¿Por qué estudiar la teoría del conflicto?

1599

Bryan Snehider Diaz

Afirmar que el conflicto es la esencia de la vida no es desproporcionado. O al menos se puede afirmar con considerable certeza que el conflicto existe intrínsecamente mientras existan dos aspectos que son propios de la vida del hombre: la elección, que a su vez está condicionada por los recursos escasos. Es imposible no ver la lógica matemática detrás de esta idea.

La teoría económica misma parte de una premisa que se basa fundamentalmente en la coordinación que arroja un equilibrio determinado, la categorización de los equilibrios nos ocupará en otro trabajo, el punto fundamental del sistema económico del que el mercado hace parte es que es el resultado de la interacción libre de un grupo de sujetos que intercambian sujetos a una restricción de recursos determinada y con intereses propios, (acá representados la escasez y la elección racional) por lo que podemos suponer que los individuos realizarán un intercambio siempre que este sea beneficioso para los dos a la manera de Coase.

Pero a esta receta que en si misma ya se concibe como netamente conflictual en el sentido de que los individuos tienen intereses encontrados adonde pueden cooperar para obtener o minimizar su beneficio, le hace falta algo para poder ser un conflicto como tal, la definición la determina la teoría de juegos y es “estrategia”, la estrategia se define como aquella situación donde dos individuos deben elegir pero adonde la elección más sensata está definida por lo que se espera que el otro sujeto haga. Donde este a su vez depende de nuestra elección propia creando una cadena de interrelación de elecciones que puede variar entre el conflicto absoluto y la coordinación absoluta, ergo a pesar de esto el comportamiento es muy semejante al que posee una economía de mercado, el punto de equilibrio de una economía de mercado es una asignación de mercancías tales que se cumplan con las restricciones y se optimice partiendo de las preferencias, descripción tal que se ciñe perfectamente a el punto de culminación de una negociación solo divergiendo en los elementos que han de componer las funciones de utilidad y las restricciones.

““la cooperación con algunas excepciones obvias, ocurre solamente a la sombra del conflicto. Solamente si entendemos las amenazas y la lucha podemos entender justamente como porqué y cuando puede producirse un intercambio beneficioso”” El lado oscuro de la fuerza.

Otro aspecto agregado a la teoría del conflicto es que representa una fracción de la realidad propia del mercado mismo y es que adonde tenemos individuos que maximizan y compitiendo tenemos a su vez inherentemente una economía que en muchos de sus ambientes excederá el intercambio de bienes, y que podrá resultar en la agresión en cualquiera de sus formas del mismo modo en que se estudian los intercambios propios del mercado, no se puede olvidar que existe un mundo propio para los intercambios que no son tan “políticamente correctos”.

Sin embargo fuera del pesimismo de esta afirmación existen motivos normativos para querer comprender el conflicto. Partiendo de la base a priori de que la paz es un estado deseable, y de que la destrucción de la guerra siempre corrompe (cuya visión es debatible en cierto modo excepto que algún economista haya realizado valoración económica de los resultados de las guerras en el ambiente tecnológico y las pérdidas humanas) si podemos afirmar que se requiere mantener al menos el estado de conflicto especialmente cuando el alcance destructivo es tal bajo un cierto equilibrio y encontrar mecanismos que incentiven la invención pero que no se basen sustancialmente en el rifle apuntado en el pecho.

De manera que la forma epistemológica de las ciencias económicas ciñe perfectamente para responder este interrogante si existen patrones en los conflictos y estos pueden ser identificados los economistas podrán crear cadenas de incentivos tales que el conflicto se vuelva un hecho predecible y sobre todo evitable. La transformación del método de estudio que se ha dado al conflicto en primer lugar se identifica con la tendencia moral del mundo moderno que no se preocupa por los pequeños aristas del comportamiento más allá de juzgarlo desde un sistema axiológico muy corto de miras. Existen objetivos en todo comportamiento catalogado como irracional y el hecho de ser la respuesta conductual a un objetivo lo dota de cierto razonamiento, comprender este razonamiento es tan relevante como el primer hombre que se atrevió a abrir un cuerpo humano, incluso cuando su corazón no había parado de latir.

Columnas relacionadas

107. El lado oscuro de la fuerza

1556. La economía: Un problema de incentivos

1580. La racionalidad y el conflicto: El arquitecto y la pitonisa, una breve introducción

logo-emar3.jpg

Anuncios

2 pensamientos en “¿Por qué estudiar la teoría del conflicto?

  1. Pingback: Sobre la naturaleza de la racionalidad: Conceptualizando un poco al hombre racional | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: El recrudecimiento del conflicto: Juegos y videojuegos | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s