Las ventajas derivadas de la cooperación: Definiendo la cooperación

1740

Bryan Snehider Diaz

La economía ha sido entendida durante mucho tiempo como la ciencia de los supuestos, las razones que la han convertido se desnudan en el sino que la caracteriza entre las ciencias naturales y las humanidades, independiente a la polémica política y discursiva de los supuestos económicos y de sus usos en el mundo real. Uno de ellos ha sobrevivido impasiblemente el escrutinio de la comunidad científica y de la historia: El supuesto de los recursos escasos.

La diferencia fundamental entre la economía y otras ciencias de la administración radica en que la economía no solo maneja magnitudes, sino que también se preocupa por comprender dentro de su campo el funcionamiento de los fenómenos sociales, delimitada por su área de interés: la civilización material. En este sentido la idea de los recursos escasos es definitiva, no solo moldea en términos marxistas las relaciones de producción sino que dota de todo sentido el análisis económico. La escases nos obliga a decidir usando criterios de administración, nos hace interesarnos en la inversión y en la producción, nos obliga a estudiar determinado por las posibilidades factibles las decisiones de los sujetos, con el objetivo de explicar el modo en que deciden y sus determinantes. Todas estas categorías nos llevan en última estancia a la joya de la corona: los dilemas sociales y el pensamiento estratégico.

La definición de los dilemas sociales que nos interesa no es la propuesta por la filosofía, sino la propuesta por la teoría de juegos; es decir, aquellas decisiones donde independiente de la elección que se haga ninguna es completamente buena o completamente mala, y el pensamiento estratégico se define como el intento de encontrar la mejor elección posible en un ambiente donde acertar o errar depende de lo que hagan los demás. Ambas ideas tiene tres elementos en común: están definidas por un grupo social; es decir, lo que nos interesa comprender es la sociedad en su conjunto. Y segundo está fuertemente categorizada por la incertidumbre tanto en una como en la otra. Es imposible conocer a ciencia cierta todos los determinantes que importan a la hora de decidir.

El tercer elemento importante es que como hablamos de recursos escasos siempre es mejor más que menos. Los individuos de algún modo están interesados en obtener ciertos privilegios, cuantos más obtengan mejor. Lo interesante de esta perspectiva es que el bienestar no siempre se puede resumir en los recursos materiales; la escases por ende no puede interpretarse solamente como la insuficiencia de bienes materiales, sino que puede definirse como toda situación donde de algún modo los intereses de dos entes estén en conflicto.

El hecho de que la escasez no siempre esté relacionada con carencia de bienes materiales es muy interesante, porque en esencia los agentes y los supuestos de la teoría económica permiten analizar de igual modo ambos ambientes. La competencia que se desata en situaciones donde se libran conflictos por amor o por gloria no difiere profundamente de las grandes guerras libradas por espacio reducido o por recursos. La diferencia es que conceptos como la reputación son privativos, es decir: si todos pudieran ser famosos nadie sería famoso en absoluto. Conservando la idea de escases de todos modos se puede decir que todo conflicto de intereses está relacionado con algún bien escaso que muchas veces no tiene que ser material, pero si ser privativo. Desde esta óptica nuestro problema se transforma radicalmente, pero no por ello se aleja de las herramientas de análisis propuestas, aunque si nos incentiva a desarrollar otras distintas. Este ambiente de intereses contrapuestos es lo que en adelante pasaremos a conocer como conflicto.

El mundo está determinado y construido por la interacción de intereses en conflicto. El conflicto definido por Schelling (1964) se aleja mucho de la visión tradicional del conflicto, el estallido de una conflagración militar es solo el punto más crudo y escalonado del conflicto que coincide a su vez con el punto adonde los teóricos ya no pueden incidir en modo alguno; en donde lo único que predomina es la destrucción y la perdida irrecuperable de eficiencia. El punto interesante en el conflicto es la contraposición de intereses que es susceptible a ser estudiado y comprendido por las herramientas ofrecidas por la economía experimental y la teoría económica.

Según explica Schelling (1964) los grados de conflicto entre dos entidades, sean personas u organizaciones es variable. Esto significa que aun cuando en un ambiente determinado los intereses estén contrapuestos no necesariamente deben estar completamente contrapuestos, ambas partes pueden tener interés en cooperar en vez de agredirse directamente. La disyuntiva y la relación proporcional de ganancia se exponen perfectamente en el dilema del prisionero, los grados de conflicto variables son lo que permite la existencia de la cooperación.

Hirshleifer (1993) puntualiza que en todas las situaciones de conflicto siempre existe cuando menos un grado mínimo de interés en cooperar, esto se debe primero a la situación misma, en todo ambiente pueden darse toda clase de ganancias gracias a la cooperación. Lo interesante del conflicto no es la cuantificación mutua de daños, realmente cuando se llega al deterioro ya no hay nada que observar. Lo que hace verdaderamente interesante el conflicto es su naturaleza ambigua, no hay enemigo más peligroso que aquél que no tiene nada que perder.

La teoría de juegos y el mundo real presentan un sistema de pagos que intentan emular los incentivos que poseen los agentes en la realidad para adoptar una conducta o la otra. La premisa es sencilla, siempre tendré ventaja si soy egoísta y el otro no, ahora, si el egoísta es él y yo no lo soy mis perdidas serán enormes. Esto presenta a simple vista grandes incentivos a un comportamiento agresivo, no obstante, si ambos entes presentan esa misma conducta las pérdidas se repartirán entre ambos. De allí el interés por obtener una solución cooperativa, esta es la esencia del dilema que como lo explicaba atrás implica una situación donde independiente de lo que hagamos el resultado no es claro.

Palacio (2012) observa: “Los economistas pueden predecir con seguridad que los dirigentes de un grupo se inclinarán en la dirección del conflicto o se inclinarán en la dirección de la producción y del intercambio cooperativo, según cuál sea la vía que proporcione mayor beneficio marginal. La complementariedad productiva favorece la opción del intercambio: las naciones que comercian más, luchan menos.” La cadena de incentivos es el modo de emular la situación real bajo Céteris Paribus. Por medio de las predicciones matemáticas el investigador tiene la posibilidad de generar hipótesis predictivas sobre el comportamiento del sujeto y por ende sobre su tendencia a cooperar.

No se puede comprender el concepto de cooperación sin primero comprender correctamente el concepto de conflicto. Soy consciente de que es una introducción bastante larga pero el marco teórico permite entender el conflicto como un sistema complejo que está en relación con muchos otros conceptos; la cooperación no existe por sí sola, es la respuesta a un dilema que no se ha presentado una o dos veces sino que como teoría es capaz de explicar concienzudamente la evolución de la civilización.

Más allá de la definición de la cooperación, es importante comprender aspectos determinantes sobre la misma, que es donde radica la verdadera aplicabilidad de la teoría. Es importante teorizar sobre cómo funciona la cooperación, qué ambientes o situaciones incentivan su uso, cómo se ha comportado de modo que sea posible entender como lo hará, cómo racionalizan los agentes estos conflictos de modo que opten o no por una solución cooperativa. Todos estos interrogantes son tanto de un enorme interés académico, como de una enorme utilidad práctica; la teoría económica, como lo mencionó Aumann (2006), puede entender que incentivos tienen los agentes para optar por respuestas socialmente beneficiosas y esta información puede permitirnos aspirar a una comprensión estructural de los problemas que este enfoque permite abordar.

Para abordar esta empresa usaremos a dos marcos teóricos nutridos por una enorme profusión de autores: El primero y el más obvio es la teoría de juegos y el conflicto. La teoría de juegos nos permitirá, partiendo del trabajo de varios economistas reconocidos, predecir bajo ciertos supuestos el comportamiento de los agentes. El enfoque teórico de la teoría es entender como actuaría un agente racional, con información completa, que es semejante a intentar comprender cuál es el modo más sensato en que un agente puede abordar y responder a estos dilemas, a pesar de que como es bien sabido estos supuestos no siempre se ajustan a la realidad si permiten explicar y sobre todo predecir un agente teórico bastante acertado.

El segundo enfoque teórico es el desarrollo histórico. Para entender la cooperación es necesario dotarla de personalidad y vida, más allá de definirla en abstracto, el concepto llega a su esencia, en las grandes crisis coyunturales, en los campos de batalla, en las conversaciones entre eruditos o reyes en viejos y olvidados salones. El concepto cuando se llena de la vida que proviene de la historia se nos aparece en todo furor, para ello usaré el enfoque institucional propuesto por Douglas North.

Referencias.

Aumann, R. J. (2006). GUERRA Y PAZ *, 193–204.

Palacio, L. A. (2012). Fuentes de Conflicto. https://racionalidadltda.wordpress.com/2012/12/21/fuentes-de-conflicto/

Schelling, T. (1964). La estrategia del conflicto. (E. T. S.A, Ed.) (Primera Ed). Madrid.

Jack Hirshleifer (1925-2005) Discurso Presidencial pronunciado ante la Western Economic  Association en 1993. Traducción de Juan Carlos M. Coll

Columnas relacionadas

1713. Experimentalismo y racionalidad ecológica: Nuevas herramientas, nuevos horizontes

1716. El origen del mal: Economía y experimentalismo

1735. El progreso humano: El hombre jugando a construir su historia. Parte I

logo-emar3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s