Superfreakonomics: Enfriamiento global, prostitutas patrióticas y por qué los terroristas suicidas deberían contratar un seguro de vida

1627

Miguel Angel Ardila Alvarez

Ya habiéndome leído la primera parte, conocida simplemente como Freakonomics, decido leerme su segunda parte y me encuentro con una temática muy similar a la de la primera edición de Levitt (Freakonomics), es decir, nos muestra la economía que se encuentra oculta, en las acciones más sencillas que tomamos a diario. Todas las decisiones que tomamos a diario suelen resultar difíciles, o por lo menos algunas de ellas, ya que no las realizamos muy a menudo, por ejemplo comprar comestibles en la tienda, no nos cuesta mucho trabajo decidir si hacerlo o no, ya que es una transacción muy simple, pero por ejemplo comprar tu primera casa, es algo que resulta tedioso.

Levitt nos da un ejemplo de toma de decisiones, que puede resultar muy fácil pero que en realidad es algo que se debería pensar mejor, entonces si un individuo está en la casa de su amigo ingiriendo alcohol y decide irse a su casa a pie – que vive a más o menos 1.5 kilómetros –, le resulta muy fácil tomar esta decisión, pero si se tiene presente que en Estados Unidos más del 30% de los accidentes fatales son por causa de alcoholismo, y en general una persona conduce 140 kilómetros ebrio, en total unos 33.000 millones de kilómetros al año, hay unos 237 millones de habitantes mayores de 16 años, entonces contándolos a todas las personas que ya conducen se obtiene el resultado de unos 69.000 millones de kilómetros – si se supone que se anda 140 kilómetros borracho, entonces cada año se recorren alrededor de 490 millones de kilómetros. Se termina por concluir que una persona tiene 8 veces más posibilidades de morir a pie que si condujese. Y que se toma en cuenta de que es más difícil que un peatón borracho mate o hiera a otra persona diferente de él, en relación a la de un conductor borracho.

Ahora bien, si un individuo tuviera la oportunidad de elegir en donde nacer, escasamente escogería la india – a pesar de tener un importante papel en la economía global –, debido a su potencial pobreza. Además de que la esperanza de vida y la tasa de alfabetización son bajas; la contaminación y la corrupción son altas. En la parte rural, donde viven más de dos terceras partes de los indios, escasamente la mitad de las casas tienen electricidad y solo una de cada cuatro casas tiene cuarto de baño. Y para el colmo de males resulta aún más desafortunado nacer mujer, ya que muchos padres indios demuestran su fuerte preferencia por los hijos varones y solo el 10 por ciento de las familias indias con dos hijos varones desea otro hijo, mientras que casi el 40 por ciento de las familias con dos hijas quiere intentarlo otra vez.

Es importante tener en cuenta que en la India tener un hijo varón resulta en términos económicos mucho más favorable, ya que es como tener un fondo de jubilación, porque el niño varón al crecer será un hombre que ganará un salario, y por ende se podrá encargar de sus padres en sus años vejez y llegado el momento encenderá la fogata funeraria. Ahora, resulta más tedioso tener una niña, ya que esto solo trae gastos para las familias, y significa que en vez de adquirir un fondo de jubilación tendrán que pagar un dote – aunque el sistema de dotes lleva mucho tiempo sometido a ataques, todavía es común que los padres de la novia le den al novio o a su familia dinero, coches o tierras y también se espera que la familia de la novia pague la boda –.

Las mujeres en la India se encuentran infravaloradas, tanto así que hay un 35% menos de mujeres que hombres. Es más, en las aldeas más pequeñas de la India, donde la electricidad es ocasional y el agua limpia difícil de conseguir, una mujer embarazada puede pagar a un médico para que le realice una ecografía y, si el feto es femenino, abortar; en los últimos años, estos abortos selectivos por razón de sexo se han venido en ascenso, y la proporción hombres/mujeres en la India — esto no solo sucede en la india, sino también en otros países que veneran a los hijos, como China— es cada vez más desigual entre las mujeres y los hombres. Para tratar de frenar esta discriminación contra la mujer el gobierno Indio, intento usar técnicas, como microcréditos para las mujeres, un salario igual al de un hombre, pagar incentivos a las mujeres que tuvieran hijas, pero todas estas no fueron exitosas.

Sin pensar en ayudar de ninguna forma a este problema y debido a la caída del precio de los artículos electrónicos se llevó a la india el televisor y señal por cable, permitiendo a la población india conocer las costumbres y trato hacia la mujer en el exterior, aunque no llego en su totalidad a todas las aldeas, lo que permitió un análisis entre las aldeas que tenían y las que no tenían televisión. Lo que se pudo concluir de este análisis fue, que en los hogares donde se tenía televisión, se discernió un poco el impacto contra las mujeres ya que resultó que las mujeres que habían adquirido televisión por cable estaban significativamente menos dispuestas a tolerar los malos tratos conyugales, era menos probable que admitieran tener preferencia por los hijos varones y tenían más tendencia a la autonomía personal.

Cambiando de enfoque; durante la historia, ha sido invariablemente más fácil ser hombre que ser mujer. Entendiéndose que es una generalización muy grande y, sí, claro que hay excepciones, pero desde todos los puntos de vista, las mujeres lo han tenido más difícil que los hombres. Aunque los hombres se encomendaban a las labores más fuertes, como la mayor parte de la actividad guerrera, la caza y los trabajos de fuerza bruta, las mujeres tenían una esperanza de vida más corta.

Pero, sobre todo en las naciones desarrolladas, la vida de las mujeres ha venido presentando una mejora espectacular. Los aspectos hacia futuro de una mujer norteamericana, británica o japonesa del siglo XXI son incomparables con las de sus antepasadas. En cualquier entorno que analicemos —educación, derechos legales y de voto, oportunidades profesionales, etcétera—, es mucho mejor ser mujer ahora, que en cualquier otra época de la historia. Sin embargo, la discriminación de género no ha desaparecido del todo, por ejemplo, para las mujeres norteamericanas de más de veinticinco años que tienen al menos estudios secundarios y trabajan a jornada completa, el salario medio nacional es de unos 47.000 dólares, en cambio los hombres en situación similar, ganan más de 66.000 dólares, una diferencia del 40 por ciento. Esto ocurre inclusive con las mujeres que asisten a las universidades de élite del país.

La baja en los salarios de las mujeres, no viene solo, es decir, que hay unos factores que influyen sobre sus ganancias más bajas en relación a los hombres, como por ejemplo que las mujeres tienden a dejar de trabajar o reducir el ritmo de su carrera para criar una familia. Incluso en profesiones bien pagadas, como la medicina y el derecho, las mujeres tienden a escoger especialidades en las que se gana menos como es la medicina general o asesoría familiar. Y claro, seguramente, todavía existe una buena cantidad de discriminación.

Termino concluyendo, o más bien dando a conocer mi satisfacción al leerme este libro, que tiene una temática, parecida, por no decir que igual a la de Freakonomics; a mi parecer es un libro que enseña a conocer lo que hay detrás de las cosas, que todo tiene un por qué. Además de que es un libro agradable de leer, que maneja un lenguaje fácil de leer y entender.

Referencias

Dubner, S., & Levitt, S. (2001). Superfreakonomics: Enfriamiento global, prostitutas patrióticas y por qué los terroristas suicidas deberían contratar un seguro de vida (p. 320). Debolsillo.

Columnas relacionadas

1369. Estereotipos y discriminación de género

1601. Nuestras acciones

1615. Equidad: Fantasma en el mundo laboral

logo-emar3.jpg

Anuncios

Un pensamiento en “Superfreakonomics: Enfriamiento global, prostitutas patrióticas y por qué los terroristas suicidas deberían contratar un seguro de vida

  1. Pingback: Que tan acertadas son nuestras decisiones | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s