¿El dinero realmente nos da felicidad?

1657

Ruby Alejandra Beltran Forero

Comenzaremos por definir estos dos conceptos, el de dinero y el de felicidad, para poder relacionarlos. Por una parte el dinero es un medio de intercambio, por lo general en forma de billetes y monedas, que es aceptado por una sociedad para el pago de bienes, servicios y todo tipo de obligaciones. Este cumple con tres características básicas: se trata de un medio de intercambio, que es fácil de almacenar y transportar; es una unidad contable, ya que permite medir y comparar el valor de productos y servicios que son muy distintos entre sí; y es un refugio de valor, que posibilita el ahorro. En cambio la felicidad es una emoción que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada, este estado de ánimo supone una satisfacción. Quien está feliz se siente a gusto, contento y complacido. De todas formas, el concepto de felicidad es subjetivo y relativo. No existe un índice de felicidad o una categoría que haya que alcanzar para que alguien se considere como una persona feliz, las personas la buscan de diferentes maneras. Sin embargo, esto es algo que no se puede medir, tocar o ver.

Con el desarrollo de la vida la felicidad ha estado tan relacionada con las cosas materiales o el dinero que podemos llegarnos a preguntar si el dinero es la causa de la felicidad o simplemente si teniendo más dinero podemos ser felices. Preguntas así se han estudiado a lo largo del tiempo por grandes personajes de la historia y por personas comunes cuando caminan o van en el bus hacia su casa. Analizando un poco más a fondo, en un artículo publicado en la prestigiosa revista Science en 2006 titulado ¿Serías más feliz si fueses más rico? Una ilusión de enfoque, Kahneman explicó los resultados de un estudio que realizó para comprobar la relación existente entre dinero y felicidad, al evaluar las respuestas de 1700 mujeres con diferentes niveles de ingresos.

Si bien el estudio reconoció que un ingreso mayor contribuye a un mayor bienestar, los investigadores encontraron que quienes perciben ingresos más altos no necesariamente la pasan mejor. Otro estudio de “Ganadores de lotería y víctimas de accidentes, encontró que la gente que ganó grandes premios no eran más felices que quienes compraron boletos pero no ganaron y que las personas que sufrieron de accidentes no necesariamente eran infelices y que la brecha entre los que sufrieron los accidentes, los que no ganaron la lotería y los que sí, no era tan grande como se puede imaginar. Al parecer, si uno puede evitar las miserias básicas de la vida, tener un montón de dinero no te hace más feliz que tener poco. Una manera de explicar esto es asumir que los ganadores de la lotería se acostumbran a su nuevo nivel de riqueza y sencillamente se adaptan a un nivel básico de felicidad y las demás personas se conforman con lo que tienen y también alcanzan un nivel básico de felicidad.

Por otro lado, la revista semana presenta un artículo donde La Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) indicó que el nivel de bienestar, satisfacción personal, de autoestima y de felicidad son mayores, y el nivel de ansiedad es menor, a medida que aumenta la riqueza del hogar. Lo interesante del estudio es que muestra que el dinero no da felicidad por el hecho de poder adquirir bienes materiales como siempre se ha creído. La felicidad está más relacionada con un sentimiento de seguridad, estabilidad y superación. Ya nos dice Woody Allen: “El dinero no produce la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que se necesitaría un especialista muy avanzado para verificar la diferencia”.

En conclusión, algunos estudios nos llevan a pensar que la felicidad no se consigue con dinero, mientras que otros nos hacen dudar de esto. En lo que a mí respecta la felicidad representa algo diferente para cada una de las personas y más mirándola desde situaciones opuestas, por ejemplo, conozco muy de cerca una familia adinerada en la cual los padres trabajaron muy fuerte para conseguir lo que tienen; más sin embargo los hijos hoy en día llenos de lujos y comodidades los rechazan reclamando que ellos no les dieron lo que realmente necesitaban y tienen que buscar en otras personas ese amor que no encuentran en casa, terminan siendo una de las familias más infelices que conozco. Por otro lado también he tratado con personas las cuales pasan por situaciones difíciles y solo sueñan con ganarse la lotería o encontrar a alguien rico que los saque de la pobreza.

En general todos deseamos una felicidad diferente y con los prejuicios sociales nos hemos llenado la cabeza con ideas de que solo el dinero soluciona nuestros problemas pero no es así, el dinero solo puede representarnos un estado de bienestar que luego no será suficiente. Nacemos buscando la felicidad y morimos sin encontrarla, no nos basta una vida para darnos cuenta que el simple hecho de vivir ya es algo maravilloso. Cuánto dinero daría yo por volver a ver a esas personas que ahora no están conmigo, cuánto dinero daría por curar a un familiar de una terrible enfermedad, cuánto dinero daría por estar con toda mi familia en un ambiente de armonía en fin daría todo solo por eso. Sin embargo si tuviera dinero podría hacer que la vida de mi familiar enfermo fuera mejor, si tuviera dinero podría solucionar los problemas económicos de toda mi familia y quizás pudieran reunirse de nuevo, si tuviera dinero podría hacer mi vida un poco más fácil. Sin embargo no sería completamente FELIZ.

Referencias

http://economia.elpais.com/economia/2015/09/05/actualidad/1441461835_564364.html

http://www.semana.com/vida-moderna/articulo/el-dinero-si-da-la-felicidad/441541-3

http://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/puede-dinero-comprar-felicidad/194511

http://pendientedemigracion.ucm.es/info/ec/ecocri/cas/Ansa_Eceiza.pdf

Columnas relacionadas

561. La teoría de juegos y la felicidad de los colombianos

769. Divorcio = Mayor felicidad y bienestar

1398. Bienestar subjetivo individual: A propósito de la relación entre economía y felicidad

logo-emar3.jpg

Anuncios

6 pensamientos en “¿El dinero realmente nos da felicidad?

  1. Pingback: ¿Qué estamos dispuestos a dar por dinero? | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: La difícil idea de la felicidad | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: ¿Qué queremos y qué nos hace felices? | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Políticas públicas y marco normativo sobre asistencia y protección a víctimas de trata de personas. Un estudio comparativo | Racionalidad Ltda

  5. Pingback: El manejo a nuestra mente | Racionalidad Ltda

  6. Pingback: La felicidad como herramienta de engaño | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s