¿Es un buen momento para viajar en avión?

2236

Diego Elías Pardo Martínez

“El enfoque económico no pretende describir el mundo como cualquiera de nosotros quisiera que fuera, o teme que sea, o reza por que llegue a ser, sino más bien explicar lo que hay en la realidad. La mayoría de nosotros querría arreglar o cambiar el mundo de alguna manera. Pero para cambiar el mundo, primero hay que comprenderlo” Dubner y Levitt (2011)

Comienza el 2017, sin duda todos los años presentan diferentes retos y oportunidades para nuestras vidas. Cada enero visualizamos lo sucedido el año pasado y proyectamos nuestro camino a un corto, mediano y largo plazo. En mi caso, el primer semestre de este 2017 representa una gran oportunidad desde lo académico y personal, podre realizar un intercambio estudiantil en la Universidad Nacional Autónoma de México. Desde luego, la proximidad de este viaje ocasionó que gran parte de las conversaciones familiares, desarrolladas durante las festividades de navidad, estuvieran relacionadas con todo lo concerniente a este intercambio. Las felicitaciones y consejos no se hicieron esperar, sin embargo, lo que más llamó mi atención fueron los comentarios acerca de lo inoportuno de viajar en avión después de los graves accidentes experimentados a finales del 2016. Sin embargo, ¿realmente es un mal momento para viajar en avión?

En el momento que intenté responder esta pregunta, y aliviar las angustias generadas por los comentarios de amigos y familiares, se vino a mi mente lo que Dubner y Levitt llamaron freakonomía, haciendo referencia a la aplicación del enfoque económico para el análisis o estudio de una curiosidad gamberra o friki. Así las cosas, si intento responder la pregunta planteada desde el enfoque económico, podré contestar a mi inquietud desde una perspectiva más fría y objetiva, dejando a un lado el miedo y la consternación generada a partir de las resientes tragedias aeronáuticas.

Según la base de datos de seguridad de Fligth Safety Foundation, actualizada diariamente y con descripciones de más de 20814 aviones de pasajeros, aeronaves militares y aviones corporativos desde 1919, a través del año 2016 se presentaron un total de 153 accidentes aeronáuticos, de los cuales 42 de ellos dejaron víctimas fatales, teniendo como resultado una suma de 562 personas fallecidas en accidentes de este tipo. Ahora, si tenemos en cuenta que durante el año pasado se presentaron cerca de 40 millones de vuelos, con 3,800 millones de pasajeros a través de todo el mundo, podemos alcanzar dos conclusiones iniciales: 1) la mayoría de accidentes aéreos se saldan sin muertos. 2) la cantidad de víctimas fatales, teniendo en cuenta la cantidad de vuelos y pasajeros a nivel mundial, es bastante reducida. Es más, según los informes presentados por las agencias y organizaciones de aviación a nivel internacional, cada año las medidas y controles de seguridad han ido aumentado, permitiendo que el riesgo que corren los pasajeros vaya reduciéndose cada vez más.

De hecho, causas como los accidentes de tránsito o el consumo indiscriminado de bebidas azucaradas generan un número considerablemente mayor de muertes, en comparación con los accidentes aeronáuticos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día fallecen 3500 personas en accidentes de tránsito, donde el 46% de las víctimas fatales son peatones, ciclistas o motorizados, lo que significa que aproximadamente cada año 1.277.000 personas mueren en estos accidentes. De igual forma, la OMS asegura que anualmente el consumo de bebidas azucaradas genera 184.000 muertes a nivel mundial.

En este mismo sentido, dentro de una revisión acerca de las causas de muerte más inauditas dentro del territorio colombiano, podemos encontrar en la base de datos del CERAC, Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, que en Colombia durante los últimos seis años se presentan en promedio 150 víctimas de balas perdidas. Es más, a través del 2016 se presentaron un total de 206 casos, donde el 31% de las víctimas fallecieron. Por tanto, si se tiene en cuenta que en el país se presentaron 7 accidentes aéreos durante el año pasado, se puede concluir que hubo una mayor cantidad de eventos de balas perdidas que de accidentes con aeronaves. De igual manera, si se analizan los datos desde el 2011, se puede observar que en el país han muerto más personas por balas perdidas que por accidentes aeronáuticos.

Sin embargo, es bastante raro escuchar algún comentario de un amigo o familiar que denote alguna preocupación por la posibilidad de perder la vida a causa de un accidente de tránsito, el consumo de bebidas azucaradas o la posibilidad de ser impactado por una bala pérdida, caso contrario sucede con los accidentes aéreos. En conclusión, es claro que los miedos, el carácter masivo y la consternación social desatada por los más recientes accidentes aéreos pueden nublar nuestra mente, más si tenemos en cuenta la proximidad del accidente que acabó con la vida del equipo de futbol brasileño y la cobertura que este suceso tuvo en los medios de comunicación. No obstante, es importante no llenarnos de miedos irracionales y analizar, al mejor estilo freakonomics este tipo de situaciones desde el enfoque económico. Sin duda, y para responder a la pregunta planteada, estoy seguro que es un buen momento para viajar en avión, teniendo en cuenta que la industria aeronáutica es una de las más seguras a nivel mundial, creo que Dubner y Levitt estarían de acuerdo con esta respuesta.

Bibliografía

Dubner, S., & Levitt, S. (2011). Superfreakonomics: Enfriamiento global, prostitutas patrióticas y por qué los terroristas suicidas deberían contratar un seguro de vida (p. 320). De bolsillo.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2221. Un intercambio académico para un estudiante de economía

2222. Teoría de la elección racional: Una llave de ingreso para los nuevos economistas

2223. Navidad con Ariely: Metas y propósitos de año nuevo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s