¿Enserio no conoces el monstruo que llevas dentro?

2108

Leidy Marcela Rueda Jurado

Es interesante como en el capítulo quinto, titulado la influencia de la excitación sexual, del libro las trampas del deseo de Dan Ariely, nos muestran dos estados del ser humano, uno “frio” y uno “caliente”, donde el ser humano tiene diferentes tipos de reacción; mostrándonos como personas estables y equilibradas moralmente cuando estamos en estado frio y dejándonos ver como menciona el autor “un segundo yo”, que desconocemos cuando nos encontramos en un estado caliente y guiado por nuestras emociones, mostrándonos así a alguien insensible, manipulador, inteligente y poco confiable.

Desarrollando de un mejor modo la idea de Ariely, nuestro estado cambia al dejarnos guiar por nuestras pasiones y emociones, dejando salir un monstruo que desconocemos totalmente, pero es en este punto donde me surge la duda de si muchos se esconden bajo una máscara ocultando su verdadero yo para ser aceptados ante la sociedad, si algunos sin necesidad de experimentos ya conocen su yo interno y en cualquier momento podrían dejarlo actuar sacando lo peor de sí mismos, estos quienes son insensibles y manipuladores, quienes se han dejado llevar por sus más oscuras pasiones.

Del mismo modo, algo que no se menciona en este capítulo y que resulta importante resaltar es que el otro yo se desarrolla dependiendo de muchos factores, principalmente de la relación que se maneja con sus padres y su entorno de vida, del mismo modo para otras personas estos factores resultan siendo indiferentes, es decir han tenido una vida plena y amorosa y aun así han desarrollado un comportamiento oscuro y en muchos casos resguardado por una máscara; una de las razones del desarrollo de este comportamiento en estas personas puede ser por falta de desarrollo de las neuronas espejo, las cuales están encargadas de generar empatía, aunque si bien no me centrare en esto último. Claramente la relación que se maneja con sus padres y entorno de vida contribuyen en el conocimiento o desarrollo del otro yo, sobre todo a edades tempranas ya que el cerebro humano es más receptivo en esos momentos.

Viéndolo desde un punto de vista más técnico, sería bueno preguntarnos si dejar salir a este hombre manipulador, insensible y calculador nos resulta benéfico o no, para ello me gustaría dar algunos ejemplos, como el de Adolf Hitler, un hombre que claramente se dejó guiar por sus más oscuros sentimientos, un hombre que vivió una infancia difícil y violenta, y que finalmente muchos catalogaron como psicópata, según su comportamiento irreverente y un poco antisocial. Pero viéndolo desde otro punto, estos impulsos y el dejar salir lo que en realidad era sin remordimientos o mascaras ante la sociedad, lograron que este hombre manipulara y moviera grandes masas. Otro ejemplo claro es el de Theodore Kaczynski un hombre inteligente, pero frio y calculador que se basaba en su odio al terrorismo y utilizo sus cualidades para crear bombas y realizar variados atentados, a pesar de que lo describen como un hombre manipulador, este no decidió utilizar marionetas, sino disfrutar el mismo de sus brutales atentados, dando a conocer su más íntimo monstruo.

Las posibilidades de qué hacer al sacar el monstruo son infinitas, muchos se dejan llevar por sus instintos asesinos, otros por sus instintos sexuales, otros simplemente quieren poder, por lo cual utilizan la manipulación de manera inteligente, tomando de esta manera a los demás como marionetas para llegar a su propio fin. Dado lo anterior sería bueno preguntarnos de nuevo que tan benéfico y hasta qué punto podemos sacar nuestro otro yo, pues bien queda a nuestro criterio valorar si es benéfico o no, si resulta correcto o incorrecto y si resulta racional o irracional. Pero ten cuidado en este proceso, tu otro yo podría controlarte.

Para finalizar sería idóneo presentar lo que nos recomienda Ariely: “debemos explorar las dos caras de nosotros mismos; necesitamos entender el estado frio y el estado caliente; hemos de ver en qué sentido la brecha que separa los estados frio y caliente nos beneficia, y en qué sentido nos lleva por el mal camino”. Análogamente debo decir que es importante manejar el concepto caliente no solo como excitado, más bien debería ser manejado de un modo más amplio, como lo fue manejado en esta columna, y como el autor en su momento lo expresó, manejados por nuestros sentimientos y emociones.

Bibliografía

Ariely, D. (2008). Las trampas del deseo. Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error (p. 282). Barcelona: Ariel
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2100. ¿Engañados y controlados? Juguemos al hombre, el ratón y la trampera

2101. Modelo económico irracional, decisiones incorrectas por nosotros mismos

2102. La economía del autismo

Anuncios

Un pensamiento en “¿Enserio no conoces el monstruo que llevas dentro?

  1. Pingback: ¿Por qué pagamos precios absurdos? | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s