Lo difícil que resulta ser mujer

2237

Eliana Yulieth Ríos Peña

Desde décadas atrás, la mujer ha sido fuertemente manipulada y controlada por el sexo opuesto. Ha experimentado el maltrato y la privación incluso de su voluntad, cuando por ejemplo se le obligaba a asumir ciertos roles en la sociedad y en el hogar. La mujer es la que plancha, la que lava, la que atiende a los niños, la de la casa. La sociedad la concibió desde sus inicios como el ser sumiso a controlar. Gracias a estos parámetros establecidos con mucha anterioridad y que hoy en día aunque no con la misma fuerza subsisten, ser mujer resulta considerablemente difícil.

Con el transcurrir de los años, se dieron una serie de sucesos forzados por una parte de la sociedad cansada del maltrato y la desigualdad (mujer) que buscaba un cambio total en la forma en que se dividían los trabajos en la sociedad. Se luchó contra una sociedad machista que reprimía los derechos de la mujer y se lograron avances considerables, como que la mujer accediera al estudio, y se desempeñara en otras actividades distintas a las del hogar. Con todo esto, la vida de la mujer ha mejorado significativamente. Sin embargo, en muchos lugares del mundo aún sigue siendo muy difícil ser mujer.

En uno de los capítulos del libro Superfreakonomics de Steven Levitt y Stephen Dubner se narran historias aterradoras del sufrimiento al que son expuestas muchas mujeres alrededor del mundo por el simple hecho de ser mujeres, como es el caso de Camerún, donde a las mujeres jóvenes se les aplanan los pechos golpeándolos o masajeándolos con un almirez de madera o con una cáscara de coco caliente simple y sencillamente para evitar que se vean más atractivas sexualmente para los hombres.

Este sin embargo, es solo uno de los tantos actos de crueldad que se cometen contra el sexo que desde el inicio de los tiempos se ha considerado débil. Y es que machista o no, en cierta medida es aceptable dicho término, ya que por naturaleza la mujer es más delicada e incluso en el ámbito sentimental la misma sensibilidad de la que se le dotó la hace parecer más débil. Lo cruel del asunto es la generalización que se hizo al ver la “debilidad” de la mujer en algunos aspectos y entonces se expandió una cultura que generación tras generación transmite el concepto de debilidad femenina. El mismo que ha reprimido la libertad y autonomía de la mujer durante siglos y que por si fuera poco la ha rebajado al escarnio social llevándola por caminos de alto señalamiento moral. En pleno siglo XX el mercado dominado por la mujer era la prostitución.

A pesar de los esfuerzos hechos por cambiar el panorama y estilo de vida de la mujer, y de los grandes avances vistos en cuanto a este hecho. Hay que tener presente que, como se mencionó con anterioridad esto ha sido un problema asociado a una cultura machista que transcendió y que lógicamente no es tan sencilla de demoler. Es por esto que aún en pleno siglo XXI están presentes en la sociedad conductas de exclusión a la mujer en forma de: niveles bajos de liderazgo político, discriminación laboral, entre otras.

Siempre lo pensé y sabía que muchos más lo consideraban igual, ser mujer resulta más complejo de lo que podría simplemente imaginarse. Inconformismo e ingenuidad tal vez pero, quizás hubiese sido mejor no ser mujer.

Bibliografía

Dubner, S., & Levitt, S. (2001). Superfreakonomics: Enfriamiento global, prostitutas patrióticas y por qué los terroristas suicidas deberían contratar un seguro de vida (p. 320). Debolsillo.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1973. ¿Es más fácil ser hombre o mujer?

1979. La mujer y sus alternativas

1982. La hora de las mujeres

Anuncios

2 pensamientos en “Lo difícil que resulta ser mujer

  1. Pingback: ¿Cómo lidiar con la prostitución? | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: El mayor pecado de las mujeres es ser mujer | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s