Lo que se esconde detrás, los incentivos y la confianza

1641

Arley Navarro

Que tienen en común un físico, un químico, un matemático y un economista, a primera vista todas son disciplinas muy diferentes pero después de un tiempo se puede entender que todos intentan describir al mundo de manera particular, desde su propio enfoque. Es extraño para la gente en general pensar que un economista pueda estar interesado en las cosas “simples”, pues para la gente el termino economista está más relacionado con una bolsa de valores, análisis de mercados, políticas económicas, que en relación con un análisis de las cosas comunes. Resulta entonces extraño pensar que la principal intriga de un economista sea el estudio de las cosas cotidianas de la vida, situaciones que suceden a diario y que para la mayoría no representan mayor importancia. Pero esto no siempre es así, en realidad casi nunca lo es, todas las cosas por más simples que lo parezcan, tienen un sentido oculto, algo que se esconde detrás y que a simple vista nos puede parecer normal y que además trae consigo unos efectos tanto directos (esperados) como también pueden traer indirectos (segundarios) que no se pensaban, pero que traen gran repercusión.

Tim Harbord en su obra <<La lógica oculta de la vida>> nos muestra la verdadera concepción del mundo que posee un Economista, la forma en como este intenta explicar los sucesos que pasan a diario y como intenta descifrar lo que en el fondo se esconde. Tomaremos como base el primer capítulo de esta obra la cual recoge la síntesis del libro, pero para explicarlo utilizare, la misma técnica que utiliza Harbord en la obra, expondré dos ejemplos de situaciones que se presentan dentro de un aula de clase y de los cuales podremos sacar un análisis mucho más profundo de lo que se ve a simple vista.

Supongamos por un momento que estamos en un aula de clase, en una asignatura X, y cuyo Profesor en su pedagogía de trabajo, no hace mucho hincapié en la asistencia. Al inicio del curso da las pautas y las reglas de juego a sus estudiantes, y expone que tomara cierto libro como referencia para los tópicos de la materia y que este les puede servir para estudiar los exámenes. Pasado un tiempo, el profesor empieza a notar que el número de estudiantes que asisten a su clase disminuye, incluso al grado de ser mínimo, ¿Por qué sucede esto? ¿Podría ser otro el resultado?

Bien, ahora para nuestro análisis tomaremos un concepto importantísimo utilizado en la economía y que es de vital importancia para entender este caso, y otros casos mucho más complejos que se presentan en el estudio de la economía: los incentivos. Todas las personas guían su comportamiento en base a estos, las decisiones que toman los agentes y que pueden tener repercusiones en el sistema económico son orientadas a partir de estos. Ahora volvamos al aula de clase y examinemos un poco lo que hay de fondo. Los estudiantes, al ver por un lado que el profesor no le da mucha importancia, a que asistan o no a clase (para efectos de las notas), no encuentran los incentivos suficientes, como para estar dos horas del día, en un salón, sentado en un pupitre escuchando la conferencia que da su profesor, y deciden cambiarlos por otras cosas, ya sea estar estudiando otra materia a la que ellos crean más importante, o simplemente estar en la comodidad de su casa descansando.

Por otra parte, el Profesor al decir que tomará cierto libro como referencia para los exámenes, los estudiantes, pueden optar por estudiar independientemente a partir de este libro, y que además no tienen que estudiar esta materia en los horarios en que se imparte la clase, sino que pueden mover o acomodar para horas en las que le resulte más beneficiosas. Como resultado a estos pocos incentivos, los estudiantes optan por no asistir a clase, y el profesor queda dictando para un salón prácticamente vacío. Pero bien, que pasaría si el profesor hace de repente un cambio en las reglas de juego. Pues cansado de esta situación decide que dará una nota especial por la asistencia, el porcentaje de esta nota es lo significativamente grande como para influir en el resultado final de la asignatura. Resulta sorprendente que al poco tiempo y como por arte de magia el profesor empieza a notar que rápidamente sus estudiantes empiezan a asistir, al punto de tener el salón completo.

¿Qué paso? ¿Qué fue lo que influyo a este cambio? Echemos de nuevo un vistazo, el Profesor al tomar en cuenta la asistencia para los efectos de la nota, fomenta en los estudiantes los incentivos suficientes para que estos cambien su anterior comportamiento. Cambian el confort de su casa, por volver al aula de clase a escuchar la clase que imparte el Profesor. El resultado, el Profesor ya no habla a un salón vacío, con pocos estudiantes, sino que realiza su trabajo con la asistencia de todos los estudiantes del curso. De cierta manera ocurre lo mismo en la economía, los agentes necesitan los incentivos suficientes, para comportarse de una manera adecuada y permitir de esta forma el correcto desarrollo del sistema económico.

Examinemos ahora otra situación también dentro de la misma aula de clase. El profesor tiene estipulado para cierta fecha la entrega de un trabajo, pero de repente sale un comentario de uno de sus alumnos, exigiendo al Profesor que debe bajarle drásticamente a quien entregue el trabajo fuera de la fecha indicada, pues argumenta este, que es injusto con quienes siguen las reglas que se les califique igual, que a quienes no las cumplen. Por otro lado, otro estudiante responde que eso es un papel que solo le compete al Profesor, y que puede haber casos particulares, que exijan flexibilidad. En esta situación además de los incentivos, hay otro concepto en juego también muy importante: la confianza. Tomemos que el aula de clase es una pequeña economía, y que el profesor, representa la máxima autoridad, el Estado. El papel de este es indispensable para el correcto desarrollo del sistema, pues este debe garantizar que se siguán las reglas de juego y existan los incentivos necesarios para que los agentes se comporten como se desea.

La actuación de este puede permitir el correcto desarrollo o la perdida de los incentivos y la confianza, luego de un largo debate, que para muchos no era sino perder el tiempo, lo que en verdad había de fondo era que se ponía a prueba, la respuesta de este profesor (el Estado) ante una situación inesperada, que determinarían comportamientos a futuro y el buen desarrollo de sistema (en ambiente en el aula de clase).

Como estos existen infinidad de situaciones que con un análisis propio de un economista se puede descubrir mucho más allá de lo que se cree, la invitación de esta lectura es a ver las diferentes situaciones de la vida de una manera más analítica intentando descubrir lo que de verdad se esconde.

Bibliografía

Harford, T. (2009). La lógica oculta de la vida: como la economía explica todas nuestras decisiones (p. 347). Madrid: Ediciones Temas de Hoy.

Columnas relacionadas

1059. Articulación de la investigación y la extensión con la docencia

1194. Mi vida después del grado

1506. Educación o adiestramiento

logo-emar3.jpg

Anuncios

2 pensamientos en “Lo que se esconde detrás, los incentivos y la confianza

  1. Pingback: La educación superior pública: Prioridad para el desarrollo y crecimiento nacional | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: La confianza y su delimitante racional | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s