¿Cambios racionales?

1981

Nelson Jhair Rueda Rodríguez

El siguiente texto es basado en el capítulo número 9 del libro de Tim Harford titulado “la lógica oculta de la vida” en él podemos notar la noción que tenemos acerca de la elección de nuestros representantes o “gobernantes”, aparentemente somos racionalmente ignorantes o actuamos así sin siquiera saberlo; se darán los puntos de vista en los cuales la gente del común piensa de sus decisiones políticamente hablando y de cómo un poco de personas pueden manejar a una gran masa público para sus intereses.

La mayoría de los seres humanos somos egoístas por naturaleza, creemos que solo nos debemos preocupar en las cosas que nos afectan directamente siendo indiferentes a los acontecimientos que ocurren a nuestro alrededor siempre y cuando no nos afecten pasaran desapercibidos. Ahora cuando hablamos de política, al momento de ejercer nuestro derecho al voto creemos que nuestra decisión no influirá en el resultado, pues tan solo es un voto entre millones. La pregunta es: ¿Cuántas más personas piensan que su voto no influirá en los resultados? ¿Serán centenares o serán miles? Prefieren abstenerse de votar y así someterse a lo que la mayoría “quiere”, deben adherirse a un sistema que no eligieron sin derecho a quejarse, porque fueron ellos con su indiferencia los que eligieron estar así. ¿Cómo se sentirán los opositores que perdieron? ¿Contentos por haber ejercido su deber?

Quienes votan lo hacen porque creen que están cumpliendo con su deber de elegir quien llevará de mejor manera el rumbo de la sociedad, pero lo que no reconocen en realidad es la decisión tan importante que están tomando al momento de marcar en el tarjetón a su representante, es aquí en donde entran en juego los intereses personales y la sociedad queda a un lado, entra en juego nuestro axioma de egoísmo, cada quien marcando a la persona que posiblemente mejore sus condiciones sociales.

La ignorancia es un papel importante en las decisiones que toma la sociedad, un ejemplo nos los da Tim Harford cuando dice que el 41 por ciento de los estadounidenses cree que la ayuda internacional representa uno de los dos apartados más importantes del presupuesto federal; en realidad, el gasto destinado a la ayuda internacional es, aproximadamente, cincuenta veces menor que el que se destina a la Seguridad Social o al presupuesto de Defensa; los políticos se aprovechan de esta ignorancia jugándola a su favor, manipulando las decisiones de las personas para lograr sus intereses.

Un elemento muy importante, a mi parecer del capítulo es que “lo que eliges para ti mismo no es lo mismo que eliges para compartir con los demás”, un experimento en la Universidad A&M, Collage Station, Texas, 1986, demuestra que siempre que puedas sacar provecho para ti mismo lo harás, mientras que si trabajas en equipo lograras un mejor resultado, pero nuestro instinto por así decirlo nos dice que tomemos la mayor parte siempre que podamos sin hacer un análisis racional de la decisión que vamos a tomar.

Otro ítem es la premisa que da Tim de señalar que los intereses de unos pocos son más importantes que los beneficios de la sociedad, creemos que solo lo hacen los políticos pero no es así, los industriales también lo hacen. Como ejemplo el libro nos muestra la industria azucarera en Estados Unidos, entra en juego los intereses de unos pocos, vamos a ver cómo funciona, los datos son de aproximadamente 50.000 trabajadores en la industria azucarera y de consumidores son de 300 millones de personas, ahora si se hace publicidad y se mueven “contactos” para que la gran masa de las personas apoyen leyes proteccionistas para la industria azucarera haciéndoles creer que deben consumir lo que ellos mismos producen, lograran un monopolio del azúcar beneficiando este gremio y generándole significantes dividendos que no son repartidos equitativamente, pues la mayor parte será destinada a una elite muy reducida, es así como se manipula la información de una sociedad ignorante.

Las conclusiones a resaltar son que cuando estemos al frente de un tarjetón tomemos nuestra decisión acorde a que nuestro voto significa demasiado en el rumbo que llevará nuestra sociedad, hacer un análisis racional de las consecuencias de nuestra elección y a ser más sigilosos al momento de recibir noticias acerca de leyes proteccionista o de libre comercio, pues podríamos estar apoyando un monopolio sin saberlo.

Referencias.

La lógica oculta de la vida, Tim Harford, cap. 9, revoluciones racionales.

Columnas relacionadas

1471. No somos seres del todo irracionales

1602. Personas racionales o irracionales

1626. ¿Qué tan racionales somos?

logo-emar3.jpg

Anuncios

Un pensamiento en “¿Cambios racionales?

  1. Pingback: ¿Qué es lo que se considera racional? | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s