Educación sexual en Colombia: Derecho de la niñez, la juventud y la población en general

1927

Julián Andrés González Vélez

Desde hace varias décadas, para algunos la educación sexual en Colombia ha sido sinónimo de lo inapropiado, e incluso de lo inmoral, pero ha sido también, un indicador de desarrollo social integral para otros. En las últimas semanas, este tema ha cobrado relevancia mediática en el país, dadas las discordancias políticas derivadas de la ley 1620 de 2013 (Ley de convivencia escolar), por medio de la cual, “se crea el sistema nacional de convivencia escolar y formación para el ejercicio de los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar”(1), con el fin de fortalecer la formación ciudadana y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes de los niveles educativos de preescolar, básica y media.

El concurrido tratamiento del tema en los medios se debe principalmente a las declaraciones hechas por la diputada del partido de la U, Ángela Hernández, la cual se opone rotundamente a la implementación de esta cátedra en los planteles educativos del país, principalmente por sus contenidos relacionados a la identidad de género y orientación sexual del individuo, haciendo uso de argumentos de connotación religiosa para justificar su posición contraria. Se ha evidenciado que una cantidad significativa de la población concuerda con las declaraciones de Hernández, quizá a causa de ignorar lo que es comprendido por sexualidad, sus creencias religiosas o simplemente por su poca aceptación hacia la diversidad y las costumbres “liberales”, negando a sus hijos un derecho de suma importancia en su desarrollo integral como individuos en materia educativa. Sin embargo, las posiciones respecto al tema son variadas, hay quienes van en pro de esta causa dando su aporte al cambio, cambio que el Ministerio de educación a través de distintas reformas e iniciativas a dado a notar como importante en la educación integral de los estudiantes.

A pesar de los esfuerzos por parte del ministerio de educación nacional, la educación sexual en las instituciones educativas del país presenta grandes falencias, siendo omitida en gran parte de los casos. La sexualidad es una dimensión inherente a todos los seres humanos, la cual, se construye y consolida individualmente durante todo el ciclo vital, siendo las edades tempranas, principales determinantes de su evolución y desarrollo a futuro.

Según Diego Palacios, representante del fondo de poblaciones de naciones unidas (UNFPA) en Colombia, “Los derechos y la salud sexual y reproductiva de adolescentes fueron ubicados en la agenda internacional desde la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo, celebrada en El Cairo en 1994. Y el plan de Acción resultante reconoce y aboga para que los países del mundo den respuestas adecuadas a las necesidades específicas de adolescentes y jóvenes frente a las dimensiones de la sexualidad y la reproducción, abordándolas desde la perspectiva de los derechos humanos, sexuales y reproductivos, y no solo desde el riesgo o la enfermedad. Y aún más allá del terreno de la salud sexual y reproductiva, la concepción de la sexualidad es entendida como una dimensión del desarrollo y bienestar de los y las adolescentes, que se nutre del entorno personal, familiar, social y cultural, a la vez que influye sobre él y lo transforma” (Palacios, 2008) (2).

La educación sexual desde edades tempranas, contribuye a la construcción autónoma y sana de la sexualidad del individuo en su proceso de identidad y reconocimiento de sí mismo, fortaleciendo el respeto por los derechos humanos, entre ellos, los sexuales y reproductivos.

Es necesario tener claro que la sexualidad no se trata exclusivamente de genitalidad y placer sexual. Su desarrollo es “el proceso vital mediante el cual se adquieren y transforman, formal e informalmente, los conocimientos, las actitudes y los valores respecto de la sexualidad en todas sus manifestaciones, que incluyen desde los aspectos biológicos y aquellos relativos a la reproducción, hasta todos los asociados al erotismo, la identidad, y las representaciones sociales de los mismos” (3).

En conclusión, implementar la educación sexual como componente educativo en los planteles del país, es fundamental en la educación integral de los estudiantes, dado que educar para la sexualidad o no, no es una opción, es un proceso ineludible en todo individuo, y por esta razón, el acompañamiento por parte de la academia durante el mismo, debe ser adecuado y libre de presiones derivadas de perjuicios sociales, dogmáticos o religiosos.

Bibliografía

(1) República de Colombia-Gobierno Nacional. (2013). Ley No. 1620. Bogotá. Recuperado dehttp://wsp.presidencia.gov.co/Normativa/Leyes/Documents/2013/LEY%201620%20DEL%2015%20DE%20MARZO%20DE%202013.pdfel 03/08/2013

(2) Palacios J. (2008). Educación para la sexualidad: derecho de adolescentes y jóvenes, y condición para su desarrollo.Periódico Al tablero. Bogotá, Colombia.

(3) Esther Corona Vargas y Gema Ortiz M. (compiladoras). Hablemos de Educación y salud sexual: Manual para profesionales de la educación. Información, herramientas y recursos. Fondo de Población de las Naciones Unidas, México, 2003.

Columnas relacionadas

1920. Indicadores y metodologías para medir la equidad en el uso de tic en el salón de clase

1921. La formalidad en el proceso de auxiliaturas en la Universidad Industrial de Santander

1922. Plan de estudios economía y administración

logo-emar3.jpg

Anuncios

4 pensamientos en “Educación sexual en Colombia: Derecho de la niñez, la juventud y la población en general

  1. Pingback: Los límites de las pruebas estandarizadas | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: La buena educación como resultado de un compromiso colectivo | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Aplicación de la Ley Estatuaria 1622 de 2013, y Proyecto de Ley Estatutaria 027 de 2015, en el municipio de Girón, con el propósito de aumentar la participación política de las juventudes y en consecuencia se desarrollen políticas públicas que teng

  4. Pingback: Desigualdad de género | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s