Recomendaciones de política pública para disminuir las brechas de desigualdad en la población campesina y mujeres de Santander

2166

Olga Yaneth Romero Rodríguez

Uno de los procesos de planificación de mayor complejidad es la implementación de las políticas públicas a nivel territorial. Para la realización de este ejercicio es fundamental contar con información tanto internacional, nacional como departamental que permita la apropiada adecuación de los lineamientos generales a las particularidades regionales. En el caso de Santander (Colombia) cada día se realizan más recomendaciones para fortalecer las políticas públicas locales a partir de los resultados de investigaciones de corte académico. En este sentido, la formulación de políticas para dos grupos sociales altamente vulnerados como lo son la población campesina y las mujeres santandereanas se ven fortalecidas, como se reseña a continuación, al contar con este tipo de trabajos.

De una parte, para el caso de la población campesina, Estrada y Guerrero (2013) realizaron el análisis de las personas en situación de pobreza del departamento de Santander entre los años 2004 y 2010, a la luz de los enfoques teóricos de pobreza coyuntural, estructural e integrada. Para tal fin, los autores calcularon tres indicadores para los 87 municipios que muestran el fenómeno de la pobreza desde la perspectiva de su magnitud demográfica y su focalización espacial, a saber: Línea de Pobreza (enfoque coyuntural), Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (enfoque estructural) y Método Integrado de Kaztman.

Por otra parte, en cuanto a las mujeres Cortés y Flórez (2016), tomando como marco contextual que en Colombia aunque la participación laboral de las mujeres se ha duplicado en las tres últimas décadas (Peña et al. en Cortés y Flórez, 2016), ésta se ha visto acompañada de una significativa desigualdad en los ingresos laborales frente a la remuneración percibida por los hombres. Las investigadoras a partir del marco teórico del modelo neoclásico del capital humano y del enfoque de género, analizan los factores que inciden en los niveles salariales y en sus diferencias por género para Santander entre 2012 a 2014, usando como fuente de información la base de datos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares.

Los resultados de estas dos investigaciones académicas corroboran para Santander la tendencia del país en cuanto a estos dos grupos altamente vulnerados. Con respecto a la población campesina, los análisis dan cuenta de una marcada disparidad entre las zonas urbanas y rurales de cada municipio, donde el fenómeno de la pobreza suele ser más grave entre esta población. En este sentido, las estimaciones dejan en evidencia que los niveles municipales de pobreza más preocupantes (aquellos cuya población carece tanto de ingresos como de satisfacción de necesidades) se concentran hacia el sur y oriente del departamento (provincias de Vélez, García Rovira y Guanentá), es decir, en los municipios más alejados de la capital y de las cabeceras municipales con mayor grado de desarrollo (Estrada y Guerrero, 2013). En relación a la brecha salarial entre hombres y mujeres, ésta se ubicó entre un 21% y 24%, donde la educación es un factor de desfavorecimiento a las mujeres, mientras que la edad y experiencia favorecen a los hombres en mayor medida.

Así mismo, la tenencia de menores en el hogar y estar casada o conviviendo en pareja representan una penalidad para la participación de la mujer en el mercado laboral, contrario a lo ocurrido para los hombres. También se demostró que la discriminación por género es el componente que explica en mayor medida la existencia de brechas salariales siendo la causa para que en Santander las mujeres en promedio devenguen un salario entre 25% y 30% menor al de los hombres. De igual forma, se evidencia que si las mujeres fueran retribuidas bajo los retornos de capital humano que perciben los hombres, ellas ganarían salarios en promedio mayores a los que reciben (Cortés y Flórez, 2016).

Ahora bien, con base en estas investigaciones que visibilizan las brechas tanto urbano/regional como por género, se realizaron importantes propuestas frente al diseño de las políticas públicas. En términos generales, para la disminución de la pobreza en Santander se debe promover la formalización de las micro y pequeñas empresas, y de sus puestos de trabajo, así como el incremento y la eficiencia del gasto social en salud, educación, vivienda y servicios públicos domiciliarios, tanto en cobertura como en calidad.

Para el caso concreto de la población campesina, se recomienda fortalecer los mecanismos de gestión gubernamental que permitan focalizar la inversión pública en aquellas iniciativas que contribuyan a cerrar las brechas entre los entes territoriales locales con mayor y menor grado de desarrollo (modernizar la infraestructura vial intermunicipal y coadyuvar a reducir los costos de transporte en tiempo y dinero), así como entre las zonas rurales y urbanas al interior de cada uno (implementar políticas para lograr una distribución más equitativa de la tierra y estrategias que aumenten el poder de negociación de precios de los campesinos tanto en los mercados de productos agrícolas como en los de insumos agroquímicos) (Estrada y Guerrero, 2013).

Con respecto a los ingresos de las mujeres, se recomienda que la política pública incluya el enfoque de género que permite determinar el impacto para hombres y mujeres por separado, logrando establecer los cambios y procesos requeridos para promover la igualdad de género. Por otra parte, se recomienda que las acciones de política coadyuven a las mujeres a mitigar la carga de sus factores familiares para que éstos no sean un factor negativo en la participación en el mercado laboral, que las lleve a aceptar cualquier ingreso que se les ofrezca (Cortés y Flórez, 2016). Además, las autoras recomiendan “la revisión exhaustiva de los principios que constituyen la política pública de género en la región, pues es pertinente que se encuentre enmarcada bajo un diagnóstico adecuado, donde se tome en cuenta la relación entre las implicaciones de relaciones de género y los análisis sociales y económicos” (pp. 290).

Bibliografía

Cortés, A. y Flórez, MA. (2016). Diferencias salariales por género en el departamento de Santander, Colombia. Apuntes CENES. 35(61), 267-302

Estrada, I. y Guerrero, I. (2013). Análisis integrado de la pobreza en Santander, Colombia, 2004-2010. Revista Lebret. (5), 113-140.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2057. Superar la pobreza extrema es la clave para la paz y la reconciliación en Colombia

2142. Relaciones entre pobreza, exclusión y desarrollo

2164. Resumen del Artículo: Análisis integrado de la pobreza en Santander, Colombia, 2004-2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s