Mi primera lección en el Laboratorio de Economía Experimental

2001

Heiner Ferley Rincón Ramírez

“Innovación es la explotación exitosa de las ideas”. UK Department Trade and Industry.

Hoy siento que Nietzsche me diría “se le dijo y se le advirtió: “El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación”. Ayer me acosté a la 1 de la mañana preparando una propuesta de contenido para la página de Facebook del Laboratorio de Economía del Grupo EMAR y en la mañana me levante feliz, orgulloso del producto final: 5 imágenes que desde mi punto de vista  eran propuestas “creativas, diferentes” y principalmente atraerían personas a la a la página y lo más importante a inscribirse a las actividades del laboratorio. Desayune y luego revise mi buzón de mensajes, efectivamente había una respuesta…Pero nada que ver con mis expectativas “No señor, ninguna fue aprobada”.

Si un golpe bajo, horas de trabajo a la basura o al baúl de los momentos creativos. Hoy mientras superaba el incidente recordé el agricultor chino que tras horas de trabajo creo la Maleta-eléctrica rodante capaz de transportar a dos personas a una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora usando una batería recargable de litio [1] y a la multinacional Philips, que invirtió miles de millones de euros en el desarrollo de una televisión de alta definición; pero sólo cuando ya tenía listo su producto la compañía se dio cuenta de que este fantástico aparato era inútil si las cadenas de televisión no producían o retransmitían contenidos en alta definición. El mismo problema que sucede hoy en día con los televisores de 3D [2]; mi perdida en horas y recursos no es nada comparado.

El manual de Oslo (2015) define la innovación como la introducción de un nuevo o significativamente mejorado producto (bien o servicio), de un proceso, de un nuevo método de comercialización o de un nuevo método organizativo al mercado y la sociedad. Se nos olvidó el mercado, la innovación es generar valor (Ideás + Acción). Tanto yo como el inventor asiático nos sentíamos orgullosos de nuestras creaciones pero no se usaran en la página del Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y nadie anda en “moto-maletas”.

“Las empresas necesitan ser diferentes, parecer diferentes y trabajar de una forma nueva […] Todas las empresas compiten en el ámbito del conocimiento; pero el conocimiento es perecedero. La innovación continua, tanto evolucionaria como revolucionaria es una necesidad” [3].

Innovar es una de esas palabras que se han escapado de las encorbatadas escuelas de negocios (Bussines Schools) y ya son parte de la jerga cotidiana de las personas. Esto en parte es consecuencia del trabajo de los economistas y sus modelos que buscan llevar a los mercados a una situación de competencia perfecta y así maximizar el bienestar de la sociedad; pero que también predicen que la posición de equilibrio de largo plazo será tal que cada empresa obtiene un beneficio económico nulo.

Lo anterior significa que si el señor de la tienda no se detiene a replantearse lo que está haciendo para competir y todos tenderos ofrecen lo mismo (productos o servicios) con utilidades buenas van a llegar más personas que ofrezcan los mismos productos y servicios 50 pesos más baratos y luego otros más “regalados” rebajarán el producto 200 pesos y así hasta que las empresas no tengan ganancias. De modo que si otro produce o hace algo particularmente bueno recuerde que las redes sociales y los canales de comunicación nos han dado una increíble capacidad de copiar y la opción es innovar rápido y más barato. Hoy aprendí que a la hora de innovar no vale trabajar en lo que parecía una necesidad  o “pensar como su cliente” es importante escucharlo, observarlo y ponerlo a prueba: no siempre compramos lo que queremos sino lo que necesitamos [5].

¿Para que existe una organización? Es una pregunta compleja pero la respuesta comúnmente aceptada hoy es la de Friedman “el fin de la empresa es crear valor para los accionistas” yendo más allá de los grupos crear valor para “los grupos de interés”  (con toda una discusión que da para otra columna [6]). Pero suponemos que para crear valor es necesario tener “clientes felices” e innovar para romper esa amenaza que nos han hecho los economistas. Pero acá hay que detenernos y aclarar que innovar no es un argumento para el desorden o para la improvisación como lo vimos en los ejemplos de arriba, es un proceso. Ahora repitan después de mi hay que “planear, organizar, dirigir y controlar”.

“Planear” causa aburrimiento pero a las organizaciones se les “infla el pecho” cuando hablan de “estrategia”, la cual en mi opinión implica tener clara la “misión, visión, valores, objetivos  y posición deseada” e incluiría el segmento de mercado objetivo. No sirve el “soy bueno para todos”, hoy en la sociedad del exceso, con la apertura de los mercados y la globalización es importante “ser algo para alguien”.

A la hora de organizarnos para innovar es importante introducir el concepto de personas y “diversidad-similitud” que parece divertido pero tenga en cuenta que dependiendo del grado de diversidad se genera competitividad interna y como lo planearon  Ofori-Dankwa & Julian (2014) que cuando la competitividad interna de la organización es mínima (mayor conformismo), menor capacidad creativa y también que cuando la competitividad interna de la organización es máxima (mayor conflicto interno), menor capacidad creativa”.  Nunca no lo dicen pero tiene todo el sentido, si todos somos economistas hablamos siempre de lo “mismo” y si somos de profesiones diferentes puede resultar que cada uno quiera “hacerlo a su manera” y nadie quiera hablar con el otro para encontrar puntos comunes, matamos la innovación si estamos en algún extremo. Creo que una de las fortalezas del Laboratorio de Economía Experimental de Grupo EMAR es su gente.

Dirigir, imagine un concierto de música, los aburridos y los que queremos parecer intelectuales diremos “música clásica”, pero un concierto cualquiera también sirve para ilustrar la palabra sinergia: el conjunto existente es mayor que la suma de las partes. El grupo musical es mejor que cada elemento por separado. Innovar si lo permitimos lleva a resultados increíbles haciéndolo colaborativamente. Hoy los clientes y los colaboradores son más inteligentes que nunca, así que hay que escucharlos y no limitar la innovación a un “grupo de cerebritos” encerrados en una oficina produciendo ideas. Para innovar es necesario ser creativos, tener tiempos y recursos; poder sentarse y reflexionar, jugar y experimentar, “pasar tiempo tomando una copa con los compañeros (incluidos los de áreas que nada que ver)”. Así que dirigir no es fácil.

Controlar = “Nivel de ventas”, indicadores, cumplimiento de las metas establecidas y plasmadas en un cuadro de mando integral, ¿estamos en la posición que deseábamos, aplica aún la visión? ¿Y ahora qué sigue? Volver a planear para luego organizar, hacer ¿Una ejecución magistral y luego nuevamente “planear”.

Haciendo la propuesta del Laboratorio de Economía Experimental yo “planee”, dijimos que la personalidad de la marca era “dreamer”, que mi público objetivo de la primera semana iban a ser los estudiantes de economía para lo cual sería útil un “influenciador” [7] e incluso tengo un borrador que me tomo una noche escribir sobre la misión y los valores de la organización. Me encargue de solicitar la opinión 2 personas que viven en mi casa para incrementar la diversidad (mi mamá y otro amigo, así que el nivel de conflicto era medio) tal que propiciara la innovación. Recogiendo eso use los recursos de disponibles para hacer 4 propuestas con ciertas diferencias, que me parecieron estaban bien. Pero cuando llegue al control la respuesta del equipo del EMAR-LAB fue “No señor, ninguna fue aprobada”.

No todas las personas que el agricultor chino creía que iban a utilizar la maleta-moto lo hicieron y el retorno a la inversión en el desarrollo de la tecnología de los televisores de Philips no fue el esperado. Si señor nos equivocamos, fueron actos creativos, no innovaciones, solo ideas sin aceptación en el mercado. ¿En qué parte del proceso omitimos algún detalle, alguna pregunta? Difícil de responder, pero ya estoy volviendo a planear.

2001innovacion

Referencias

  1. Un agricultor chino inventa una maleta moto eléctrica para moverse por la ciudad. (2014, May 29). Retrieved September 14, 2016, from http://www.lainformacion.com/interes-humano/un-agricultor-chino-inventa-una-maleta-moto-electrica-para-moverse-por-la-ciudad_9oQ7cek56wIyicUxxcQFg7/
  2. Saiz . (2012, April 9). Tres grandes fracasos comerciales de lo más innovadores. Retrieved September 13, 2016, from http://www.expansion.com/2012/04/03/empresas/1333476413.html
  1. Nordstrom, K. A., & Ridderstrale, J. (2008). Funky Business Forever. Madrid, España: Pearson Education.
  2. Competencia perfecta. (2016, 15 de agosto).Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 03:07, septiembre 14, 2016 desdehttps://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Competencia_perfecta&oldid=92963263.
  1. Osorio, C. A. (2010, May). El arte de fallar. Harvard Bussines Review, 1-11.
  1. Gomez, J. I. (2015, September 24). ¿La finalidad de una empresa es crear valor para el accionista? Retrieved September 14, 2016, from http://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/opinion-sobre-finalidad-empresa-crear-valor-para-accionista/213871
  1. Personas que generan información de productos, servicios o, gracias al fenómeno de las redes sociales, de cualquier tema de actualidad (Ver más en http://www.marketingdirecto.com/diccionario-marketing-publicidad-comunicacion-nuevas-tecnologias/influenciadores/ )

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1494. ¿Pueden los “centauros indomables” confiar?

1999. Debate: Pertinencia del programa académico de Economía y Administración de la Universidad Industrial de Santander

2000. 2000 columnas. ¿Y ahora qué hacemos?

Anuncios

2 pensamientos en “Mi primera lección en el Laboratorio de Economía Experimental

  1. Pingback: Camioneta 4×4 | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Apropiación internacional de los nuevos enfoques del desarrollo e innovación | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s