Deseos inapropiados

2096

Angie Melissa Ramirez

Es increíble como los seres humanos responden a ciertos comportamientos debido a algunos parámetros marcados por situaciones en su diario vivir. Parece ser que resulta más fácil una elección cuando el punto de partida pone en juego al agente a comparar un producto, estado, situación, momento etc., al elegir suena más interesante cuando existe algo peor por lo cual se debe renunciar que cuando dos cosas son buenas y demasiado interesantes para solo decidirse por una. Existe además la duda creciente de que hubiese pasado, si la otra opción pintaba mucho mejor que con lo que finalmente decidí quedarme, para esto el mundo está configurado perfectamente en lo cual se crea un sistema donde todo va apuntando en decisiones que a veces no son tan coherentes para lo que se piensa.

El cerebro está adaptado para tomar decisiones racionales diariamente con la capacidad intelectual y recepción diaria de información, pero a veces esto no sucede así. Las personas toman decisiones constantemente y el mundo del marketing actúa muy bien en ellas, es interesante mencionar como alguien puede comprar un producto que jamás pensó que tendría en su hogar simplemente por un descuento, una promoción e incluso solo por ver la palabra OFERTA o GRATIS. Las personas juegan sobre todo con las emociones, impulsos que residen en tener que hacer debido a la situación o al momento, estos impulsos atraídos por una razón la cual es el miedo ¿el miedo? Si, las personas constantemente vivimos con el temor de perder y todo aquello que lleve al fracaso o la perdida nos asusta en gran medida entonces cuando las cosas que se logran conseguir llevan algo de gratis en la etiqueta o descuento es muy fácil asegurarnos de que no se pierde nada sino todo lo contrario se es ganador de un producto el cual antes en el mercado era mucho más costoso y ahora lo obtengo sin dar nada a cambio.

Otro asunto que suena bastante interesante es como el comportamiento humano se rige por normas sociales y normas mercantiles, parece fácil pensar como muchas cosas parecieran tener precio a costo de algunos actos protocolarios, pero también como muchas otras simplemente son en definitiva y vuelvo y menciono la palabra más gustosa en este texto son Gratis. Mencionare que existen situaciones donde las personas actúan por simple amabilidad cuando se les piden las cosas de una manera correcta y no se menciona en ningún instante la palabra valor, pago, retribución.

Todo tiende a cambiar cuando las cosas empiezan a tomar un valor, cuando se le pide a alguien un favor y simplemente dirá si como gesto de servicio hacia quien se lo pide, pero ¿qué sucede cuando se le pone un precio a ese favor? ¿No empieza a verse más atractivo cobrar un poco más? Simplemente las personas actúan de esta forma debido a que se cree que la acción que se realiza es tan importante que merece ser retribuida y de la mejor manera. ¿Qué sucede entonces en el amor? Y es algo que me parece importante nombrar, cuando alguien se interesa por nosotros ¿Espera un pago? A simple vista parece que no, pero todas las personas hasta cierto punto actúan con veras a recibir una recompensa o pago. En el amor si alguien nos corteja no es fácil predecir que se debe darle algo a cambio, por simple lógica actuara por consentimiento propio de querer hacer sentir bien a la otra persona por un tiempo, pero a la final siempre quiere recibir su pago. Ese pago es la vuelta de hoja de chocolates, detalles que se nos fue dado durante un periodo de tiempo, de igual manera el ser humano siempre siente la necesidad de generar algo a cambio cuando se es tratado de la mejor manera.

Muchas sociedades hoy en día residen en hacer las cosas por su pago mas no por su gusto, que bueno es apoyar a un candidato, pero aún más interesante cuando sé que recibiré un plato de comida al final del día y tendré en mente como cuando el gane tendré un puesto asegurado en su despacho, suena aún más interesante de la misma manera realizar una actividad y que se me pague por ello. Las personas actúan por motivación, así como compran por impulsos, hacen muchas cosas por recibir algo a cambio, lo cual es satisfacción para ambas partes y es como siempre hasta ahora se ha llegado a actuar en la sociedad.

Referencias

Dan Ariely. (2008). Las trampas del deseo. Barcelona: Planeta S.A.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1856. El manejo a nuestra mente

1914. La racionalidad y el mercado

2024. ¿Por qué decidimos sobre situaciones ilógicas e irracionales?

Anuncios

4 pensamientos en “Deseos inapropiados

  1. Pingback: No somos como el señor Spock… | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Sobre las conductas peligrosas | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: ¿Nos están manipulando? | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Abrir siempre con la misma aplicación | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s