Crisis de la política de educación nacional en Colombia. El servicio de comedores en la Universidad Industrial de Santander

2098

Diego Alexander Fonseca Villanueva

Me encontraba realizando la fila para almorzar en los comedores de la universidad mientras le daba un vistazo al libro “Sexo, Drogas y Economía” de Diane Coale, cuando llegaron una seria de dudas a mi mente al tratar de explicarme de qué manera funcionaba el servicio brindado por bienestar universitario; basado en las concepciones económicas expuestas por la catedrática de la universidad de Manchester. Allí, la autora trata de explicar la economía de una manera poco convencional, mostrando que en casi todas las situaciones de la vida diaria suceden acontecimientos ligados a conceptos y a la forma de ver el mundo de la economía.

Confieso que, a pesar de ser un buen servicio, en momentos no me siento a gusto con los comedores ofrecidos por la universidad debido a que hay ocasiones en las cuales, tal vez por ahorrar un poco en gastos o simple ineficiencia, no es el mejor y se pierde la esencia misma del bienestar universitario que quiere plantear la institución para con los estudiantes. Algunas preguntas que me hice fueron: ¿Cuál es el fundamento del servicio de comedores y de bienestar universitario?, ¿Es este acorde con el servicio que estoy recibiendo? Y ¿De qué manera las diez leyes del pensamiento económico (Coyle, 2006) explican los acontecimientos vividos como beneficiario del servicio de comedores en la universidad?

Para responder a estas incógnitas me dirigí a la página oficial de la universidad a buscar una noción un poco más clara sobre cuál es la razón de ser de Bienestar Universitario en la UIS: “…es la dependencia administrativa que brinda apoyo para el buen desarrollo de la actividad académica, (…) contribuyendo activamente en la formación integral de los estudiantes a través del desarrollo de programas y el ofrecimiento de servicios que propenden por el mejoramiento de su calidad de vida”. (Tomado de la página oficial de la Universidad Industrial de Sandanter).

De esta definición podríamos resaltar algunos aspectos para tener un mejor entendimiento del tema. Bienestar universitario está definido como una “dependencia administrativa”, es decir, tan sólo se encargan de administrar los recursos que recibe por parte de la institución, fundamentada en el “buen desarrollo de la actividad académica”; haciéndolo mediante el desarrollo de programas y el ofrecimiento de servicios para mejorar la calidad de vida de los estudiantes. En otras palabras, se encarga velar para que el estudiante en condiciones de alguna dificultad pueda recibir un apoyo institucional y mejore su calidad de vida como estudiante.

Uno de los objetivos de la dependencia es ofrecer y mantener servicios de alimentación, alojamiento y beneficios económicos a la comunidad, para lo cual ofrece el servicio de comedores estudiantiles, residencias universitarias y auxiliaturas brindadas a estudiantes. El servicio de comedores en la universidad, de acuerdo con las concepciones sobre la importancia del bienestar universitario, está fundamentado en contribuir en que los estudiantes con dificultades socioeconómicas puedan satisfacer su necesidad de alimentarse, y de esta manera puedan continuar con las labores académicas de una buena manera.

Sin embargo, cada semestre que pasa en la universidad se evidencia más la crisis de la educación y falta de financiamiento por parte del Estado a las universidades públicas del país. Es notorio si tan sólo analizamos que el servicio de comedores brindado recibe cada vez menos presupuesto para su funcionamiento, donde los principales afectados somos los estudiantes que tratamos de beneficiarnos del servicio.

La política administrativa de la Universidad Industrial de Santander, en aras del déficit que tiene el Estado con la misma, va encaminada a optimizar el recurso y autofinanciarse ofreciendo bienes y servicios a la comunidad. Es decir, va encaminada al lucro para conseguir el funcionamiento y no a la producción de conocimiento, razón en la cual se encuentra fundamentada.

De esta manera la política de educación nacional del actual Estado colombiano va encaminada al desprendimiento (lento pero seguro) y emancipación de las instituciones. Es decir, las instituciones no deben esperar mucho del Estado, por el contrario, deben establecer políticas y leyes, como las expuestas por Diane Coyle, para la optimización del recurso y poder seguir existiendo. Evidencia de esto es que en un país como Colombia, por ejemplo se cierran universidades públicas como la Universidad del Tolima por falta de recurso y cada día se abren más cárceles.

La autora de “Sexo, drogas y economía”, junto con la teoría neoliberal ven este tipo de asuntos como cuestiones y cosas que pasan en el sistema de “libertad” propuesto desde las aulas e ineficiente en la realidad, pues las instituciones, en tanto están regidas por seres humanos, fallan y tienen contradicciones. Aunque es evidente que si la teoría se cumpliera a priori no tendríamos estas inconformidades. En su texto, trata de explicar algunos conceptos como: Costo de oportunidad, las leyes de oferta y demanda, el beneficio individual y demás.

Mediante estas “leyes” del pensamiento económico se podría explicar de una manera amena las problemáticas del servicio de comedores. En cuanto al costo de oportunidad, la universidad debe elegir entre satisfacer la necesidad de comer de un estudiante sobre alguna otra necesidad que tenga la institución. De esta manera para que el servicio pueda mejorar se debería ofrecer un recurso mayor para la prestación del servicio. Claro está que esto podría suceder si en las universidades públicas del país no se estuviera pensando en que el Estado no cumple sus obligaciones financieras a cabalidad y cada institución se las tiene que arreglar en administrar el recurso limitado con el que se cuenta de la mejor manera. Olvidando aspectos fundamentales para ofrecer un excelente servicio el bienestar de los estudiantes y la comunidad universitaria.

Las leyes de oferta y demanda también podrían explicarse con el mismo ejemplo: Los criterios para ser beneficiario del servicio de comedores están dados por estrato (priorizando los más bajos), promedio del estudiante y número de créditos aprobados. Como la oferta del servicio por semestre es en promedio de 2560 (UIS en cifras) cupos y en la universidad hay cerca de 20.000 estudiantes, el recurso es limitado. Cada semestre, por ejemplo, en el servicio de comedores, se generan inconvenientes durante los primeros días debido a que siempre quedan algunos estudiantes que necesitan ser beneficiados por el servicio y no pueden acceder a él simplemente porque la demanda ha logrado cubrir la oferta de comedores. Razón por la cual el estudiante es perjudicado y no pudo recibir ayuda de la universidad cuando se encontraba en una dificultad para cumplir su papel como estudiante.

En ese sentido, la reflexión que me queda de esta actividad es a pensar y ver un poco más allá de lo que perciben los sentidos, a analizar las problemáticas de la universidad de una manera clara y concisa que puede evidenciarse desde los aspectos más cotidianos de la vida como estudiante.

Bibliografía

Coyle, D. (2006). Sexo, drogas y economía: Una introducción poco convencional a la economía. Madrid: Thomson.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1914. La racionalidad y el mercado

2065. Las influencias psicológicas, sociales y culturales que afectan las decisiones

2067. ¿Las decisiones de los seres humanos son racionales e individuales o son influenciadas?

Anuncios

Un pensamiento en “Crisis de la política de educación nacional en Colombia. El servicio de comedores en la Universidad Industrial de Santander

  1. Pingback: El comportamiento humano como detonante de la crisis del 29 | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s