La trascendencia de la información

1807

Johan Sanabria Olarte

El lenguaje información o sistema de información en los mercados son los precios los cuales están relacionados con el comportamiento de la oferta y de la demanda; del manejo de ese sistema de precios depende el tan deseado equilibrio de mercado como también otra serie de sucesos como inflaciones, depresiones o en general crisis financieras; ahora bien ¿qué pasa cuando el mercado no se da específicamente como un intercambio de bienes, si no que se da en el funcionamiento de la bolsa de valores en donde el objetivo principal es la maximización de lo invertido así como la valorización de riqueza? ¿Qué sucede cuando dentro de ese proceso entra a ejercer un papel importante los intermediarios? Son precisamente estos interrogantes los que Diane Coyle nos permite analizar desde su escrito.

Es inevitable que en el mundo de las finanzas el accionar de una empresa por pequeña o grande que sea no genere dependiendo de sus riesgos y de sus resultados un ambiente de desconfianza o por el contrario promueva la inversión y maximización de las ganancias, esto en otras palabras sería que los tamaños institucionales están relacionados con externalidades del riesgo. Al entrar en el mundo de la información económica es claro que se debe resaltar el papel de la incertidumbre y el riesgo. La incertidumbre se puede definir en términos simples como la imposibilidad de saber con exactitud lo que ocurrirá en el futuro. El término riesgo valores se refiere por tanto a la probabilidad de que los rendimientos reales futuros estén por debajo de los rendimientos esperados, se produzcan pérdidas en una inversión o se pierda gran parte de los recursos invertidos. Sin embargo el fenómeno de estos dos conceptos no se trata únicamente en términos de inversión en la bolsa de valores. Diane afirma que la tecnología ofrece un sistema de información que junta no solo el funcionamiento de precios sino que también asume las mismas “reglas de juego” que la bolsa de valores y que sumado a esto tiene la capacidad de generar ahorros cuantificables y mejor aún la capacidad de llegar a igualar la oferta y la demanda.

El internet se ha convertido en ese intermediario entre los agentes al momento de buscar y brindar información, ofrecer productos y agilizar dicho proceso, pero pese a esos beneficios el manejo del internet conlleva al dominio de la reputación, la confiabilidad y buen uso de la información que se publica. Aunque no parezca la reputación es un factor decisivo para el éxito o fracaso de una empresa cuya fuente de publicidad principal sea por medio de esta red de información masiva, ¿Por qué? Sencillo, es un producto o servicio impalpable que solo puede ser catalogado como bueno o malo tiempo después de tenerlo o conocerlo lo que se llamaría “bienes de experiencia” esto quiere decir que si se quiere tener una acogida positiva que promueva la demanda de dicho producto o servicio es necesario presentar la muestra de lo que el comprador se llevaría, sin embargo de esta compleja situación surge un problema aun mayor, si la primera prueba o muestra es gratis no existe la plena seguridad de que el usuario quiera seguir pagando por el resto de lo que sea se esté ofreciendo. Problema en el que muchas empresas según Diane no lograron prever.

También debemos tener en cuenta que la seguridad de la información en internet se ha visto en los últimos tiempos bastante vulnerada, por un lado por personas con altas capacidades informáticas que ingresan a plataforma o cuentas importantes y sabotean o roban ya sea información y/o dinero. Por otro lado personas que se encargan de sabotear o dañar la imagen por medio de publicaciones negativas afectando el buen nombre o la reputación de alguna empresa en concreto. En ambos casos la fuente de este problema suele ser la competencia entre unos y otros lo cual conlleva a que se contraten estos tipos de personas para hacerse un espacio en el comercio virtual puesto que ya sabemos lo productivo y lucrativo que son las ventas por internet pero también vemos que no es fácil pues con estas fuerzas externas de sabotaje hoy en día cualquier cuenta, portal o plataforma puede ser vulnerada.

Para concluir se debe tener en cuenta que el tema del internet es el sistema tanto de comunicación como de información más influyente en el mercado y en el mundo, pese a que no se cuenten con materiales físicos la facilidad de negociación que esta red permite es inigualable, su rapidez, banco de información y popularidad hace que sea un centro apto para todo tipo de negociaciones, eso sí, sin dejar de lado que el éxito depende de la viabilidad del negocio y la confiabilidad que este produzca en el usuario, confianza que se puede ver afectada como hablamos anteriormente por lo vulnerable que son las páginas de internet ante la competencia desleal por llamarla de alguna manera, donde se daña el buen nombre de una empresa con comentarios u opiniones que en muchas ocasiones no son ciertas y que es algo inevitable que creen una duda puesto que en este medio lo que se ofrece son bienes de experiencia lo que quiere decir que hasta que no se prueban no se puede generar una opinión y que con estas críticas falsas hace que el primer intento de probar algo se aleje cada vez más.

Columnas relacionadas

1797. Sesgos y trampas que limitan nuestras decisiones

1799. La racionalidad humana como producto de su ego

1800. ¿Sabes qué pedir?

logo-emar3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s