Una racionalidad fuera de lo moral

2218

Tatiana Trujillo Lagos

¿Significa esto que la teoría de la elección racional tiene la misma utilidad que la teoría de que la Tierra es plana? No. Es más bien como la teoría de una tierra perfectamente esférica. La Tierra no es una esfera perfecta, como te dirá cualquiera que haya escalado el monte Everest. Pero es casi una esfera, y la simplificación de que la Tierra es esférica nos vendrá muy bien para muchas cosas. (Harford, T. 2009).

Nuestra ciencia, al igual que la psicología y la sociología, está avanzando hacía temas que hace una o dos décadas no pertenecía a la misma. El comportamiento humano individual dentro de la sociedad se está convirtiendo en un tema particular con gran importancia dentro de la economía, relacionando su investigación con supuestos como el Homo economicus en donde la racionalidad juega un papel de suprema importancia. Con esto vienen muchas críticas sobre la elección racional y sobre la función que cumple el ser humano en el espacio. ¿Somos racionales o irracionales? ¿Qué es la racionalidad? ¿Todos actuamos de la misma forma, buscamos los mismos objetivos? ¿Qué nos hace diferentes?

Según Harford, los individuos racionales: “Responden a las compensaciones y a los estímulos. Cuando los costes o los beneficios de algo cambian, la gente modifica su comportamiento. Las personas racionales piensan- no siempre conscientemente- en el futuro tanto como en el presente, ya que intentan predecir las probables consecuencias de sus acciones en un mundo incierto”.  Con base en esta definición, inmediatamente podríamos asegurar, sin parecer algo peligroso, que cada uno de los seres humanos actúa por elección racional, reducen sus costos para obtener una mayor ganancia y determinan, según sus preferencias, la actividad que quieren realizar con base en lo que quieren obtener.

Un deportista, por ejemplo, querrá superarse cada día más, ya sea un atleta, un nadador, un jugador de baloncesto o volleyball; por otra parte en lo académico, cada uno de nosotros como estudiantes queremos obtener grandes incentivos en lo relacionado a nuestras calificaciones, sin dejar de lado la importancia del saber, que en teoría, es lo fundamental en la academia. Un trabajador, querrá reducir su tiempo de trabajo y tener una remuneración más elevada y una persona del común, sin irnos muy lejos, simplemente realizará la actividad que le brinde mayor provecho dentro de su vida, pues como dice el autor, las personas racionales se mueven bajo compensaciones y estímulos teniendo en cuenta el hoy y el mañana.

De esta forma, y partiendo del concepto de persona racional: ¿podríamos asegurar que un asesino, por ejemplo, es un agente racional? Por otro lado, ¿Qué pasa por la mente de un violador antes, durante y después de realizar un terrible delito como estos? ¿No respondió a sus compensaciones y estímulos Rafael Uribe Noguera cuando realizó este acto repudiable para el pueblo colombiano el mes pasado? ¿Entonces, somos o no somos agentes racionales?

El perfil psicológico de un violador, según expertos, busca repetitivamente experimentar escenas en las que confluyen sus miedos, angustias y sentimientos agresivos. La misión principal, con base en sus preferencias, va encadenada con un acto de tortura, de abuso sexual y psicológico. Así pues, podríamos afirmar que la recompensa, el placer y el valor que le da realizar tal acción a un violador es mucho mayor que unos años en la cárcel y el escandalo social. Si fuera de otra forma, ¿Por qué habría de hacerlo? El estímulo que les permite realizar estos delitos son tales como el impulso que le da a un deportista entrenar y ganar un premio. Entonces, ¿Todos, sin excepción, seríamos racionales? Según el autor, en la cita anteriormente mencionada, las personas racionales piensan, no siempre de manera consciente, en el futuro y en el presente, intentando predecir sus posibles respuestas. Esta característica permitiría catalogar a Uribe Noguera, a Garavito y a muchos más como agentes racionales, puesto que aun así siendo inconscientes, pensaron en un presente y su recompensa, su incentivo, fue mucho mayor que lo que podría ocurrir en un futuro, posterior al crimen atroz de la violación.

Con esto no quiero parecer defensora de tremendo escándalo, ni no tener la voz de repudiar estas acciones. Por el contrario, mediante escritos como estos se abren valiosos aportes hacia lo que la racionalidad del ser humano puede estar llevando. La evaluación de nuestras acciones y los impulsos que nos llevan a realizarlo son las características principales de la racionalidad, según Harford. Con esto podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, en la presencia de la racionalidad de la mente humana, apartando cualquier tipo de actos, que para los ojos de las personas, pueda parecer inmoral o éticamente incorrecto. La racionalidad va más allá de hacer las cosas bien o hacerlas mal. Es un simple acto económico que se realiza, muchas veces de manera inconsciente y así, como renunciar a comprar una Coca-Cola cuando la Pepsi tiene un mejor valor, lo mismo pasará con las decisiones humanas, el trabajador con su sueldo y tiempo, el deportista con su dedicación y mérito, y para este caso, una persona con algún tipo de desorden psicológico, encontró en un acto macabro como la violación un “no seguir las leyes morales y dejarme llevar por mis impulsos, por lo que Harford llamó mi compensación”. Así pues… ¿Eres tu racional?

Bibliografía

Harford, T. (2009). La lógica oculta de la vida: como la economía explica todas nuestras decisiones (p. 347). Madrid: Ediciones Temas de Hoy.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1255. ¿Adam Smith y los espíritus animales? Espíritus animales, sentimientos morales e irracionalidad

1504. Selección adversa y riesgo moral en el sector salud

1636. Razonamiento vs moralmente correcto

Anuncios

3 pensamientos en “Una racionalidad fuera de lo moral

  1. Pingback: Teoría de la elección racional: Una llave de ingreso para los nuevos economistas | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Ser o no ser | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Los Bula, los Moreno y el riesgo moral | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s