La batalla final

1667

Valentina Mendoza Jaimes

Los minutos parecen segundos y las horas no alcanzan para tanto tema, las dudas surgen y sumergen los pensamientos en lagunas que no son siquiera admisibles en tan corto tiempo. La presión hogareña invade cada segundo la habitación con la angustia de un final. La realidad de cada uno es diferente, unos se enfrentan a discusiones en las que no dejan de pensar, otros se enferman y sin alientos no quieren avanzar, como también otros no se interesan porque la suerte no los puede abandonar. La realidad empieza a confundirse con el subconsciente, los ojos se apagan constantemente, la comida deja de ser prioridad, las ojeras complementan todos los rostros, la energía se agota, pero solo comienza la batalla final.

Según estudios emergentes en Harvard y otras universidades extranjeras que se aburrieron de estudiar cosas servibles para la humanidad, la mente del ser humano en la última semana del semestre no distingue entre seres vivos e inertes, contempla posibilidades suicidas, confunde el lápiz y el borrador, tiene un mayor déficit de concentración, sufre una discontinuidad en el motor y su vida parece derrumbarse ante su incapacidad de coherencia. El cuerpo se construye y se destruye cada hora en la semana de parciales y esta metamorfosis continua crea preguntas existenciales en cada rincón del cuaderno. La mente es una mezcla indescifrable de temas, subtemas, ecuaciones, formulas, historia, geografía, amor, física, sexo y alcohol. El final se acerca y como narra René Pérez en su tema La bala, esta semana empieza así:

“El martillo impacta la aguja

La explosión de la pólvora con fuerza empuja

Movimiento de rotación y traslación

Sale la bala arrojada fuera del cañón

Con un objetivo directo

La bala pasea segura y firme durante su trayecto

Hiriendo de muerte al viento, más rápida que el tiempo

Defendiendo cualquier argumento

No le importa si su destino es violento

Va tranquila, la bala, no tiene sentimientos

Como un secreto que no quieres escuchar

La bala va diciéndolo todo sin hablar

Sin levantar sospecha, asegura su matanza

Por eso tiene llena de plomo su panza

Para llegar a su presa no necesita ojos

Y más cuando el camino se lo traza un infrarrojo” (13, 2012)

Cada centímetro del cuerpo pierde sus propiedades y entramos al primer parcial, al segundo, al tercero, toda el agua de panela del mundo es insuficiente para la energía necesaria, definitivamente la luz se acerca y entonces seguimos, porque la vida es así y los parámetros son los que nos rigen.

Cuando hablamos de un final, hablamos de culminar etapas y como notamos en la Universidad, esto es lo más exhaustivo que vivimos. ¿Cómo terminar bien? Bueno, esa pregunta nos lleva a la microeconomía que vivimos en todo el semestre y los grandes incentivos que de manera autónoma nos vemos obligados a encontrar para continuar. Para muchos, el simple hecho de estudiar y aprender es algo por lo que quieren luchar, para más el futuro que los depara al especializarse les promete instintivamente muchas ganancias a posteriori, para mí los dos son interesantes pero aún más el hecho de observar todo este comportamiento selvático que invade a la universidad, pues hasta los profesores se comportan diferente en la semana final.

La última parte del semestre es la mejor parte para los observadores, nos muestra un millón de decisiones que los estudiantes, entes racionales y emocionales, apropian, explotan e ingieren sin pensar. El discernimiento no tiene cavidad y el único objetivo es sobrevivir, continuar, seguir.

El análisis es bello, mi tarea espiritual es alcanzarlo y apoderarme de él, tenerlo innato en mi sangre y operarlo como se debe, a punta de investigación, observación, lectura y atención a cada átomo de su composición, así que si no es mucha molestia, con la invitación más amena y con la sonrisa más grande, acompáñame.

Referencias

Calle 13. (8 de Noviembre de 2012). LA BALA. Obtenido de You tube:

Columnas relacionadas

1173. Factor 1 y 2. Misión y Proyecto Educativo del Programa (PEP) y Estudiantes

1395. Porque marchan los estudiantes

1521. Determinantes del desempeño de los estudiantes universitarios: Revisión de literatura en Latinoamérica

logo-emar3.jpg

Anuncios

3 pensamientos en “La batalla final

  1. Pingback: Observar: La base de nuestra evolución | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: El refugio | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Mal en la cima | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s