Sistema de salud en Colombia: Mi experiencia entre lo ideal y lo real

2031

Diana Cristina Jiménez Arciniegas

Desde hace años los colombianos hemos sido testigos de la baja calidad en los sistemas de salud en el país. Algunos hemos vivido la experiencia de manera muy cercana con un familiar o un amigo, y otros a través de las miles de historias y noticias que se leen o escuchan en los medios de comunicación. Una buena y oportuna atención de los servicios de salud es la única opción de millones de pacientes que no sólo deben soportar los difíciles retos de sobrellevar una enfermedad, sino que además se deben enfrentar a un desafío constante, desde pedir una cita de medicina general hasta un tratamiento de alto costo de difícil acceso para los ciudadanos, en especial para los de menores recursos.

Hace unos años se planteó la necesidad de la incursión del sector privado en los servicios de salud, esto con motivo de forzar a los hospitales estatales a mejorar su calidad y fomentar un espíritu de competencia cuya única finalidad seria mejorar la calidad y eficiencia en la prestación del servicio. Como resultado de esta nueva dinámica, aparecieron las Entidades Promotoras de Salud (EPS), las cuales tendrían como misión administrar el mercado: la oferta de servicios, afiliar a la población, seleccionar los mejores hospitales y especialistas de las ciudades y remitir allí a los pacientes.

Con lo anterior, la salud dejó de ser un servicio básico y se convirtió en un negocio, donde los pacientes pasaron a ser clientes y la prestación de la atención se convirtió en un tema de competencia. Fue entonces como a partir de la promulgación de la ley 100 de 1993, todos los colombianos tuvimos que afiliarnos a una EPS, pues bajo la nueva legislación desde estas organizaciones se respondería por la salud de cada ciudadano. Con esta nueva reforma que prohibió que las EPS (hoy gestores de salud, según la nueva reforma) montaran sus propios hospitales y que prestaran directamente los servicios de salud, pues se consideró que esta práctica, denominada integración vertical, rompía el postulado esencial del mercado que se defendió en la promulgación de la ley 100. Lo anterior quiere decir que si se permite a los Gestores (EPS) crear su propia red de prestadores de servicios, sus propios hospitales, estos no sentirán la necesidad de prestar un buen servicio, no van a competir contra nadie, pues su EPS va a privilegiarlos por encima de todo a la hora de la contratación (Parra, 2013).

Mientras seguimos esperando poder tener un servicio de salud oportuno y con calidad, me gustaría contar de manera muy breve, desde mi experiencia lo que yo defino entre lo ideal y lo real. Hace dos años, logre entender la diferencia que resulta entre una persona que logra recibir un tratamiento de calidad, y una persona que lo recibe oportunamente, es decir, el tiempo es un factor importante para lograr lo que yo llamo ideal y que no es lo real.

Iniciemos con lo real. Durante el año 2013, el país conoció el caso de la estudiante Camila Abuabara de 24 años, estudiante de Derecho de la Universidad del Externado de Colombia, a quien solo le faltaban 6 meses para culminar sus estudios y debió suspender las clases para trasladarse a la ciudad de Bucaramanga a recibir tratamiento médico y esperar el momento de su trasplante de médula ósea. Ella solicito a la Universidad considerar su caso para poder finalizar sus estudios desde la clínica, recibiendo la solidaridad de muchos colombianos.

Camila Abaubara sufrió como lo hacen miles de colombianos las negligencias de un sistema de salud que ha cobrado infinidad de vidas. El ministro de salud, Alejandro Gaviria, intercedió por ella y logró que el 23 de diciembre se aprobara el trasplante que había sido retrasado por la EPS, aun cuando se trataba de un trasplante de carácter urgente, ordenado por una junta de trasplantes. Los tres meses de retraso de la EPS jugaron en contra de Camila, su enfermedad se agudizó y no pudo ser trasplantada.

A partir de este momento, inició un nuevo camino en su lucha incansable por vivir, su única opción era un tratamiento experimental en Estados Unidos, que le devolvió la esperanza de vivir durante el 2014 y, finalizando este mismo año luego de una acción de tutela un juez ordenó el regreso de Camila a Colombia. Finalmente, en la noche de 24 de febrero de 2015, luego de 5 años de lucha, Camila sufre una recaída y fallece en la ciudad de Medellín. Esa noche terminó su lucha por la vida y en este mundo real esta historia se repite a diario.

Continuaré con mi mundo ideal, a finales del año 2013, cuando se debatía el tema de la salud, por el caso de Camila, desde una perspectiva individual, y se analizaba a través de diferentes enfoques que iban desde lo económico hasta lo jurídico, pasando por lo emocional y el uso de las redes sociales, recibí una llamada de mi hermana donde me preguntaba si yo aceptaba ser donante de médula, sin dudarlo respondí inmediatamente que sí.

Ese sí, duro un año en ser real, luego de una acción de tutela, miles de trámites que se hicieron una, dos y tres veces, exámenes realizados que debieron repetirse una y otra vez, por las demoras en las autorizaciones, llego el día tan esperado, a mediados del año 2014, los médicos realizaron con éxito el procedimiento.

Mientras en el cuerpo de mi hermana mis células se adaptaban a su nuevo hogar y yo lograba mi recuperación, tuve la oportunidad de conocer diferentes historias y de compartir en la clínica con pacientes, donantes y personal médico. Es ahí donde logré entender la diferencia entre un tratamiento a tiempo y uno donde sólo se ofrece calidad. La enfermedad en mi hermana no había avanzado tanto en el momento en el que ordenaron el trasplante, es decir, los médicos se adelantaron teniendo en cuenta el tiempo que dura toda la tramitología.

Al igual que en el caso de Camila, a muchos colombianos la EPS les ofrece un tratamiento que puede catalogarse en muchos casos de calidad, pero las demoras en las autorizaciones, los desacatos a las tutelas, juegan en contra del tiempo con el que cuenta el paciente y que corre en vía contraria al avance de la enfermedad. El mundo ideal, es donde los pacientes son la razón de ser de los sistemas de salud, donde se puede hacer la diferencia en el tiempo de respuesta y donde se logra que el servicio solicitado no sea una carga adicional a la enfermedad que sufre el paciente. Ese mundo si existe y puede existir para todos.

Bibliografía

PARRA, Luis Fernando. (17 de octubre de 2013). ¿Qué es la Integración Vertical en Salud? Negocio antes que mejoras. La Silla Vacía. Recuperado de: http://lasillavacia.com/elblogueo/blog/que-es-la-integracion-vertical-en-salud-negocio-antes-que-mejoras

El Espectador. Recuperado de:

http://www.elespectador.com/opinion/debate-urgente-articulo-526590

El Espectador. Recuperado de:

http://www.elespectador.com/noticias/educacion/estudiante-leucemia-pide-u-externado-deje-continuar-sus-articulo-435210

El Espectador. Recuperado de:

http://www.elespectador.com/noticias/salud/salven-camila-articulo-473894
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

730. El servicio de salud como bien económico

829. El diseño de la regulación como falla estructural del sistema de salud colombiano con la reforma a la ley 100 de 1993

1504. Selección adversa y riesgo moral en el sector salud

Anuncios

2 pensamientos en “Sistema de salud en Colombia: Mi experiencia entre lo ideal y lo real

  1. Pingback: Política Pública de Seguridad del Paciente. Un estudio de caso de la gestión de eventos adversos en el Hospital Universitario de Santander | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: La salud es un juego más para estudiar | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s