Animal spirits: Conductas irracionales y crisis económicas

2183

Diego Elías Pardo Martínez

“Los economistas solo han captado parte del significado de la palabra seguridad o fe. Su punto de vista indica que la confianza es racional, ya que la gente utiliza la información de que dispone para efectuar pronósticos racionales y luego tomar decisiones racionales basada en estos. Por descontado, la gente suele tomar decisiones, confiadamente, de este modo. Pero en ello hay algo que va más allá de la noción de confianza. La palabra fe significa en realidad que se sobrepasa lo racional. De hecho, las personas realmente confiadas o con auténtica fe suelen rechazar o descartar cierta información” (Akerlof y Shiller, 2000).

La gran depresión o el crack del 29 fue el mayor desastre económico del siglo XX. Según expertos, además del daño directo que produjo en materia de crecimiento económico y empleo, permitió el surgimiento de un vacío de poder que facilitó el desarrollo de nuevas ideologías nacionalistas, desembocando en el estallido de la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, la teoría económica convencional ha concluido que la sobreproducción, el desorden monetario y la especulación, son los factores que causaron esta crisis económica. Sin embargo, esta posición excluye la influencia que tiene la psicología humana en la economía, ignorando que el sistema económico no está guiado únicamente por motivos puramente racionales sino que también intervienen motivaciones no económicas e irracionales.

De hecho, hasta la década de 1930 con la publicación de la Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, de John Maynard Keynes empezó a cambiar este espectro de la economía pre keynesiano que respaldaba el funcionamiento perfecto de los mercados, de común acuerdo y sin intervenciones por parte del gobierno. Keynes, por otra parte, presentó un punto de vista basado en que la economía no está gobernada solo por actores racionales, refutando la teoría económica tradicional que encontraba en “la mano invisible” uno de sus bastiones conceptuales. Es decir, Keynes se percató de que no todas las actividades económicas suelen tener motivaciones racionales, hay actividades direccionadas por espíritus animales, ya que los incentivos que actúan sobre las personas no son únicamente económicos ni tienen explicación dentro de un comportamiento racional. Según este punto de vista, estos espíritus animales son la causa fundamental de las fluctuaciones y los ciclos económicos, explicando, en parte, la crisis de crecimiento y desempleo involuntario experimentado desde 1929.

A causa de esto, el mundo atravesó un periodo de aprendizaje que permitió corregir los fallos de la economía tradicional e incorporar los nuevos conceptos presentados por Keynes, abriendo la puerta para una época de oro de la economía mundial, caracterizada por la rápida recuperación de los países europeos, el posicionamiento de Estados Unidos como la principal potencia mundial y un alto crecimiento económico generalizado en todo el mundo. Sin embargo, en la década de 1970, una nueva generación de economistas, principalmente norteamericanos, retomaron los conceptos de la economía clásica, criticando fuertemente los postulados de Keynes y rechazando la influencia de los espíritus animales sobre el funcionamiento del sistema económico, argumentando que, si bien, estos espíritus pudiesen existir serían muy insignificantes para que tuvieran algún peso en la economía.

Acorde con esta nueva postura, potencias mundiales como Estados Unidos y el Reino Unido, bajo los gobiernos de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, entraron en el grave error de posicionar como un axioma el perfecto funcionamiento de los mercados, ignorando los errores que explicaron la crisis de 1929 y los correctivos que Keynes presentó dentro de su teoría general. De ahí que, durante las tres últimas décadas del siglo XX y comienzos del siglo XXI, el libre mercado y el sistema financiero se desarrolló de manera orgánica y sin ningún tipo de control.

Como resultado, desde mediados del 2007 comenzaron a presentarse evidencias de desequilibrios en los mercados financieros internacionales, dando paso a la crisis económica del 2008, siendo ésta, la crisis económica más profunda desde el crack de 1929. En esta ocasión, los economistas encontraron tres factores fundamentales que permitieron el desenlace de esta crisis: i) el desarrollo durante la última década de desregularización financiera global; ii) una política monetaria laxa por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos desde inicios de la década del 2000; iii) desequilibrios globales en cuentas externas de ciertos países.

Sin embargo, si retomamos los conceptos presentados por Keynes en su teoría general, y los de George Akerlof y Robert Shiller en su texto Animal Spirits, podemos encontrar que la excesiva confianza en los mercados impidió que procesáramos la información racional acerca de la burbuja inmobiliaria que estaba a punto de estallar. En otras palabras, más que confianza, depositamos nuestra fe en los complejos modelos matemáticos y estadísticos de los economistas del sistema financiero. El mundo en general, creyó que los complejos instrumentos financieros y la desregularización de la economía nos llevarían a un crecimiento ilimitado, sin entender que estábamos atravesando por una inmensa burbuja inmobiliaria a causa de las hipotecas subprime. En conclusión, es necesario retomar el concepto de los espíritus animales, presentado por Keynes y profundizados por Akerlof y Shiller, para entender que en ocasiones un exceso de confianza puede transformarse en un acto de fe que no tiene explicación dentro de la racionalidad humana.

Bibliografía

Akerlof, G. y Shiller, R. (2009). Animal Spirits: Cómo influye la psicología humana en la economía. Ediciones Gestión 2000.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1911. Animal spirit: Causa de economías desmesuradas

1906. Animal spirits: Emociones, sentimientos e instintos vs racionalidad, experiencia y datos

2084. Explicaciones inesperadas al fenómeno del desempleo. El libro “Animal Spirits”

Anuncios

5 pensamientos en “Animal spirits: Conductas irracionales y crisis económicas

  1. Pingback: Más racionales de lo que creemos | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: ¿A la hora de tomar decisiones, que hace que el hombre se comporte de forma irracional? | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: El comportamiento humano como detonante de la crisis del 29 | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Irracionales por naturaleza | Racionalidad Ltda

  5. Pingback: Animal spirits: Un enfoque basado en la incertidumbre | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s