vista de lo que les parece ser bueno. Es claro, por lo tanto, que todas las asociaciones tienden a un bien de cierta especie, y que el más importante de todos los bienes debe ser el objeto de la más importante de las asociaciones, de aquella que encierra todas las demás, y a la cual se llama precisamente Estado y asociación política.”

La ética siempre puede asimilarse como una de las ramas de la filosofía y de este mismo modo al asimilar un sistema ético se crea la idea de aquello de lo que el estado debe hacer o de lo que debe ocuparse, si algo conocemos a ojos de la filosofía moderna es que los conceptos de bien nuevamente están en relación con la época y con el momento, y que la definición de ciertas ideas de lo adecuado varían en torno a la realidad inherente, la realidad que se despega de los griegos se mantendría durante la mayor parte de la historia de la civilización y estaría caracterizada por una dinámica de evolución tecnológica bastante lenta.

Las ramas del debate seguirían teniendo esta tintura de debate ético, de racionalización que a su vez estaba caracterizada por los rasgos de cada civilización, los agrupo en semejanzas para dejar patente en primera estancia que independiente a la época y a las diferencias culturales los hombres siempre tendieron a la creación de estructuras organizativas, pero que solo fueron formalmente debatidas después de la formación de la civilización de la Grecia clásica.

El proceso de industrialización y monetarización de la economía lo transformó todo. Lo que Westfalia cambió para nosotros es que dentro de los contextos de la paz firmada se creó la idea de identidad territorial y de soberanía, la destrucción creada por la guerra de los treinta años no tenía precedente en el momento en que se gestó, la diplomacia había fallado muchas veces de manera que se hizo necesario especificar con mucho cuidado los términos generales sobre los que funcionaría, si un hombre moderno viviera en aquella época no dudaría en afirmar que la época de la paz y la estabilidad había llegado, en donde los tratados internacionales y los equilibrios políticos nos traerían estabilidad y prosperidad generalizada. Si hay algo que me es motivo de burla en la historia del hombre es su procacidad a olvidar y la renuente tendencia de la historia a destruir sus ilusiones y sueños. La primera y la segunda guerra mundial probaron que los sueños a veces se pagan con sangre.

Referencias:

Principios de un orden social liberal, Friederich Von Hayek, Union Editorial S.A (2009)

Contribución a la crítica de la economía política, Karl Marx, Editorial Progreso (1989)

Aristoteles Política Libro I

Columnas relacionadas

1500. La retórica y la imagen en la historia universal y en la historia de Colombia

1516. La interacción humana: El gran arquitecto desvelado por las ciencias económicas

1556. La economía: Un problema de incentivos

logo-emar3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s