¿Qué incentivos mueven tu vida?

2215

Tatiana Trujillo Lagos

Con total seguridad, me atrevería a afirmar que cada uno de nosotros, voluntaria o involuntariamente, nos hemos visto motivados o incentivados bajo premios que obtenemos por realizar X o Y actividad. Desde que nacemos, nuestro mismo entorno nos educa en miras de un logro, de un sueño por alcanzar, ya sea algo insignificante como un simple juguete cuando somos apenas unos niños. No nos esforzarnos porque nos plazca hacerlo, sino por lo que trae realizar tal acción. Con el paso del tiempo, así como crecemos nosotros, crecen nuestras ambiciones. La muñeca por la cual antes soñábamos pasa a convertirse en un simple recuerdo, siendo reemplazada por aparatos electrónicos, y cuando somos mayores, por una casa, un título o un automóvil. De esta manera el ser humano ha venido realizando sus más importantes actividades bajo estímulos que le causan felicidad, placer. Estamos en un mundo en donde todo tiene un precio; mi tiempo por un sueldo, mi estudio por una nota y mi vida por… ¿Por qué reemplazaría mi vida?

¿Cuál sería el interés de una persona cuando decide emprender una carrera profesional? ¿El conocimiento o el dinero? La búsqueda de un mejor bienestar ha estado atado toda la vida, todas las generaciones en cada uno de nosotros. El conocimiento y otros factores que resultan del estudio, los tomamos como algo secundario. De esta manera, durante el proceso del pregrado, posgrado y demás, nuestro mayor triunfo ha sido las calificaciones. Éstas, según estándares sociales, nos puntualizan como buenos, regulares y malos, afectando posteriormente para lo que será nuestro futuro. Así pues, la desidia como un componente importante en nuestra vida, toma control en nuestros comportamientos. En la parte académica, involucra nuestras energías y nuestras decisiones de realizar o no realizar alguna acción. En nuestra vida personal, esta parte de nosotros involucra decisiones de realizar actividades que cuestan trabajo hacer y que al momento de realizarlas, reaparecen “energías” diferentes que interrumpen el proceso.

El mismo sistema en el que nos encontramos permite, en algunas ocasiones, interrumpir el poder de la desidia cuando realizamos nuestras actividades. Desde nuestra escuela, las motivaciones o incentivos de una nota y una fuerza desbordante que ocasiona un maestro en nuestras vidas, permite realizar actividades bajo presión que no realizaríamos por voluntad propia con la misma calidad. De esta forma, podemos asegurar que ejercer poder sobre nosotros mismos cuando decidimos empezar a hacer ejercicio, ahorrar o invertir mejor el tiempo, nos cuesta en gran manera. El autocontrol en los seres humanos está cada vez más lejos de lo que se necesita. Posponemos nuestras actividades por un poder “sobrenatural” como la desidia por no tener un control que nos esté asesorando o dirigiendo nuestros comportamientos. Así pues: Renunciar a nuestros objetivos de largo plazo por una gratificación inmediata, mis queridos amigos, es desidia (Ariely, 2008).

En este sentido, el precio que le otorgamos a cada cosa que conseguimos o cada tiempo invertido se convierte en esa “gratificación inmediata” de la cual habla el autor. No realizamos acciones por voluntad propia por ese mismo peso que causa hacerlas. No es lo mismo un impulso, una palanca que nos esté dirigiendo a hacer algo, que hacerlo solos. Estos comportamientos son causados por el mismo ritmo de vida que venimos teniendo desde generaciones atrás. El deseo de tener en el momento lo que pueda ser mejor más adelante, está interrumpiendo niveles de vida estables como los de Estado Unidos hace unas décadas que toma de ejemplo Ariely. De esta forma, los impulsos que están generando movimiento en el ser humano, las fuerzas que empujan a ejecutar acciones en las personas están desvaneciendo ese autocontrol que el mismo ser humano necesita por naturaleza. El incremento en el consumo en la mayoría de los países, las ganas irresistibles de tener objetos de valor, mucho dinero y cosas que desde chicos nos han movido, está desordenando un equilibrio social necesario. Esto, nos está impidiendo realizar muchas cosas que en un mediano o largo plazo desearíamos obtener, pero que por este deseo animal de obtenerlo todo, tristemente nos quedamos en miras, siempre en miras.

Así pues, los incentivos en las personas siempre serán necesarios para ejecutar actividades diarias y de la mejor manera, sin embargo, es necesario que estas mismas motivaciones no estén interrumpiendo actividades posteriores que puedan resultar más satisfactorias que las inmediatas. El autocontrol debe ser un eje principal en nuestras vidas, para decidir racionalmente cada acción que se quiera realizar, en búsqueda siempre de interrumpir ese fenómeno en la vida humana que impide realizar eficientes actividades como lo es la desidia.

Bibliografía

Ariely, D. (2008). Las trampas del deseo. Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error (p. 282). Barcelona: Ariel.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1877. ¿Actuar como me lo ordenen los incentivos?

1961. Los individuos respondiendo a incentivos

2179. Incentivos financieros como una solución limitada

Anuncios

4 pensamientos en “¿Qué incentivos mueven tu vida?

  1. Pingback: Una línea de vida que no es vida | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Navidad con Ariely: Metas y propósitos de año nuevo | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Autocontrol | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Las trampas en los incentivos | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s