Informalidad laboral

2017

Klisman Javier Landinez Ortega

Para la presente columna se tendrá como base diferentes conceptos que se desarrollaron a través del tiempo y las diferentes vertientes que han desarrollado definiciones según las características y situaciones particulares de las poblaciones que fueron focos de investigaciones de campo. Así mismo se mencionarán las escuelas del pensamiento que transmiten otras perspectivas sobre dicho tema de investigación.

Existe una fluctuación conceptual a tal punto que se han expandido las calificaciones para referirse a la informalidad laboral. Por lo cual se dice, desde cierta perspectiva, de actividades básicas, habituales, antiguas, secundarias, residuales o marginales. La más común de estas dinámicas económicas es la que ejecutan los trabajadores por cuenta propia que no son competentes o capacitados, la cual se distingue coloquialmente como “rebusque”. Desde otro aspecto, se habla de los trabajadores ilegales, aquellos que no cumplen las medidas institucionales porque no pagan impuestos ni registran su actividad económica. (Uribe, 2006)

El crecimiento y permanencia de extensos sectores de la población que no lograban incorporarse a los nuevos espacios de integración social, económica y territorial generados por los procesos de urbanización y modernización de mediados de este siglo. Durante esos años, el crecimiento de las ciudades y el desarrollo de la economía urbana, mecanizados por las corrientes de emigración interna y la dilatación de los procesos de industrialización por sustitución de importaciones, registraron las bases para el crecimiento y desarrollo de los mercados de trabajo urbanos, los cuales, en forma gradual, se transformaron en el mecanismo primordial de integración social y económica de la población (Porte, 2004).

La resolución del Comité Internacional de Trabajadores, CIT 2002 planteó la expresión “economía informal” en lugar del utilizado anteriormente, “sector informal”, para representar mejor el gran alcance y diversidad del fenómeno en todo el mundo. En lugar de una definición específica, el marco suministró parámetros para comprender la economía informal como “todas las actividades que, en la legislación o la práctica, no recaen en el ámbito de mecanismos formales o estos son insuficientes”.

Estos parámetros se basan fundamentalmente en el concepto de exclusión, que se refiere a los trabajadores mayormente excluidos de los intercambios que se realizan en el sistema reconocido. Las cuentas nacionales y las estadísticas oficiales suelen no incluirlos y, en consecuencia, no se los tiene en cuenta en la formulación de políticas. Desde esta perspectiva, se revelan varios aspectos de la informalidad: los actores pueden ser informales por carecer de protección social, de derechos en el trabajo y de representación y voz en el lugar de trabajo. Por consiguiente, están excluidos de los beneficios provistos por el Estado, los mercados privados y los procesos políticos, y debido a ello las principales características de la economía informal son: la desprotección, la inseguridad y la vulnerabilidad.

Cada escuela de pensamiento sustenta una teoría diferente sobre lo que lleva a la economía informal:

  • Los dualistas argumentan que las actividades comerciales informales están excluidos de las oportunidades económicas actuales debido a desequilibrios entre las tasas de crecimiento de la población y el empleo industrial moderno, y un desacuerdo entre las habilidades de las personas y la estructura de dichas oportunidades.
  • Los estructuralistas argumentan que la naturaleza del capitalismo y/o crecimiento capitalista induce la informalidad: específicamente los intentos de las empresas formales de reducir los costos laborales y aumentar la competitividad, así como la reacción de las empresas formales ante el poder de los trabajadores sindicados, las regulaciones estatales de la economía -exclusivamente los impuestos y la legislación social-; la competencia global; y el proceso industrialización -específicamente, sectores des localizados, cadenas de subcontratación y especialización flexible-.
  • Los legalistas argumentan que un sistema legal hostil lleva a los trabajadores independientes a operar de manera informal con sus propias normas informales y extrajudiciales.
  • Los voluntaristas argumentan la relación costo-beneficio de la informalidad en comparación con la formalidad, los incitan a elegir los negocios informales. (Chen, 2012)

Bibliografía

Chen, M. A. (2012). La economía informal: definiciones,.

Porte, A. (2004). La Economía Informal. Santiago de Chile.

Portes, A. (s.f.). La economía informal y sus paradojas.

Uribe, J. I. (2006). Una teoría general sobre la informalidad laboral: el caso colombiano. Economía y Desarrollo, 204 -207.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1849. El trabajo decente desde la ONU hasta Colombia

1880. ¿Valores mucho más altos?

1989. Economista camuflado: Lecciones de política económica

Anuncios

Un pensamiento en “Informalidad laboral

  1. Pingback: La ambigüedad en los contratos laborales | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s