¿Cuáles son los espíritus animales que afectan la economía colombiana?

1903

Diana Marcela Nova Díaz

“El país del sagrado corazón y de la prolongada corrupción, el cual es el espíritu animal más salvaje de la economía criolla colombiana”

En esta columna se presentará un preámbulo, en un campo emergente de la economía denominado economía conductual y experimental con el objetivo de mostrar la comprensión sobre el funcionamiento real de las economías capitalistas criollas como la colombiana, en la que las personas no solo tienen motivaciones económicas racionales sino todo tipo de espíritus animales. Estos espíritus animales son la causa principal de las fluctuaciones de la economía y constituyen, asimismo, la causa principal de los movimientos de los ciclos económicos del país, de igual forma repercuten positiva o negativamente en el desarrollo de la economía. Para este caso trataré los aspectos negativos.

El sistema económico actual muchas veces ignora el Espíritu Animal de las personas y aún más el espíritu animal negativo al estilo colombiano. El cual es un espíritu salvaje, que arremete con todo, catalogado como de naturaleza criolla donde es muy particular la frase “el vivo vive del bobo”

Tomando en cuenta este factor no racional y sicológico de los individuos en el caso colombiano (es decir, nuestro Espíritu Animal), se llega a concebir que esta percepción crea ciertos estigmas, por ejemplo: los ladrones, los narcos o los asesinos, profesan en el ámbito de nuestra economía ese espíritu de la plata fácil y de pasar por encima del otro para alcanzar un beneficio propio, y que encuentra su culmen en los malos colombianos. Me refiero a la “viveza”, a ser “avispao”, a tener “malicia indígena”, a “no sea bobo, mijo”. Esas ideas o espíritus animales que a fin de cuentas son los que justifican al que no paga impuestos, al taxista que se cuela en una fila de carros para voltear por alguna calle, al que compra un celular más barato sin importar que pueda ser robado, al empresario que no le paga las prestaciones legales a sus empleados o al estudiante que se mete a Transmilenio sin pagar.

Por supuesto que los estereotipos y generalizaciones encuentran tierra fértil en la ignorancia, porque es obvio decir que no todos los colombianos nos regimos por estos espíritus animales que traen consecuencias económicas negativas, pero también es cierto que los estigmas tienen un origen, con frecuencia más o menos justificables, y casi siempre muy difíciles de borrar. Hay una cosa bien particular en toda la teoría económica expresada implícitamente en casi todos los principios de la economía, que la mayoría de individuos tenemos impregnado naturalmente el egoísmo o envidia como motor que nos transporta a conseguir lo que necesitamos, y si de asignar los recursos escasos se trata lo primero que por naturaleza se nos ocurre seria escoger los caminos del facilismo, para por ejemplo ahorrar tiempo, un bien que día a día se hace más escaso, entonces surge un interrogante, ¿Puede el espíritu animal justificar cada acción mala que ocurre en la economía colombiana?

Partiendo los aspectos de Akerlof que explican distintos fenómenos inexplicables dentro de la economía, motivados por estas fuerzas animales, tomando como referencia el caso de la economía colombiana hay “fallos de mercado o externalidades” que se presentan de la siguiente forma:

La confianza dual: motivada por acrecentar el capital, el colombiano promedio tiene generalmente altos índices de confianza, en principio esto es bueno, pero genera exceso de la misma y puede crear controversias a partir de especulaciones. Como ejemplo tenemos el caso DMG, la gente tenía tanta confianza en este emporio económico, que daban fe del mismo e hicieron que esta información se difundiera, entonces la confianza jugaba un rol esencial en el crecimiento económico de este negocio.

Las personas predecían un futuro económico mejor, que significaba que confiaban en este mercado y como consecuencia salieron a comprar, invertir, movieron la economía masivamente. Por el contrario, si hubieran desconfiado del futuro de DMG, quizá hubiesen sido más precavidas al invertir. La teoría económica racional indica que las personas toman sus decisiones de inversión a partir de un proceso de evaluación racional calculando las probabilidades de ganar tomando en cuenta todas sus opciones de inversión; sin embargo pueden incurrir en que la confianza les juegue una mala pasada, como fue el caso. Este caso particular traía impregnado el dinero rápido y fácil, algo que por naturaleza nos encanta.

La injusticia: este espíritu animal, motivado por la ambición característica de los que tienen el poder en nuestro país corroe con fuerza la sociedad colombiana, tiene un impacto realmente desastroso en la economía del país. La injusticia social es un fenómeno que ha degradado parcial o completamente la vida de muchas personas, sobre todo de aquellas que tienen limitaciones económicas. Esta situación impide un desarrollo pleno de cada individuo y condiciona la forma de vivir de quienes la padecen. Colombia tiene su propia historia, hechos que sin duda han marcado a muchos y han dejado en evidencia la gran desigualdad que existe dentro de esta sociedad. Por ejemplo: el caso de los falsos positivos el cual manchó aún más el rostro de nuestro país, creando una difamación del país a nivel mundial y arremetiendo con las poblaciones más vulnerables.

La corrupción y la mala fe: este es sin duda el rey de los espíritus animales que nos caracteriza, no es bueno generalizar, pero hay que ser conscientes que es un mal que toca a muchos y tienta con la fuerza del dinero. Para entender el funcionamiento de nuestra economía es necesario entender el lado oscuro de ésta: tendencias a comportamientos antisociales y corruptos. Gran parte de estos comportamientos nacen por el hecho de que la economía actual no produce lo que las personas realmente necesitan y lo más inmediato es crear los llamados mercados negros. Por ejemplo: el caso de los Nule y el carrusel de la contratación y el caso de agro ingreso seguro; todo esto desencadena una alta pérdida irrecuperable del bienestar en la sociedad, ocasionando desigualdad y mayor pobreza ya que cabe destacar que al igual que la confianza la corrupción tiene un efecto multiplicador: Corrupción produce más corrupción.

Las historias o dichos colombianos: catalogados como algo impregnado a nuestra cultura, las historias se comportan como una epidemia, van de boca en boca contagiando a las personas y haciéndoles creer que lo que escuchan es cierto. Este espíritu animal mueve masas en nuestro país, desde que los economistas se preguntaron ¿Qué pasa si las historias mueven el mercado? ¿Qué pasa si cumplen una real función en la economía? A lo largo del tiempo se ha observado que las historias no explican los factores que afectan la economía, son dichos efectos. Las historias están muy ligadas con la confianza, una alta confianza se liga a historias inspiradoras, de iniciativas de inversión, emprendimientos, de otros haciéndose ricos. En estas historias germinan los espíritus animales del típico colombiano.

Concluyendo se puede percibir que la economía colombiana es afectada de una forma particular por los espíritus animales antes mencionados, ya que muchos colombianos se escudriñan bajo estas malas prácticas para justificar su ambición y su mala fe, generando un impacto social negativo en el crecimiento y desarrollo de nuestra economía, frenando la evolución de la misma. Por otra parte, estos espíritus animales que nos caracterizan y que como seres humanos por naturaleza llevamos dentro, a mi parecer debemos saberlos aplacar, ya que en el caso colombiano esto es una excusa para catalogarnos en el mundo con varios paradigmas que nos crean una mala imagen.

Colombianos estigmatizados en casi todo el mundo sin tener la culpa de las externalidades que otros han creado, que nos hacen sentir temor a ser señalados. Por supuesto que esto impacta negativamente en la economía colombiana, por ejemplo, a la hora de abrir negociaciones con otro país, o cuando nos vayan a otorgar un visado. Otro ejemplo, es el cliché del ‘narco’ y la prepago que empeoró con el boom de las narconovelas, esta es una muestra increíble del espíritu animal de ganar dinero con lo que más se vende así esto implique que los propios colombianos hagamos cosas que nos generen una mala imagen.

Bibliografía

Akerlof, G., y Shiller, R. (2009). Animal Spirits: Cómo influye la psicología humana en la economía (p. 320,). Ediciones Gestión 2000.

Akerlof, G., y Shiller, R. (2016). Economía de la manipulación: Cómo caemos como incautos en las trampas del mercado (p. 220,). Ediciones Deusto S.A

Corrupción Colombiana, recuperado el 13 de junio de 2016 de: http://www.elespectador.com/noticias/investigacion/el-top-10-de-los-casos-de-corrupcion-ad-portas-de-fallo-articulo-447582

PAZ CON CORRUPCION. Recuperado el 10 de junio de 2016 de: http://www.semana.com/opinion/articulo/casos-de-corrupcion-en-colombia-opinion-de-uriel-ortiz-soto/459311

FALSOS POSITIVOS. Recuperado el 10 de junio de 2016 de: http://www.semana.com/nacion/articulo/uribe-no-concilio-con-madres-de-soacha/474318.

LOS PUROS CRIOLLOS, LA ECONOMÍA CRIOLLA (20 de agosto de 2014) [Archivo de video].Recuperado de:

Columnas relacionadas

1613. La lógica oculta del amor

1669. El capitalismo y su funcionamiento psicológico

1798. Las trampas del deseo: La toma de decisiones y la excitación sexual

logo-emar3.jpg

Anuncios

9 pensamientos en “¿Cuáles son los espíritus animales que afectan la economía colombiana?

  1. Pingback: Animal spirits: Emociones, sentimientos e instintos vs racionalidad, experiencia y datos | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Animal spirit: Causa de economías desmesuradas | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: La corrupción y el conflicto: Entre los mayores lastres del desarrollo económico | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Contratación estatal: Grupo Nule, corrupción y manejo administrativo | Racionalidad Ltda

  5. Pingback: Los ineficientes mecanismos anticorrupción ortodoxos | Racionalidad Ltda

  6. Pingback: Explicaciones inesperadas al fenómeno del desempleo. El libro “Animal Spirits” | Racionalidad Ltda

  7. Pingback: Los espíritus animales que motivan nuestras decisiones políticas | Racionalidad Ltda

  8. Pingback: Decisiones tomadas por animales “racionales” | Racionalidad Ltda

  9. Pingback: Pescar en río revuelto | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s