Navidad con Ariely: Metas y propósitos de año nuevo

2223

Diego Elías Pardo Martínez

“Dicen que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. Y casi todos nosotros sabemos de qué va el refrán. Prometemos ahorrar para la jubilación, pero luego nos gastamos el dinero en ir de vacaciones. Juramos hacer dieta, pero nos rendimos al atractivo del carrito de los postres. Prometemos que controlaremos regularmente nuestro nivel de colesterol, pero luego acabamos cancelando siempre la visita al médico”. (Ariely, 2008)

Es navidad, se conmemora el nacimiento de Jesucristo y se celebra el fin de un nuevo año. Es una de las festividades más importantes del cristianismo, junto con la pascua de resurrección y pentecostés. Los niños y jóvenes salen a vacaciones por el cese de actividades en colegios y universidades, los adultos también gozan de un breve receso. En Colombia, algunos aprovechan esta época para realizar algún tipo de viaje, generalmente en busca de cambiar su rutina. Si viven en el centro del país el destino seleccionado casi siempre es la costa, con sus anhelados sol, arena y mar. Por el contrario, si viven en los departamentos costeros, irán en búsqueda de la tranquilidad de los siempre tradicionales sitios turísticos del interior del país. De igual forma, gran parte de los colombianos dedicamos este periodo de reflexión y recogimiento para reunirnos en familia, regularmente en casa de los abuelos, o en su defecto, en casa del familiar con la suficiente fuerza de atracción para convocar a toda la familia.

Como resultado, dentro de este periodo de convivencia familiar, y en vísperas de año nuevo, es casi inevitable escuchar los propósitos de nuestros abuelos, padres, tíos, primos y hermanos, para el año venidero. Sin duda, dentro de estos propósitos, hay unos infaltables, esos que año tras año nos repetimos con toda la intención de cumplir a través del año siguiente, generalmente sin éxito alguno. Por ejemplo, quien no tiene una tía que año tras año tiene como propósito comenzar una dieta rigurosa y bajar algunos kilos de más, o un tío que recurrentemente se queja por la escases de dinero y promete comenzar un estricto plan de ahorro. Incluso, nosotros como estudiantes siempre tenemos como propósito mejorar nuestro rendimiento académico, llegando puntual a clase, entregando los trabajos a tiempo y estudiando con la suficiente antelación para comprender adecuadamente los temas de cada parcial. Entonces, ¿Por qué no podemos alcanzar nuestros propósitos? ¿Por qué mi tío no puede ahorrar una parte de su salario? ¿Por qué mi tía no puede comenzar su dieta en enero? ¿Por qué siempre entregamos los trabajos en la última semana de clases?

Pues bien, según Dan Ariely, todas estas preguntas se remontan al problema de la desidia y el autocontrol, explicando por qué no podemos obligarnos a hacer lo que quisiéramos hacer. Entendiendo la desidia como la falta de ganas, de interés o de cuidado al desarrollar nuestros propósitos, podemos concordar con la visión que Ariely nos presenta, debido a que más allá de plantearnos los propósitos antes mencionados, regularmente no renunciamos a gratificaciones inmediatas con la intención de alcanzar nuestros objetivos de largo plazo.

Es así como mi tía no puede renunciar a su postre de chocolate favorito, así esto signifique incumplir su estricta dieta. O mi tío, cuando decide salir los domingos a ver el partido de futbol tomando cerveza con sus amigos, a pesar de que esto le signifique incumplir con la cuota de su salario que había proyectado como ahorro. Así mismo, por más intenciones que tengamos de adelantar los trabajos finales de manera gradual para entregarlos sin afanes la semana de parciales, no somos capaces de faltar a las rumbas que programan nuestros amigos cada fin de semana. Todo este se debe, según Ariely, a que cuando planeamos nuestros propósitos nos encontramos en un estado frio, de calma y reflexión. Pero luego aparece la llama encendida de nuestras emociones, es ahí cuando preferimos las gratificaciones inmediatas en lugar de nuestros objetivos originales.

Entonces, ¿estamos condenados a no alcanzar nuestros objetivos de largo plazo? No, si bien es cierto que tenemos problemas de autocontrol a la hora de reprimir la desidia, en nuestras manos contamos con las herramientas necesarias para solucionar este problema. Es decir, podemos emplear diferentes mecanismos de autocontrol que nos permitan asumir compromisos por adelantado con nuestros propósitos, de esta manera podremos equilibrar la gratificación inmediata con la diferida.

En conclusión, gracias a Dan Ariely, podré aconsejar a mi familia para que finalmente este año si puedan alcanzar sus propósitos de navidad. A mi tía le diré que haga una dieta conjunta con mi prima, con metas específicas por cada mes, de manera que adquieran un compromiso mutuo y por adelantado. A mi tío le diré que hable con el gerente de la empresa en la cual trabaja para que aproveche la posibilidad de que le realicen deducción automáticas, de seguro que de esta forma podrá alcanzar los niveles de ahorro que siempre se propone. Por mi parte, realizaré un calendario de tareas, en conjunto con mi grupo de estudio, para realizar los trabajos finales gradualmente. Así, si alguno de nosotros incumple con una entrega intermedia, establecida en el calendario, estará sometido a algún tipo de penitencia grupal.

BIBLIOGRAFÍA:

Ariely, D. (2008). Las trampas del deseo. Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error (p. 282). Barcelona: Ariel.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2190. El alto precio de la propiedad

2215. ¿Qué incentivos mueven tu vida?

2222. Teoría de la elección racional: Una llave de ingreso para los nuevos economistas

Anuncios

6 pensamientos en “Navidad con Ariely: Metas y propósitos de año nuevo

  1. Pingback: Era de la información | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Intercambio académico: Una nueva experiencia | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: ¿Es un buen momento para viajar en avión? | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Autocontrol | Racionalidad Ltda

  5. Pingback: Las transacciones en el patio, o el origen del comercio y el robo | Racionalidad Ltda

  6. Pingback: Incorporación de otras disciplinas para enriquecer el análisis económico | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s