¿Cómo gestionar sosteniblemente los recursos naturales de uso común? La perspectiva de Elinor Ostrom

2087

Leidy Tatiana Rodríguez Torres*

La cuestión de cómo administrar mejor los recursos naturales ha sido objeto de estudio en diversas áreas del conocimiento dado su carácter de uso común**. Aristóteles fue uno de los primeros pensadores en observar que lo que es común para la mayoría, es de hecho objeto de menor cuidado. De forma similar, Gordon en 1954 indicó que nadie valora la riqueza que es gratuita para todos, porque el que es lo suficientemente arriesgado para esperar que llegue el tiempo propicio para su uso, solo encontrará que ese recurso ya ha sido tomado por otro [1].

En 1968, el ecólogo Garret Hardin en su metáfora de la “Tragedia de los comunes” [2] representó la degradación del ambiente que puede derivarse del uso de un mismo recurso natural (pastizal) por parte de varios individuos racionales (pastores). Cada pastor se siente impulsado a introducir más animales porque recibe el beneficio directo de éstos y carga únicamente con los costos resultantes del sobrepastoreo. En este sentido, cada hombre se encuentra atrapado en un sistema que lo compele a aumentar su ganado sin ningún límite, en un mundo que es limitado. Esta metáfora se formalizó posteriormente en 1973 en el dilema del prisionero, el cual es un juego no cooperativo en el que todos los jugadores tienen información completa, no obstante, las alternativas individualmente seleccionadas de forma racional conducen a resultados colectivamente irracionales [3].

Las implicaciones de los anteriores planteamientos en las decisiones gubernamentales conducen a dos alternativas: el establecimiento de controles estatales (e.g. multas) y/o la imposición de derechos de propiedad privada. No obstante, Ostrom observa que ni el Estado ni el mercado han logrado con éxito que los individuos mantengan un uso productivo sostenible de los sistemas de recursos de uso común (RUC); en su lugar, muestra cómo diversas sociedades han logrado desarrollar mecanismos institucionales, formales o informales, legales o arraigados en las costumbres, que gestionan eficientemente los bienes comunes y evitan su deterioro.

Los principales factores que conducen al fracaso del control estatal y la privatización son descritos por Ostrom en su libro El Gobierno de los Bienes Comunes [3]. En el primero de los casos (control del Estado), el éxito de las medidas depende de la disponibilidad de una información válida y confiable, sin la cual una entidad central puede cometer errores en la determinación de la capacidad de carga del ecosistema, en el establecimiento del valor de las multas o en la imposición de éstas. En el caso de la privatización, resulta difícil saber con exactitud cómo desarrollar derechos privados sobre ciertos RUC.

Es claro que cuando se refieren a la tierra, significa dividirla en parcelas separadas y asignar derechos individuales para tener, usar y transferirlas como lo deseen los propietarios individuales; sin embargo, con respecto a los recursos que no son estacionarios (como el agua o la disponibilidad de peces en un manglar), no es claro el significado de establecimiento de derechos privados. Por ello, Elinor Ostrom presenta una perspectiva diferente a los análisis convencionales que operan bajo categorías binarias (e.g. lo propio y lo ajeno, lo estatal y lo privado), proponiendo como alternativa la auto-organización para gestionar sosteniblemente los RUC. Lo anterior, en virtud de una serie de casos de éxito estudiados durante su trayectoria científica que involucran a grupos pequeños o medianos auto-organizados (generalmente comunidades locales) en una gran variedad de esquemas de propiedad, según modelos de “gobernanza policéntrica” [4].

En la misma línea de los planteamientos de Ostrom, se evidencia un ejemplo de autogestión de los RUC al norte de la costa pacífica colombiana. La Zona Exclusiva de Pesca Artesanal (ZEPA) es un área destinada para el desarrollo de la actividad pesquera artesanal tradicionalmente mantenida por los pescadores y comunidades de la zona, la cual fue aprobada por la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP), pero la gestión y el proceso que llevó a su declaratoria fue a partir de la alianza para el ordenamiento de la pesca liderado por el Grupo Institucional y Comunitario de Pesca Artesanal de la Costa Chocoana (GIC-PA) [5]. La zona contempla dentro de sus estrategias de conservación: sustituir herramientas de pesca como arpones y mallas por anzuelos y espineles, pescar peces de la talla adecuada y capturar especies de peces permitidas dependiendo de la temporada [6].

En conclusión, una de las lecciones más importantes de la obra de Elionor Ostrom para el análisis de políticas públicas es que los seres humanos tienen estructuras motivacionales más complejas y mayor capacidad de resolver dilemas sociales que las propuestas por la teoría de la elección racional. Por tal motivo, los gobiernos deben poner en marcha intervenciones para ayudar a los individuos que basan su sustento en los RUC a tomar decisiones que les permitan alcanzar mejores resultados, tal como se sugiere en el Informe sobre el desarrollo mundial 2015: Mente, sociedad y conducta [7] frente a la configuración de las elecciones individuales.

REFERENCIAS

[1] H. Gordon, «The Economic Theory of a Common-Property Resource: The Fishery», J. Polit. Econ., vol. 62, n.o 2, pp. 124-142, 1954.

[2] G. Hardin, «The Tragedy of the Commons», Science (80-. )., vol. 162, n.o 3859, pp. 1243-1248, 1968.

[3] E. Ostrom, El Gobierno de los Bienes Comunes. La evolución de las instituciones de acción colectiva. Ciudad de México: Universidad Nacional Autónoma de México, 2000.

[4]  E. Ostrom, «Mas allá de los mercados y los Estados: gobernanza policéntrica de sistemas económicos complejos», Rev. Derecho Ambient. la Univ. Palermo, n.o 1, pp. 5-72, 2013.

[5] CODECHOCÓ (Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó), «ZEPA Zona Exclusiva de Pesca Artesanal.» [En línea]. Disponible en: http://chocouac.com.co/zepa.html.

[6] Conservación Internacional Colombia, «ZEPA-Zona Exclusiva de Pesca Artesanal.» [En línea]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=QFppUa1MgrQ.

[7] Banco Mundial, «Informe sobre el desarrollo mundial 2015: Mente, sociedad y conducta», Washington DC, 2015.

Notas

* Ingeniera Industrial. Especialista en Preservación y Conservación de los Recursos Naturales. Estudiante de Maestría en Economía y Desarrollo.

** El término recurso de uso común alude a un sistema de recursos naturales o hechos por el hombre que es lo suficientemente grande como para volver costoso (pero no imposible) excluir a destinatarios potenciales de los beneficios de su uso.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1077. El gobierno de los bienes comunes: Una solución alternativa para la sostenibilidad de los recursos naturales

1374. Gestión del desarrollo territorial de acuerdo a la aplicación de las políticas públicas

2066. El dilema de los recursos de uso común: Caso de los bienes y servicios derivados de la biodiversidad

Anuncios

Un pensamiento en “¿Cómo gestionar sosteniblemente los recursos naturales de uso común? La perspectiva de Elinor Ostrom

  1. Pingback: Fantasía el anzuelo del ser humano | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s