La crisis económica produce malestar

1902

Nicolas Fernando Moreno Castro

Para nuestros días somos una sociedad de consumo, nos gusta seguir una tendencia, una moda. Consumir es un objetivo importante que perseguimos los seres humanos, adquirimos productos porque satisfacen alguna necesidad o así lo preferimos creer, compramos para consumir aun cuando el precio es elevado. Es de este modo que estamos dispuestos a pagar por un artículo, un binen o un servicio cada día que desarrollamos nuestras actividades, porque en la mente del ser humano ya se ha programado para el consumo.

En el caso de nuestro país podemos encontrar gran variedad en los precios de las canastas para el consumo, y hay una razón por la que pagamos a precios elevados, somos una economía en desarrollo que se ve afectada por un malestar general en la economía mundial. Tim Hartford nos habla de Camerún, un país pobre azotado por la violencia y la pobreza, es un claro ejemplo de la decadencia del África; pero volviendo  a Colombia, un país que también ha sido marginado por la violencia, y que además es un país en vías al desarrollo, pero hay algo que nos diferencia con Camerún, el país cafetero es rico en recursos, con un alto potencial para el desarrollo, ¿entonces qué se debe el empobrecimiento de nuestro país?

Es un problema grave que involucra más que la corrupción de los altos mandos, es una enfermedad que pone con malestar a los “pobres” y alivia los dolores de los “ricos”, es algo más profundo, de mayor análisis, en el caso de nuestro país se evidencia una calara corrupción por parte de los políticos, pero esta no es la única causa de la enfermedad y eliminar a los políticos no es la cura. Hay que mirar hacia el horizonte y vislumbrar todas las posibilidades que pueden representar una de las tantas soluciones al problema.

Realmente existe una solución al problema así lo afirma Tim Hartford en su libro el Economista Camuflado, aun en medio de las malas leyes, donde se crean negocios para evadir impuestos, más no para impulsar el desarrollo del país, donde se desarrollan políticas para favorecer a la clase dirigente, y se olvida del proletariado hasta el punto de quitar beneficios en la salud, aun cuando los estudiantes asisten a sus clases con el único fin de obtener su título, existe una solución, se puede hacer un cambio y favorecer el bienestar de la toda una Nación.

Un ejemplo claro a esta afirmación de Tim Hartford es el caso de la India, quien se atrevió a desafiar la desaceleración del 2001, 2008 y 20015, mientras que otras potencias se venían abajo, la modesta economía de la India daba destellos de luz en una economía llena de tinieblas. “Con un ingreso promedio de 1,500 dólares al año, sus habitantes tienen más espacio para crecer. El ingreso promedio en China es de 7,000 dólares; en Estados Unidos, de 53,000 dólares” (Agrawal, 2016). Claramente se evidencia que es un país modesto que le hace frente al mundo de la crisis.

Pero este avance económico no es un milagro, ha sido la construcción de años, soportando la crisis y la miseria, pero ahora está aprovechando toda la tecnología a su alcance, las energías el internet, afirma Agrawal son un factor del que la india ha sacado una ventaja comparativa, pero cabe resaltar que este avance no surge como la ley espontaneidad, hay políticas estatales detrás de este proceso, que buscan el bienestar de todo un país.

Es posible ver que hay países que logran progresar económicamente en esta crisis llena de tinieblas y que muy pocos vislumbran como óptima, pero la india al igual que Jesucristo en las sagradas escrituras logra levantarse de la muerte, para venir a profetizar en el Asía y tal vez en todo el mundo. Es posible que economías con harás al progreso logren sacar ventaja de la crisis económica.

En el caso de Colombia hay que cambiar los políticos, y crear una nueva era de políticas, de leyes y de gobernantes que quieran el progreso de un país, pero en realidad no se cura la enfermedad con ello, es como el acetaminofén solo quita el dolor por algunos minutos, quitar políticos, políticas y leyes corruptas solo hace que se mejore el malestar, pero no la enfermedad, en el futuro vendrán nuevos políticos llenos de corrupción con el único fin de infectar el progreso de una sociedad mancomunada. La cura está en cada uno de los individuos que deben interesarse en mejorar su bienestar sin afectar al otro, o por lo menos afectarlo de una manera baja, y que el fin lo justifique, es el momento de ir a la universidad y sembrar debates para cosechar propuestas, de hacer trabajos pensando en el beneficio de la comunidad, de gobernar pensando en la prosperidad. El camino al progreso no es fácil, requiere de sacrificio, pero en el futuro la enfermedad se habrá curado, y se gozará de un bienestar general.

Bibliografía

Agrawal, R. (16 de 2 de 2016). INDIA: el país que desafia la desaceleracion global expansion, pág. 1.

Harford, T. (2001). El economista camuflado. La economía de las pequeñas cosas (p. 344). Grupo Planeta.

Columnas relacionadas

1702. La crisis del 2008 o, por qué esconder una montaña

1850. Nigeria en crisis

1881. Economía incluyente: Crisis de refugiados

logo-emar3.jpg

Anuncios

Un pensamiento en “La crisis económica produce malestar

  1. Pingback: Ingrediente esencial para la prosperidad económica | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s