El problema Agrario colombiano: Un problema sin indicios de un cese

1575

Miguel Angel Ardila Alvarez

En Colombia las problemáticas del sector agrario desde las últimas 5 décadas han sido agudas, es como si no hubiese espacio para pasar a otro capítulo de la historia. No se es necesario vivir en el campo para ver y conocer de los problemas existentes en este sector, lo podemos evidenciar en las zonas rurales y urbanas, más específicamente, en las plazas de mercado, en las tiendas, supermercados y demás; es muy notoria aquella problemática, ya que se refleja en el precio, la cantidad y calidad de los productos de la canasta familiar.

Ahora, para que el sector agrario llegara al punto de crisis en el que se encuentra, fue solo la agrupación de miles de gotas que rebosaron la copa, es decir, es el resultado de la reunión de factores tales como los grupos armados – los actos terroristas, además de ser una violación a los derechos humanos, encarecen la mano de obra, los insumos, el transporte, y generan temor a los inversionistas, –  la poca inversión pública en insumos y tecnología – debido a la poca inversión, que hace el gobierno colombiano, en insumos y tecnología en el sector agropecuario, hace que las labores en el campo resulten más tediosas, demoradas y que se carezca de material para el trabajo, lo que produce un déficit en el óptimo de producción, ya que se está produciendo menos de lo que se puede producir, además de que bajemos nuestro nivel de competencia en el mercado internacional– , la mala distribución de las tierras – aunque la distribución de las tierras, es fuertemente influenciada por el sector político, hay un fuerte grado de desigualdad, ya que, por lo menos en Colombia, la tierra se ha concentrado en pocas manos, lo que por ende es un fuerte contribuyente a la generación de bajos ingresos, ya que, coincidiendo con una poca inversión infraestructural, no se trabaja la tierra .–

Las carencias de educación, salud, energía eléctrica, agua para el consumo humano – las carencias de los derechos primarios con los que  debe contar cualquier ciudadano como es la educación, lo único que causa es un atraso al desarrollo, por ejemplo, la falta de educación en el sector rural, no permite que haya una buena división del trabajo –, políticas que afectan la producción – un claro ejemplo de esto son los fuertes aranceles que en muchos casos, se le aplica al sector agrario, haciendo que miles de pequeños y medianos productores salgan del mercado; cuando la oferta de materia prima, no cubre ni la mitad de la demandada por la sociedad obliga al estado a aumentar sus importaciones, y muchas veces, también aumenta su deuda nacional –, estos son algunos de los factores más influyentes, que han conllevado a el área rural a su diaria convivencia con la violencia, la pobreza e inequidad.

Ahora bien, no debemos dejar de lado, que miles de campesinos mes a mes, salen a las calles, carreteras municipales y nacionales, a marchar, como forma de exigir sus derechos. Estas marchas, no resultan del todo saludable para la economía nacional, ya que mezclada con un 30% de vandalismo, que patrocina al desorden tal como la obstrucción de las vías por un tiempo indefinido – suficiente tiempo como para que miles de alimentos, de corta vida, se descompongan –, la destrucción de máquinas, y demás, resultan potencialmente nocivos para la economía, ya que, esto conlleva a un encarecimiento elevado de toda clase de materia prima o de productos de la canasta familiar, debido a su escases.

Como se ha evidenciado, en los sondeos e investigaciones del DANE, se ha demostrado que nuestra economía agropecuaria no ha avanzado en lo suficiente, en relación en la capacidad de producción con la que cuenta Colombia. Según los datos recopilados por el DANE entre (1991-1993) y (2011-2013), nuestras exportaciones han bajado considerablemente, como es el caso del café que bajo de 47,3% a 32,6%, frutos que bajo de 16,2% a 13,1%, tabaco que bajo de 1,8% a 0,7%, y otros productos que bajaron de 4,1% a 2,8%; a diferencia de otros productos tales como las flores que subieron de 12,7% a 19,2% o el azúcar que subió del 5,1% a 11,4%, en conclusión se pudo evidenciar, que en una década el crecimiento que tuvimos a nivel de exportaciones solo ha crecido en 4,7%.

Además de otro punto esencial de esta discusión es la brecha entre las cabeceras y la población dispersa (pueblos o urbanizaciones pequeñas), como es de entenderse, el estado, inyecta más cantidades de recursos en las zonas más pobladas que en las regiones pequeñas. Las zonas pequeñas se encuentran en desigualdad en relación a las cabeceras, ya que, las zonas pequeñas, como se decía, anteriormente en el texto, no cuentan, con salud, educación, bienes de primera necesidad y demás de que algunas se consideren como situaciones precarias para la subsistencia.

Referencias

https://www.dnp.gov.co/programas/agricultura/Paginas/mision-para-la-transformacion-del-campo-colombiano.aspx

http://www.elespectador.com/noticias/nacional/concentracion-de-tierra-el-mayor-problema-agrario-colom-articulo-481444

http://www.fedesarrollo.org.co/wp-content/uploads/2012/08/Pol%C3%ADticas-para-el-desarrollo-de-la-agricultura-en-Colombia-Libro-SAC_Web.pdf

http://www.elespectador.com/noticias/paz/el-conflicto-frena-produccion-agricola-articulo-446372

Columnas relacionadas

382. Desarrollo rural en Colombia: Un viaje con más náufragos que navegantes

1378. Trabajo decente y sector rural

1561. Finalmente, voto por creer

logo-emar3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s