Con todas las de la ley

1606

Michael Oswaldo Garzón Núñez

“Hay 1,3 millones de hombres solteros y 1,8 millones de mujeres solteras en Nueva York; y, de estos más de 3 millones de personas, alrededor de doce piensan que tienen suficiente sexo”.

La discrepancia entre románticos y cínicos ha sido una batalla campal por décadas y a la fecha, existen numerosos debates e investigaciones que defienden ambas posturas frente a la unión marital. Sin embargo, es un hecho y no se puede discutir que a la hora de elegir una pareja con la cual pasar el resto, o por lo menos buena parte de la vida, el ser humano –asumiendo que es un ser racional- utiliza dos aptitudes que son propias de su naturaleza: raciocinio y sentimientos.

Una de las razones por las cuales se discute es el saber qué aspecto es más importante para una persona al momento de decidir pero, se omite el principio básico de filosofía de “cada individuo sufre a su manera”. Es decir, cada ser humano tiene ciertas preferencias y debido a esto, se inclina más por el lado de la razón o el sentimental. Esto no quiere decir justamente que es imposible que dos personas coincidan en los mismos gustos pues, en la realidad se aprecia lo contrario, más bien ofrece un panorama más amplio frente al porqué de la elección inesperada de un individuo cuya decisión final no encaja con la predestinada por la economía.

Quienes consideran el matrimonio una estrategia de supervivencia, sencillamente buscan aquella persona que mejor se acomode a sus exigencias, o en su defecto, la que cumpla con la mayoría de ellas y se resignan o conforman con ella; por el contrario, quienes lo ven como una bendición, como una de las decisiones más importantes y como uno de los acontecimientos de mayor relevancia en sus vidas, esperan su lebenslangerschicksalsschatz, en español, el tesoro del destino para toda la vida pues, reconocen que humanamente es muy difícil acertar cuando se trata de temas sentimentales.

Economistas como Tim Hardford e investigadores de la misma rama se ven acorralados por un dilema o paradoja, pues como es habitual, se ponen de lado del progreso, la evolución y el desarrollo del ser humano, al mismo tiempo que le comparan con cualquier otra especie animal; hecho que no deja de ser contradictorio ya que un perro, por ejemplo, se relaciona con una hembra u otra e incluso otros machos sin hacer distinción porque no tiene la capacidad de razonar, mientras que un ser humano tiene la facultad de raciocinio y por esto, puede comprender que contrario a lo que sostiene Hardford, la prioridad al momento de juntarse con otra persona no es el sexo –el cual no deja de jugar un papel fundamental- sino la compañía mutua y la afinidad, así como el suplir la necesidad de cobijo y sustento.

Pese a las estadísticas, “la tendencia (al menos en Colombia, donde se registraron 24.206 matrimonios y 7.721 divorcios para el año 2015) es hallar una persona con la cual enfrentar los incontables mamuts de la Nueva Era que se presentan a diario al ser humano”, tal como lo dice Sylvia Ramírez, experta en Coaching, Felicidad y Liderazgo.

Si el matrimonio es o no una institución universal conveniente para la sociedad va en cada quien, lo que es cierto es que aquellos que han evitado el yugo desigual y han acertado emocional o racionalmente reportan un estado de bienestar mayor al de las demás potenciales parejas. Como reza el dicho, «a cada tiesto le llega su arepa».

Referencias

Harford, T. (2009). La lógica oculta de la vida: como la economía explica todas nuestras decisiones (p. 347). Madrid: Ediciones Temas de Hoy.

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/gente/aumentan-divorcios-y-matrimonios-en-2015/16009876

http://sylviaramirez.com.co/index.html

Columnas relacionadas

043. El matrimonio: ¿Un juego de azar?

1237. El sexo y el matrimonio

1262. ¿Cómo explicar el matrimonio como un asunto económico?

logo-emar3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s