Actividades religiosas en Bucaramanga: Una aproximación desde la economía

2157

Resumen elaborado por: Carlos Daniel Duarte Vesga

Con la Constitución de 1991, Colombia abrió el espacio para la práctica de diferentes religiones. Según Latino barómetro, en 2007 la mayoría de la población sigue siendo católica y representa  el 82% de la población, el 11% corresponde a personas protestantes y evangélicos y el 5% restante no practican ninguna religión.

Más allá de los estudios históricos y teóricos, en nuestro país no hay pruebas empíricas sobre las decisiones que tome la población de cómo y con quién realizar sus prácticas religiosas, por tanto no hay estudios al respecto. Analizando según la propuesta pionera de Mincer (1963) y Becker (1965), Azzi y Ehrenberg (1975), quienes junto con otros investigadores (Ulbrich y Wallace, 1983; Neuman, 1986 entre otros), plantearon un modelo económico a lo que se le conoce en bases como economía de la religión, el cual de este punto la población decide su nivel e intensidad de práctica religiosa, de acuerdo a su disponibilidad de tiempo y sus mayores beneficios posibles.

La economía de la religión se consideró como el análisis y comportamiento de las iglesias y sus seguidores; desde el punto de vista demanda se considera como el enfoque a la elección racional de la población a sus actividades religiosas; y desde el punto de vista oferta aborda los comportamientos de las iglesias, el número, y características de las que participan en él. Por esta razón, la población elige racionalmente el consumo de actividades religiosas evaluando costos y beneficios, con posibilidades de maximizar utilidades. De esta forma suele llamársele a la religión “producto”, y a las iglesias “firmas”, el cual es una forma de facilitar la aplicación de las herramientas de la teoría económica.

En septiembre de 2006 se tomó Bucaramanga como ciudad particular para el estudio realizado en una encuesta personal donde participaron 282 personas mayores de edad, pertenecientes a los diferentes niveles económicos y educativos. Según la evidencia empírica, Bucaramanga es una ciudad con una clara tradición católica. El 88 % de las personas encuestadas afirmaron que fueron educados por sus padres en esta religión, y que la mayoría, son hijos de padres católicos (89 % la madre y 84 % el padre).

Analizando la información recolectada se observó que la gran mayoría de la población  Bumangués cree en Dios. La mayoría de estos asisten a la iglesia con gran frecuencia y ora semanalmente. Es por esto que resulta interesante estudiar y analizar cuál es la concordancia del comportamiento religioso con las variantes socio-económicas, como los son el género, la escolaridad, edad, ingreso y experiencia religiosa que este vivió en la niñez.

Se sustenta en la posibilidad de analizar el comportamiento religioso en Bucaramanga desde la forma analítica de la economía de la religión. En consecuencia con la propuesta teórica de Azzi y Ehrenberg (1975), la evidencia empírica para Bucaramanga muestra que hay relaciones latentes entre los niveles de asistencia, el género, la edad y el nivel de ingresos. De esta forma, se ha encontrado que las mujeres asisten con mayor frecuencia a la iglesia, tal como predice el modelo.

Analizando la importancia de estas variables sobre el comportamiento; se estiman ecuaciones de religiosidad, el cual la variable dependiente es el nivel de religiosidad y las variables independientes son las características socioeconómicas que se mencionaron anteriormente. Se estiman modelos probit ordenados usando como proxy del nivel de religiosidad las variables de asistencia al templo y oración. Los anteriores modelos son apropiados para dicho análisis, dada la naturaleza categórica y ordenada de las variables dependientes que se utilizaran.

Se puede concluir que para la ciudad de Bucaramanga, según los datos recolectados, nos indican que las personas creen en Dios y confían en la iglesia porque siempre lo han hecho. Y que la mayoría de bumangueses son católicos. No se puede hablar de la iglesia católica como un club excluyente, que exija compromiso y lealtad por parte  de todos sus miembros. En otras palabras, aunque no hay evidencia sobre la tesis de secularización, ni que las personas estén cambiando radicalmente de creencias, podemos hablar de  un proceso de ampliación del mercado que puede llevar sucesivamente la entrada de nuevas iglesias que respondan a segmentos con pequeñas variaciones dentro de la tradición dominante.

Nota. Este texto es un resumen de: Cortés, A., Palacio, L., & Rueda, R. (2011). Actividades religiosas en Bucaramanga: una aproximación desde la economía. Cuadernos de Economía, 30(54), 151–169.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1703. La difícil idea de la felicidad

1848. ¿Alguna bandera por el Islam?

2142. Relaciones entre pobreza, exclusión y desarrollo

Anuncios

2 pensamientos en “Actividades religiosas en Bucaramanga: Una aproximación desde la economía

  1. Pingback: Actividades religiosas en Bucaramanga: Una aproximación desde la economía | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Resumen del Artículo: ¿Cuánto se encarecieron los medicamentos entre 2000 y 2010 en la ciudad de Bucaramanga? | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s