Nuevas comunidades

2143

Ivama Luz Chona Rodríguez

La utilización masiva de internet trae factores positivos y negativos, uno de ellos es la fragmentación social que se vive y se le atribuye en gran parte al internet, sobre todo en Estados Unidos y Europa, donde empezó y es más utilizado que en los países en vía de desarrollado donde es menos marcada y se podría esperar que llegará a ser en el futuro (EUROSTAT, 2015). Evidentemente, el uso a nivel mundial del internet ha tenido un incremento vertiginoso, se calcula que aproximadamente de 3 mil millones de personas. En términos porcentuales sería alrededor del 44% de las 7.2 mil millones de personas vivas en la tierra. Según un informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), desde el año 2000 al 2015 paso de un 6,5% aun 43% de personas online. El estudio también demuestra que en los países en vías de desarrollo 851 millones de personas aún no usan internet (ITU, 2014).

Este cambio social se le atribuye al incremento del individualismo, “…un cambio radical que surge desde la comunidad al individuo como centro de la vida ordinaria, con el consiguiente aumento de alienados solitarios…” (Graham, 2001). Una explicación sencilla y quizás superficial es que se están dando cambios en el ocio, en los gustos y las modas cambian o en realidad es algo más, el deterioro de la participación ciudadana o la desintegración comunitaria como lo establece Robert Bella Habits en el ensayo Costumbre del corazón.

Es decir, lo que comúnmente comprendemos como comunidad, que es un cuerpo organizado según un conjunto de reglas específicas para vivir en ella y compartir actividades, está viviendo una transformación. Esta nueva concepción, permite concebir a la comunidad “…como una unidad, que en realidad es un conjunto de intereses, es decir, un grupo de individuos no unidos por principios constituyentes, sino por el hecho eventual de tener intereses comunes…”. Definición utilizada por Bella Habits y sus coautores como enclave, que permite aproximarnos más a la idea clara de las nuevas comunidades.

Entonces, “…la culpa no es de internet, sino de la sociedad y la cultura donde ha surgido…”. A pesar de esta percepción, la disolución que vive la sociedad actual puede crear formas sociales totalmente nuevas, ¿el internet puede crear verdaderas comunidades? Si el internet permite liberar las ataduras que se tienen a la sociedad, podría permitir descubrir la posibilidad de crea una nueva comunidad; en síntesis, la tarea consiste en encontrar los medios para lograrlo y cuestionarnos si es sensato realizarlo con internet.

En este sentido, una comunidad de internet por lo regular tiene procesos de admisión y exclusión, aplicados de común acuerdo y las normas especiales de comportamiento que determinen los intereses compartidos objetivos y subjetivos. Bastaría que un grupo cumpliera con esto, básicamente para ser comunidad, sería un grupo de lealtad voluntaria, si no por aceptación  y adhesión a unas normas que definiera y constituiría la permanencia y con las puertas abiertas para el que quisiera darse de baja. Desvirtuando la idea general del individualismo, porque es un medio de intercambio, con carácter electrónico, teniendo unas ventajas para ciertos individuos y también para aquellos que son excluidos. “…Las únicas diferencias genéricas on-line son las que se expresan con palabras. Nadie ve a nadie. No hay perfume ni sudor. Nada blando, nada duro. Estamos despojados de todo, salvo de nuestras palabras. Y si alguien se desprende de todo menos de las palabras, cuáles son las diferencias entre hombres…” (HORN, 1998).

En conclusión, la comunicación electrónica podría representar una forma diferente de intercambio que es imposible en el contacto cara a cara, pues permite mayor libertad de expresión y una comunicación entre personas de orígenes distintos. En esencia, la ceguera de internet se le puede aplicar a cualquier grupo de la población, la comunicación electrónica es limitada al contacto cara a cara, su incapacidad para revelar ciertas características puede hacerlo más libre y más fructífero.

Entonces, una relación limitada a la comunicación electrónica permite crear un tipo de relación entre seres humanos que las comunidades usualmente llevan a cabo. Si lo hacen, porque los pensamientos y los sentimientos son totalmente comunicables por medio de palabras, porque el internet funciona por medio de la palabra escrita. Sin embargo, hay algo más, las expresiones contienes gestos, mohines, miradas, etc. e incluso en ocasiones comunican muchos más que con palabras, lo que decimos con ellos no siempre se logra expresar con palabras (Graham, 2001).

Es evidente, que los dispositivos electrónicos, cualquiera que se utilice para establecer una comunicación electrónica, no permite el disfrute de las expresiones. Pero brinda la posibilidad de liberarse de las suposiciones deformadoras de los participantes, porque el poder comunicativo del tono y la inflexión de la voz reside en su capacidad para dar significados diferentes a las mismas palabras.

Bibliografía

EUROSTAT. (junio de 2015). EUROSTAT STATISTICS EXPLANIED. Obtenido de Estadística sobre la socieda de la información- Hogares y particulares: http://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php/Information_society_statistics_-_households_and_individuals/es

Graham, G. (2001). Internet una indagación filosófica. Frónesis Cátedra Universitat de Valéncia. Madrid: Ediciones Cátedra (Grupo Anaya, S.A.).

HORN, S. (1998). Cyberville- Salón electrónico. New York: Wraner Books.

ITU. (5 de Mayo de 2014). Unión Internacional de Telecomunicaciones,. Obtenido de Informe sobre el Desarrollo Mundial/TIC de las Telecomunicaciones.: http://www.itu.int/net/pressoffice/press_releases/2014/23-es.aspx#.WBwUitXhDIV
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

877. Un poder inigualable: “La Internet”

1119. Música gratis gracias al internet

1294. La televisión por internet: Un análisis del funcionamiento de Netflix

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s