Ver la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio

1864

Andres Salazar

De este vecino del que tanto se escucha hablar, del que tanto reluce en nuestros medios, de ese que aseguran que es un país en el que no hay democracia, pero, a todo le encuentro su punto comparativo porque si hablamos de algo como esto, tenemos que tener un punto de duda, por ejemplo. México es un país donde muchos estados han sido gobernados por un mismo partido durante 80 años, ahora si mal no estoy en Venezuela se realizan elecciones periódicamente, la más reciente las legislativas en las que la oposición barrio con 109 curules por 54 del partido gobernante, y hablando de oposición no me queda mucho por pensar de esta ya que su máxima figura delira por tener un presidente como Pastrana. Con ello confirman la mediocridad que sufre la oposición de este vecino país.

Pero, ¿cómo se cambia un país? Tal vez no tenga la respuesta, lo que si se es como no se cambia un país, un país no cambia con políticos beneficiando unos cuantos en la toma de decisiones, un país no cambia con más policías en las filas para ayuntar los ladrones, cambia con buena enseñanza para que en vez de un golpe de un policía o una celda reciba un diploma de un profesor. Un país no cambia con fuerza bruta dándole a los más necesitados represión y a los malos, libertades y beneficios, un país cambia con educación de calidad con un buen sistema de salud donde se trate a las personas no como un número en las pantallas si no como seres humanos con dignidad, un salario digno, un país cambia dejando de indignarse por redes sociales y teniendo conciencia al votar, cambia con justicia, con respeto por la vida. Se cambia dejando el miedo de luchar por aquello que creemos correcto, se cambia cultivando un futuro, se trata de empezar hacer un cambio demostrar que si se puede tomar conciencia.

¿Cómo empezar a hablar de Venezuela? Sí me remito a los medios de comunicación como RCN y Caracol entraría por “indignarme” por la casa del vecino sin arreglar la mía, es tan fácil hablar de los demás pero difícil asumir que estamos peor que “esa Venezuela” de la que tanto miedo e indignación causa, pero estamos en un país donde la primera noticia es “Venezuela amanece sin comida” “En Venezuela la gente hace fila para conseguir alimentos” “Venezuela de mal en peor”. ¿Hasta cuándo el pueblo se dará cuenta del daño que están haciendo los gobernantes? Ya que por los medios televisivos nos están dando una cortina de humo hablando de los problemas de otros países mientras aquí, casi todos estamos mal.

La gente cree que no deberíamos llegar a ser como Venezuela… pero se podría decir que estamos peor. La gente mueren en las puertas de hospitales, por ejemplo en Sucre no hay medicamentos en el hospital universitario, alguien que me muestre un titular donde hablemos de eso. Niños mueren de hambre en este país, gobernantes se roban los recursos, las licitaciones de los refrigerios escolares, país donde se apoya la guerra mandando a campesinos a matarse entre sí, país donde se tilda de vándalo al que sale a marchar por recursos, educación, país donde recolectan firmas para continuar en guerra, donde su máximo líder de extrema derecha pide paz sin impunidad pero rechaza que indaguen a sus familiares por nexos con el paramilitarismo, podría quedarme todo el día escribiendo sobre lo que vivimos nosotros  “el país más feliz”.

Y es así como he decidido finalizar este escrito, no sé cómo hablar de un país sin mirar al mío o tan siquiera ponerlo en punto de comparación. Ante todos los métodos amarillistas que como ya lo había dicho nos brindan cortinas de humo para que nos enceguezcamos y no podamos ver la cruda realidad que afrentamos los colombianos promedio. Si, esos que nos matamos los 30 días del mes trabajando para recibir un mínimo que no alcanza para vivir, esos a los que quizás no nos toca hacer filas para conseguir un alimento, pero si nos toca pasar saliva muchas veces al verlo exhibido y no poder comprarlo, a esos que nos toca hacer filas para poder conseguir una cita médica. Tal vez no tengamos una inflación de 300% como nuestro vecino pero, como país nos hace falta mucho por mejorar. Como diría Michael Jackson en alguna canción “si quieres ver un mundo mejor, empieza por el hombre en el espejo”.

Bibliografía

http://www.semana.com/mundo/multimedia/venezuela-cifras-de-la-crisis/477050

http://www.noticiascaracol.com/noticiasdevenezuela/

http://www.vanguardia.com/mundo/339399-escasez-de-alimentos-continuara-en-2016-advierten-industriales-venezolanos

http://www.semana.com/noticias/venezuela/102643

http://www.las2orillas.co/venezuela-el-manejo-vergonzoso-de-los-medios-amarillistas/

http://noticias.lainformacion.com/mundo/la-realidad-del-hambre-y-la-escasez-en-venezuela-5-horas-para-comprar-un-pollo_W55Nwvodmy8p6mUllyXjJ6/

Columnas relacionadas

1565. El engaño ante nuestros ojos

1848. ¿Alguna bandera por el Islam?

1856. El manejo a nuestra mente

logo-emar3.jpg

Anuncios

2 pensamientos en “Ver la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio

  1. Pingback: El poder de los medios de comunicación | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: La instrumentalización del paramilitarismo en el marco del estudio: La evolución estratégica del conflicto armado en Colombia | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s