La mujer colombiana y sus prejuicios en el ámbito laboral, siglo XXI

1862

Andrea Marcela Rodríguez Arias

Desde el comienzo de la humanidad, la mujer ha contribuido de manera positiva al desarrollo de la sociedad, en Colombia, sin lugar a dudas, se ha producido un avance entre igualdad y equidad de género, los derechos de las mujeres en el ámbito, político, social, laboral y académico han rompido los paradigmas de discriminación y de exclusión. Sin embargo, al  enfocarnos en el contexto laboral, en pleno siglo XXI, es posible que encontremos algunos prejuicios inconscientes sobre género y trabajo.

Como si fuera poco se ha asociado al hombre con la carrera profesional y a la mujer con la familia, una mujer encargada de las actividades domésticas. Lo cierto es que premisas como estas han marcado de una u otra manera los mercados laborales y las carreras profesionales. En nuestro país es común encontrar mujeres que trabajan en sectores y ocupaciones con menor remuneración, pues se ven en la obligación de aceptar este tipo de ofertas por sus necesidades, pensando en el sostenimiento de su hogar, pues no hay la menor duda de que en Colombia existe una gran cifra de madres cabeza de familia, al menos un 84% de los niños que nacen en el país son de madres solteras o “mujeres cabeza de familia”. Por otra parte el resto de mujeres colombianas han tenido un auge en cuanto a la inclusión en educación superior, pues también la clase social es otro de los factores influyentes.  Así mismo debería admitirse que la mayor diferencia de género es la remuneración salarial, que conlleva a definir una brecha salarial entre hombres y mujeres.

Según lo anterior, se puede llegar a decir que las elecciones que hacen las mujeres sobre las ocupaciones y sectores laborales están ligados a una combinación entre flexibilidad, donde se tiene el desarrollo profesional e integral y las actividades domésticas. Sería bueno establecer en este apartado, ¿cómo reaccionan las mujeres antes los incentivos en términos económicos, respecto a sus ocupaciones?

Podemos agregar que según un experimento realizado en Kenia, se descubrió que orientar a las muchachas sobre las ventajas futuras de formarse en diferentes áreas, complementando con uso de videos motivacionales referentes a mujeres exitosas en ocupaciones masculinas, o típicamente desarrolladas por hombres, las conduce a elegir una formación profesional mejor paga y por ende una mejor ocupación. Seguidamente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está llevando a cabo intervenciones similares con la secretaria de otro país. ¿Sería esto imaginable en Colombia? ¿Cuáles serían los efectos predecibles de este tipo de estrategias? Pues tan solo no se trata de que la mujer asista este tipo de eventos, lo más importante es promover la formación desde el momento que se ingresa a una institución de educación superior hasta el momento del empleo y una carrera exitosa.

Al mismo tiempo la Organización Mundial del Trabajo (OIT) pronostica que la igualdad salarial entre sexos solo se alcanzara hasta dentro de 71 años. Actualmente, las mujeres ganan en promedio, un 77 por ciento de lo que cobran los hombres. Por ejemplo, en Europa las mujeres ganan de media un 19 por ciento menos que los hombres, porcentaje que en Estados Unidos aumenta hasta el 36 por ciento, según el estudio ‘Brecha salarial de género y Brecha salarial por maternidad’ publicado por la OIT.

Conviene, sin embargo, admitir que en Colombia existe una brecha salarial del 16 por ciento, de acuerdo con un sondeo realizado, que acopla a más de 11.606 mujeres y 8.555 hombres. Pero más allá de conocer estas cifras, está en determinar las posibles soluciones, una de ellas es pagar por resultados sin importar quien está en el cargo, pues hasta el momento se ha demostrado que las mujeres en Colombia son igual de brillantes a un hombre y no hay ninguna característica que la haga inferior. Es todo un reto llegar a la igualdad de condiciones, aunque en todas partes del mundo tenga como principal propósito el empoderamiento económico de las mujeres.

Bibliografía

Brecha salarial en Colombia, Yuli Rodríguez.  Elempleo.  2016.  Disponible en: http://www.elempleo.com/colombia/consejos_profesionales/la-brecha-salarial-de-genero-en-colombia-es-de-16–/15543279

Pongámonos a prueba: ¿tenemos prejuicios inconscientes sobre género y trabajo? Andrew Morrison. Junio 2016. Disponible en: http://blogs.iadb.org/y-si-hablamos-de-igualdad/2016/06/02/pongamonos-a-prueba-tenemos-prejuicios-inconscientes-sobre-genero-y-trabajo/

Global Gender Summit. Disponible en: http://globalgendersummit.org/

Columnas relacionadas

1070. Informe sobre el mundo laboral de las mujeres

1297. Ser mujer hoy

1464. Hombres adictos al sexo, mujeres adictas al compromiso

logo-emar3.jpg

Anuncios

4 pensamientos en “La mujer colombiana y sus prejuicios en el ámbito laboral, siglo XXI

  1. Pingback: El control de armas en Colombia: ¿Vale la pena tener una? | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Desigualdad de género | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: ¿Es más fácil ser hombre o mujer? | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: La mujer y sus alternativas | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s