Debate por la educación: Elección del tema a debatir

1992

Mayra Garzón Robles

En la Universidad Industrial de Santander los estudiantes de Economía se percataron de la importancia de aprender a debatir temas actuales. Por lo cual, en la clase de microeconomía II el profesor organizó un debate sobre la educación, debido a que es un tema bastante pertinente y además, por el hecho de que la escuela está buscando realizarle una reforma al plan de estudio. Para el desarrollo de esta actividad se establecieron unos grupos de trabajo (aprox. 5 estudiantes) con el fin de facilitar las actividades pertinentes para la realización del debate y para qué éste tuviese una formación más sólida.

Para empezar con el proceso de esta actividad, se le pidió a cada grupo que escogiese un tema específico dentro del campo de la educación para presentarlo ante los demás compañeros el miércoles 17 de agosto, y pasada la exposición de los mismos, escoger un solo tema de discusión para el debate que se realizaría posteriormente. Se resolvió que las ponencias grupales estarían guiadas por un integrante de cada grupo, quien se encargaría de dar a conocer el tema que sus compañeros creen adecuado para el debate, los argumentos en defensa del interés del tema y las problemáticas involucradas en él que hacen más llamativo el debate en su esencia.

El día en que se llevó a cabo las ponencias, se asignó a una estudiante del curso (que no expondría) como moderadora para hacer más dinámico y estructurado el procedimiento de elección, y se dio paso a las disertaciones. El grupo número uno propuso como tema la pertinencia del programa académico de economía en la Universidad Industrial de Santander, manifestando que se debería realizar una reforma en el mismo por dos razones básicas: la acreditación de alta calidad que recibe el programa y las sugerencias de parte de la comunidad y las personas que de algún u otro modo resultan afectadas por problemáticas como esta.

Para hacer posible la continuidad de la acreditación, como mencionaba el estudiante, es fundamental consolidar un programa flexible sin perder su integridad, donde estén las puertas abiertas a diferentes tipos de ideas, juicios, razonamientos y maneras de cultivar la economía, y que por el contrario no se base solo en una corriente de pensamiento o en las matemáticas, por ejemplo; dando así espacio para analizar múltiples sucesos ocurridos en la historia de la economía y confrontarlos con la actualidad para encontrar similitudes y posibles soluciones a las contrariedades, generando de tal manera perfiles profesionales acordes al presente y con la capacidad de encarar los dilemas del hoy.

Mencionó también que sería recomendable adoptar diferentes tipos de pedagogías para hacer el proceso de aprendizaje una experiencia diferente, más atractiva, buscando ir más allá de la enseñanza soportada en un tablero y un marcador. Por otra parte están las sugerencias realizadas por parte del colectivo: algunos consideran que el programa infortunadamente ha descuidado la profundización que debería hacerse y no se está dando la relevancia que merece la investigación como parte del crecimiento de la ciencia económica; además de que incluso los mismos estudiantes mencionan sentirse insatisfechos con el ordenamiento del plan de estudios o las temáticas tratadas en diferentes asignaturas.

El segundo grupo sugirió debatir sobre la calidad de la educación, siendo más general la propuesta; la idea que se desarrolla es un replanteamiento en el modelo de educación del país, argumentando que incluso desde la primaria se ‘‘evalúa’’ a los estudiantes por medio de pruebas que realmente no pueden medir las capacidades que poseen sino un par de conocimientos básicos acerca de algunas áreas de determinadas ciencias, pasando por alto la complejidad y distinción de la inteligencia humana cuando de habilidades particulares (como el arte, el deporte y los idiomas, entre otros) se habla.

Según  lo expuesto por la estudiante, su grupo considera necesario darle a la educación un carácter propio del país, considerando las condiciones y necesidades del mismo, e intentando suprimir el asentamiento de modelos educativos de otros lugares del mundo, que aunque sean muy buenos y hayan dado excelentes resultados en sus países de origen, no funcionan bien en Colombia debido a las diferencias sociales, culturales y económicas que sobrevienen. Es por esto que no es conveniente valorar la educación y su progreso de acuerdo a los resultados de algunos exámenes realizados a nivel internacional, porque no se tiene en cuenta las historias y las realidades de la nación, convirtiendo de ese modo a la educación en una mercancía más con la cual comerciar.

La estandarización es el asunto principal que el grupo número tres propone para la discusión, formulando que es indispensable modificar la forma en que se ha venido evaluando a los estudiantes del país, debido a que las pruebas estándar como el ‘‘ICFES’’ desprecian aspectos fundamentales en la formación académica y personal de los alumnos, cierran las posibilidades al desarrollo de las aptitudes creativas inéditas aún confinadas en su interior; es decir, lo ideal sería transformar estos patrones de valoración por unos que obren en pro de una educación integral e incluyente, donde no solo se dé oportunidades para las personas que obtienen determinados puntajes en unas pruebas excluyentes.

Además, como complemento a esta situación, el grupo despliega la problemática de los programas para ‘‘apoyar e incentivar’’ el aprovechamiento de los programas académicos de educación superior (tomando como ejemplo ‘‘Ser pilo paga’’), puesto que las becas ofrecidas comprenden universidades públicas y privadas, cosa que lleva a los jóvenes a elegir en la mayoría de los casos las instituciones privadas, motivados por el hecho de que en varias ocasiones la exigencia académica en estas, no está a la misma proporción que en las públicas, lo que es clara evidencia de la mediocridad y un factor detonante de la misma. Y, en el mismo orden de ideas, esto ha sido un impedimento a la hora de que se generen fondos para invertir en la universidad pública, a causa de que todo el dinero de estos programas está siendo destinado al sector privado de la educación superior.

En la ponencia del cuarto grupo, siendo muy semejante a las propuestas de los dos grupos anteriores, se enuncian las dificultades que acarrea tratar de acondicionar modelos educativos extranjeros a un país para el cual no han sido diseñados, caso que se ha vivido en Colombia durante algún tiempo, intentando imitar a países exitosos en el campo de la educación sin tener en cuenta las disparidades entre ellos. De tal modo lo que propone la estudiante a cargo de la disertación es que se discuta acerca del modelo de educación colombiano y la necesidad de una reparación parcial, o si se hace imprescindible total, del prototipo educativo nacional.

La estudiante encargada de la exposición del tema que el grupo cinco menciona la importancia de constituir la práctica como pedagogía elemental en la enseñanza de la economía, especialmente en la UIS para hacer el caso más concreto. La idea planteada es que sin despreciar la importancia de la teoría ni dejarla a un lado, se configure el plan de estudios de la carrera incluyendo en el mismo los espacios propicios para realizar las prácticas e investigaciones convenientes al momento de formar economistas íntegros, ya sea en seminarios (o grupos de investigación extra-clase, por ejemplo) o durante las sesiones habituales de clase, siendo de este modo promovidos los cursos en los que la enseñanza raya los limites ordinarios de las pedagogías y se sustituye el uso arcaico de la tiza y el pizarrón. Esbozan la importancia de este asunto sosteniendo que contribuye a la formación de profesionales que tienen claros los procedimientos oportunos a seguir en diferentes situaciones de la vida real gracias a las labores prácticas llevabas acabo en el transcurso de su preparación.

Dando fin a la sustentación de los posibles temas a debatir, el ponente del grupo número seis expone su idea de que la formación académica en economía debe moverse sobre cuatro bases esenciales: la parte científica o biológica, que es el análisis de la naturaleza de los seres humanos, la forma en que crecen y los procesos formativos e interactivos que van adquiriendo con la experiencia. La parte política que estudie la historia de los contratiempos sociopolíticos y económicos a lo largo de la existencia de la humanidad y que proyecte soluciones a los de la actualidad, en vez de servir de estimulante y final detonante de los conflictos; lo filosófico que cooperaría dándole sentido y transformando los razonamientos ya existentes para consumarlos con medidas que subsanen los aprietos en los que se ve la sociedad a veces, en vez de solamente “estudiarlos”; y en cuarto lugar lo normativo, resumido en la necesidad de una universidad que motive a su comunidad para que se puedan generar los cambios que esta demanda.

Una vez terminadas las ponencias, con ayuda de la moderadora se concedió un espacio para realizar preguntas y comentarios acerca de cualquiera de los puntos de controversia que habían sido tratados a lo largo del tiempo transcurrido, se tomaron posiciones con respecto a las temáticas de los diferentes grupos y finalmente el grupo se dispuso a votar democráticamente por el tema que hallaran más interesante obedeciendo a los gustos personales o al sentido común del objetivo del debate en el curso.

Después de la votación y el respectivo conteo de los votos, se anunció que el tema a tratar en el debate sería el tema del grupo número uno: la pertinencia del programa académico de economía en la Universidad Industrial de Santander. Se dio el acuerdo gracias a la proximidad incuestionable del grupo con esta problemática y el deseo de encontrar, por medio del debate, alternativas que remedien dichos asuntos.

Nota: Relatoría elaborada a partir de: Ponencia grupal y elección del tema a debatir – Microeconomía II. Miércoles 17 de agosto del 2016.

Columnas relacionadas

1941. Calidad de la educación: La práctica como criterio de enseñanza moderna y mejorada

1943. La educación, un proceso con diferentes etapas y roles

1944. Una enseñanza peculiar

logo-emar3.jpg

Anuncios

4 pensamientos en “Debate por la educación: Elección del tema a debatir

  1. Pingback: Lección del tema para el debate general sobre “calidad de la educación” | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Relatoría: Elección del tema a debatir | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: El debate, el deporte de los antiguos sabios | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Debate: Pertinencia del programa académico de Economía y Administración de la Universidad Industrial de Santander | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s