El mercado de la fe

2207

Isaí Fuentes Galván

Cuenta el relato bíblico que Jesús de Nazaret, o Cristo según la tradición cristiana, nada más ni nada menos que el mismísimo fundador de toda la cristiandad, la creencia religiosa con mayor número de seguidores en el mundo, con  aproximadamente 200 millones de fieles, siendo Dios, enfureció al entrar al templo de Salomón en Jerusalén  y encontrar que todo el rito levítico había sido convertido en un negocio,  donde los mercaderes de palomas y machos cabríos, ubicados a la entrada del templo,  habían desvirtuado completamente el carácter solemne y espiritual del rito mosaico, convirtiendo el templo en un verdadero mercado y el rito en un auténtico negocio.

Se enfureció tanto el maestro de galilea que desalojó del templó a los mercaderes, azotándolos mientras les reprendía por haber convertido “la casa de su padre” en un mercado.

Para nadie es un secreto que la religión, a quienes algunos prefieren separar del concepto de espiritualidad, ha venido siendo convertida ya no solo en un instrumento de dominación (Marx decía que era el opio de los pueblos) sino que en plena era moderna, con el renacer de la  ola espiritual,  ha pasado a convertirse en un auténtico negocio,  un mercado de la fé, en el que multinacionales y corporaciones de la fé  ofrecen, compran,   venden e intercambian bienes y servicios religiosos, llegando a  amasar inmensas fortunas.

Por eso llamó mi atención, la investigación realizada por   Cortés, A., Palacio, L., & Rueda, R. (2011). Actividades religiosas en Bucaramanga: una aproximación desde la economía. Cuadernos de Economía, 30(54), 151–169, en la que este grupo de investigación intenta identificar las motivaciones que llevan a los bumangueses mayores de edad, a realizar práctica religiosas tales  como la asistencia al templo y la oración, tarea que abordan a partir de asumir a la religión como un producto y a las iglesias como “firmas”.

El estudio propone  tres pretendidas razones de la práctica religiosa, a saber: la salvación (creencia en la vida después de la muerte); el incentivo social (socializar) y los negocios (incentivo profesional).

La investigación incorpora conceptos como el de “bienes religiosos” y “capital religioso” refiriendo los primeros a los servicios prestados por las iglesias y comunidades religiosas y los segundos a la herencia de ejemplo y tradiciones familiares que imponen o sugieren la práctica religiosa desde la niñez temprana.

El trabajo concluye que existe un debilitamiento del sistema incentivo-castigo (cielo-infierno), que se da una apertura del mercado religioso a la mayor pluralidad, que la “salvación” ya no es la razón primordial de la práctica religiosa, que tampoco lo es el incentivo profesional y que lo más determinante es el incentivo social.

También plantea como conclusiones que 1) los hombres asisten y oran menos que las mujeres 2) que el ejemplo paterno tiene una gran importancia sobre la decisión de asistencia en edad adulta, más que el ejemplo materno, 3) que la compatibilidad religiosa de la pareja con la anterior variable permiten concluir la importancia del motivo social  como determinante de la práctica religiosa (asistencia y oración) 4) que existe un efecto negativo y significativo entre educación y asistencia al templo, en el que a mayor escolaridad menor nivel de oración y asistencia al templo 5) que los padres por la necesidad de inculcar códigos éticos y morales a los hijos recurren a comunidades religiosas como instrumento para la formación de valores.

El estudio analiza el comportamiento religioso desde la denominada “economía de la religión” para tratar de explicar el consumo de bienes religiosos, planteando el concepto de “capital religioso” como una especie de conocimiento de la religión.

La investigación realizada es de carácter cuantitativo e invita al estudio del fenómeno religioso como agente económico dentro de un contexto de mercado, producto, consumidores, que  a mi manera de ver deja por fuera otras posibles  determinantes  motivacionales de la práctica religiosa en la ciudad.

Interesante propuesta académica que amerita ser profundizada, como quiera que pocas veces se asume desde la academia a la religión como agente de la economía, pese a que como se sabe, es una de las principales e históricas determinantes de la vida social.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1906. Animal spirits: Emociones, sentimientos e instintos vs racionalidad, experiencia y datos

2162. Actividades religiosas en Bucaramanga: Una aproximación desde la economía

2203. Una confianza que sobrepasa lo racional

Anuncios

2 pensamientos en “El mercado de la fe

  1. En el marco de las II Jornadas Filosófica UIS se presentó etse texto donde se cuestionaban los límites teológicos para evidenciar problemas políticos. https://mega.nz/#!nNdkiSJD

    Al leer el comentario me recordó este texto, no será económico pero es interesante la secularización.

    Saludos!

  2. Pingback: La paradoja del mercado | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s