Un intruso en el armario

1652

Dadán Amaya Perea

Voy a permitirme iniciar esta pequeña reflexión con un problema. Suponga el lector que en el armario de su habitación hay un extraño ¿Cuánto tiempo estaría dispuesto a tolerar su permanencia en aquel lugar? ¿Qué cosas dejaría de hacer debido a esa presencia? ¿Cuánto estaría dispuesto a exigir a cambio de su permanencia en un lugar tan íntimo? Para algunos una situación como esta no reporta ninguna dificultad, otros estarían dispuestos a pedir un pago muy alto por tal irrupción en su intimidad y otros sencillamente no la tolerarían a ningún precio. Lo espeluznante de este ejercicio es que no es hipotético. Es real.

Cuando surgió WWW (World Wide Web), protocolo con que accedemos a internet, lo hizo como una herramienta para uso académico («World Wide Web», 2016). Sin embargo, su potencial hizo que a nuestros días internet y www alcancen unos niveles de penetración muy elevados y un potencial de crecimiento aún significativo (We Are Social, 2015). En la actualidad Internet llega a casi la mitad del mundo y es una plataforma casi imprescindible en el ámbito de los negocios, la academia, la política, la información, el entretenimiento, las relaciones sociales y un largo etc., produciendo cambios sustanciales en nuestra manera de hacer las cosas y en nuestra manera de expresarnos.

Pese a ello no todo lo que rodea a internet es bueno. Una de las razones por las que internet se ha popularizado rápidamente es la gratuidad de sus contenidos. Conectarse a internet tiene un costo, pero sus contenidos son, en su gran mayoría gratuitos o al menos eso es lo que considera la enorme mayoría de los usuarios. La verdad es que los usuarios pagan un precio a veces muy elevado por lo que encuentran en la red.

En la actualidad algunas de las empresas más grandes del mundo son compañías de internet que obtienen gran parte de sus ingresos a través de publicidad, pero para hacer esta publicidad más rentable e inteligente se ha puesto en marcha una empresa de seguimiento a gran escala, sin precedentes que busca saber con todo detalle las preferencias de los usuarios para así ofrecer publicidad personalizada. La competencia entre grandes empresas ha terminado por dejar muy poco margen a sutilezas. En la actualidad compañías como Google, Facebook y Microsoft han concentrado gran poder y la mayoría del tráfico mundial por medio de sus distintos servicios. En esta competencia por dividendos las prácticas de seguimiento a los usuarios se ha hecho cada vez más agresivas. A través de pequeños programas llamados cookies el usuario ha pasado a ceder información que muy probablemente no estaría dispuesto a ceder con pleno consentimiento o que, si se quiere, valora más que el contenido que está a punto de obtener a cambio de la información que está proporcionando.

Es probable que a nivel aficionado una red completamente gratuita sea posible, pero mantener un fenómeno mundial como Internet fuera del alcance de los grupos económicos no sólo es imposible sino poco deseable. No obstante, se debe evaluar la forma de hacer negocio con internet, de cara a establecer una reglamentación que impida a las compañías vulnerar los derechos de los usuarios.

El mayor problema de esta especie de voyerismo a gran escala puesto en marcha por las compañías estadounidenses, radica en que coadyuva a establecer una infraestructura en la cual el individuo se encuentra sometido por parte de poderes que son absolutamente superiores a él, y en esa medida debilita la democracia y la libertad. La estructura puesta en marcha para el seguimiento de las preferencias de los usuarios es la puntada inicial para un ejercicio mucho más siniestro por parte de numerosos gobiernos en el mundo.

En el 2013 el mundo conoció con asombro lo que es la operación de espionaje más grande realizada hasta el momento. De la mano de un conjunto de programas de seguimiento en las redes, la National Security Agency, NSA, de los Estados Unidos realizaba seguimientos exhaustivos a sus ciudadanos y a otros países (Palacio, 2013).

En respuesta a ello se ha desencadenado un gran movimiento encabezado por el padre de la World Wide Web, Tim Berners-Lee (Sturm, 2014), y compañías como Mozilla, la W3c, Creative Commons, Wikileaks, etc. promoviendo reglas de juego más transparentes. El mensaje es: necesitamos salvar a internet de las Empresas y los gobiernos.

Ciertamente Internet es un fenómeno mundial y toda una revolución tecnológica, pero fenómeno como el espionaje puesto en marcha por las empresas y los gobiernos hacen que vuelva a la mente la idea de un doble-pensar orweliano en el que lo gratis no es gratis y precisamente por el ello es gratis y la libertad y la democracia son ello y todo lo contrario. El panorama es preocupante y debería llamar la atención de todos los interesados. ¿Queremos a un extraño escondido en el armario de nuestra habitación más aún si sabemos que puede hacernos daño?

Referencias

González, M. (2013, julio 18). La NSA y los «tres saltos»: sí vigilan más de lo que dicen. Recuperado 17 de marzo de 2016, a partir de http://www.genbeta.com/actualidad/la-nsa-y-los-tres-saltos-si-vigilan-mas-de-lo-que-dicen

Greenwald, G., MacAskill, E., Poitras, L., Ackerman, S., & Rushe, D. (2013, julio 12). Microsoft handed the NSA access to encrypted messages. The Guardian. Recuperado a partir de http://www.theguardian.com/world/2013/jul/11/microsoft-nsa-collaboration-user-data

MacAskill, E., Dance, G., Cage, F., Chen, G., & Popovich, N. (2013, noviembre 1). NSA files decoded: Edward Snowden’s surveillance revelations explained. Recuperado 17 de marzo de 2016, a partir de http://www.theguardian.com/world/interactive/2013/nov/01/snowden-nsa-files-surveillance-revelations-decoded

Palacio, G. del. (2013, junio 7). ¿Qué es PRISM? Todas las claves del programa de vigilancia de EEUU. Recuperado 17 de marzo de 2016, a partir de http://hipertextual.com/2013/06/que-es-prism-claves

Sturm, C. (2014, marzo 12). Berners-Lee llama a crear una carta de derechos para Internet. Recuperado 16 de marzo de 2016, a partir de https://www.fayerwayer.com/2014/03/berners-lee-llama-a-crear-una-carta-de-derechos-para-internet/

We Are Social. (2015, enero). Digital, Social & Mobile in 2015. Recuperado a partir de http://www.slideshare.net/wearesocialsg/digital-social-mobile-in-2015?ref=http://observatorioecommerce.com/penetracion-de-internet/

World Wide Web. (2016, marzo 15). En Wikipedia, la enciclopedia libre. Recuperado a partir de https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=World_Wide_Web&oldid=89838213

Columnas relacionadas

800. Lecciones de la historia de Internet

1119. Música gratis gracias al internet

1294. La televisión por internet: Un análisis del funcionamiento de Netflix

logo-emar3.jpg

Anuncios

Un pensamiento en “Un intruso en el armario

  1. Pingback: ¿Es gratis todo lo que dice serlo? | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s