La noción económica del matrimonio

2256

Yesica Tatiana Rodriguez Torres

Desde los inicios de las sociedades civilizadas, el ser humano ha constituido a la familia como eje central de la sociedad. Es allí donde se forman y se crea las relaciones sociales y los ciudadanos del mundo. Sin embargo, actualmente este órgano institucional y moral ha perdido credibilidad, dada la facilidad con la que se puede disolver. Los matrimonios, que son el eje principal de este órgano, han dejado de ser el objetivo central que busca toda persona al encontrarse en su edad adulta. Los jóvenes actuales se toman la vida de manera más libre, sin compromisos y buscan más disfrutar del mundo que “sentar cabeza”, y cuando lo hacen, la duración de estos matrimonios no supera para nada las expectativas.

¿Por qué razón se está perdiendo el significado de este vínculo dentro de la sociedad? Podemos decir que el problema radica en las relaciones amorosas, las parejas se acomodan a lo que se ofrece en el mercado, según Harord (2009), las parejas no buscan personas de determinado tipo, si no que depende de la oferta que haya en el mercado, acomoda sus estándares, es decir, “somos más exigentes cuando podemos permitirnos serlo, y menos exigentes cuando no podemos” en últimas, nos conformamos con lo que podemos conseguir.

Puede que esta no sea la razón principal, pero acomodar tus preferencias según las condiciones del mercado en términos económicos, no las satisface, solo cubre tus necesidades. En este sentido, sería una felicidad condicionada, como dice el autor “la importancia de las preferencias es aún menor que la importancia de las oportunidades que ofrece el mercado”.

Ajustar tus preferencias no está mal, lo malo es cuando el producto que estas adquiriendo no se acerca a lo que deseas y a pesar de todo lo terminas aceptando y usando, sabiendo que al pasar el tiempo te va a cansar y de algún modo vas a terminar por desecharlo. Lo mismo puede suceder en las relaciones actuales, cubrir la necesidad está por encima de satisfacer tus preferencias y gustos, y terminas adaptándote a una relación que definitivamente no era lo que buscabas, lo que puede terminar en un total fracaso y pérdida de tiempo.

Por esto, es bueno pensar si nuestras preferencias se asemejan en realidad a un humano de carne y hueso, o simplemente nuestra búsqueda de la persona perfecta acorde a nuestros gustos, desvía totalmente la realidad impidiendo que tomemos el matrimonio como una parte importante de nuestras vidas, que consideremos que durara para siempre. Noción, que para la actual generación es poco creíble, a mi parecer parece más normal divorciarse que casarse. Puede que aún exista esa creencia del amor y que bajo este aceptas a la persona tal y como es, pero, esto también puede ser un error fatal a la hora de conseguir pareja porque entras totalmente a un campo de batalla ciego y sin conocer a ciencia cierta a la persona que está a tu lado.

Por último, creo que el análisis para saber si estas o no dispuesto a compartir la vida a una persona debe tener todos los ingredientes realistas que se necesitan, debemos pensar más en el mundo real y no en los cuentos de hadas, desde el comienzo debemos ser sensatos, buscar seres humanos, pero sin decirnos mentiras a sí mismo y acomodarnos, creyendo que es lo único que podemos conseguir. En definitiva, debemos encontrar nuestro punto de equilibrio.

Bibliografía

Harford, T. (2009). La lógica oculta de la vida: como la economía explica todas nuestras decisiones. Madrid: Ediciones Temas de Hoy.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1237. El sexo y el matrimonio

1644. El matrimonio como empresa

1977. El matrimonio, las relaciones de pareja y más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s