El narcomenudeo en Bucaramanga

2214

Edson Manuel Muñoz Herrera

Luis Alejandro Palacio García

El pensamiento económico ha desarrollado un compendio de proposiciones y supuestos que permiten considerar que las personas se comportan y eligen como agentes racionales maximizadores de su utilidad. La inclusión de los supuestos de la elección racional en el análisis de actividades de no mercado abre camino a un variado grupo de temas que anteriormente podrían parecer alejados del objeto de estudio de la economía. En este sentido, las problemáticas relacionadas con el crimen, la educación, la historia, la familia o la religión reciben cada vez más atención de parte de la teoría económica.

El enfoque que observa el comportamiento y la elección criminal se denomina Economía del Crimen. En ella el potencial delincuente realiza una comparación de su utilidad esperada dentro y fuera de la legalidad, eligiendo la que represente una mejor opción, consiente que puede ser capturado y penalizado por ello. Con esta manera de observar el crimen, se ha expuesto el caso de un individuo que busca droga para su consumo y otro que vende la sustancia por ganar dinero, los cuales realizan acuerdos para llevar a cabo el trato y maximizar sus beneficios. Esta transacción se denomina Narcomenudeo.

El Narcomenudeo se presenta como un juego, en el que un expendedor de droga y un consumidor se encuentran y crean estrategias conjuntas para lograr los intercambios de droga; pues consideran como su mejor opción la ilegalidad. La idea de dichas alianzas estratégicas es disminuir los costos de la ilegalidad (probabilidad de condena y castigo) y los costos de transacción (costos de búsqueda, de negociación y de seguimiento y control).

Las partes involucradas en la transacción efectivamente incurren en el costo de la ilegalidad cuando son condenados, pues este desaparece si evaden las limitantes que se les impone. Sin embargo, para tomar la decisión, los agentes son conscientes de la incertidumbre asociada al accionar del Estado y tienen en cuenta estas variables en su utilidad esperada. Por su parte, los costos de transacción están relacionados con la modalidad de expendio en que pueden clasificarse estos acuerdos. Para la ciudad de Bucaramanga se observan acuerdos que puede delimitarse como Narcomenudeo en la Calle, desde una Olla o a Domicilio. Los dos primeros son expendios que dependen de un lugar fijo para funcionar e intercambian cocaína, marihuana o bazuco con personas que no necesariamente conocen de antemano. El expendio a domicilio es de tipo móvil, realiza el contacto por medio de telefonía celular entre un vendedor y un consumidor, conocidos previamente, y se especializa en la venta de cocaína.

En los dos tipos de Narcomenudeo fijo se observó que el número de transacciones en la calle o desde una olla es mayor que a domicilio, porque cuentan con gran parte de la oferta de marihuana y bazuco que éste no abarca. Simplemente que dadas las funciones de utilidad, presentan una mayor probabilidad de captura y castigo, además que los costos del intercambio se hacen aún más difíciles de reducir por ser puntos ligados a un territorio designado. Adicionalmente se encuentra un determinante de tipo geográfico para las dos modalidades de expendio fijo garantizando su funcionamiento al localizarse en sectores de focalización criminal. Respecto a ello, los lugares más frecuentes donde se producen arrestos por expendio son el Centro de la ciudad, Norte- Nororiente y San Francisco. Para el caso del Narcomenudeo a domicilio, las capturas por expendio móvil se focalizan en Cabecera, Ciudadela y Centro.

La alianza entre consumidor y expendedor para intercambiar droga a domicilio representa el equilibrio de Nash para el juego del Narcomenudeo en Bucaramanga. Esto significa que es un punto de acuerdo en el cual ninguna de las partes encuentra incentivos para desviar su decisión unilateralmente. Esto se desprende de dos características muy sencillas, en primera medida la inclusión del teléfono celular como medio de negociación y en segunda instancia la especialización de la venta.

El celular es un cambio tecnológico que reduce los costos de organización espacial, desliga el almacenamiento de la distribución y genera que la modalidad a domicilio crezca. Adicionalmente se observa una segmentación en este tipo de transacción que no se representa en precios diferentes, simplemente la especialización en la venta se lleva a cabo restringiendo el número de clientes al transar únicamente con conocidos; y también en el tipo de drogas, pues se especializan en cocaína. En otras palabras, el éxito del Narcomenudeo a domicilio está sustentado en un mayor número de transacciones repetidas con clientes ya establecidos.

Dado que los intercambios son voluntarios pero ilegales, no se cuentan con mecanismos formales para incentivar o condicionar a las partes a cumplir con su palabra. Pero, al dejar de ser una transacción única para convertirse en un juego repetido, ni el cliente busca expendedores nuevos cada vez que desee consumir droga, ni el expendedor corre los riesgos de que su servicio se detenga, pues se verá desincentivado a engañar a un consumidor frecuente porque le resulta mejor ganar reputación y confianza.

El modelo de Narcomenudeo no es una representación completa de la realidad ni contiene todos los elementos posibles para analizar el acuerdo. Simplemente pretende abordar y contrastar las consideraciones que se desprenden del análisis del agente racional y permite establecer las variables determinantes para comparar los pagos. En primera instancia, se concibieron agentes neutrales al riesgo, para efectos prácticos del análisis. Cabe profundizar en posteriores investigaciones, cómo la relación de amante, neutral o adverso al riesgo en el criminal, implica una reacción distinta frente a aumentos en la probabilidad de condena y el castigo, en cada una de las modalidades de Narcomenudeo.

En segunda instancia, se observa que la incidencia que tienen los actores del juego del Narcomenudeo en Bucaramanga, sobre la probabilidad de condena está principalmente en intentar evitarla. Ninguna de las partes representa influencia directa sobre la designación o elaboración de leyes que afecten los acuerdos. Esto posiblemente puede observarse en  los participantes de intercambios más grandes como los intermediarios mayoristas. Finalmente, se concluye que el modelo de Narcomenudeo no se limita únicamente a Bucaramanga, sino que puede ser aplicado en la observación de casos en ciudades distintas y evaluarlo con otras posibles drogas, para futuras investigaciones.

Nota. Este texto fue tomado de:

Muñoz-Herrera, M., & Palacio, L. (2014). Drug dealing in Bucaramanga: Case study in a drug producing country (p. 33). Disponible en: https://mpra.ub.uni-muenchen.de/58523/
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

565. Multas al crimen: ¿Socialmente óptimas o moralmente indeseables?

590. Aplicaciones experimentales sobre drogas y mercados ilícitos

659. Políticas públicas y mercados prohibidos

Anuncios

Un pensamiento en “El narcomenudeo en Bucaramanga

  1. Pingback: El economista camuflado en Bucaramanga | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s