Sexo racional

2251

Paola Serrano

Tal vez “la lógica oculta de la vida” nos insinúa que muy en el fondo no somos una especie evolucionada sin sentido común sino más bien seres que a partir de nuestras emociones, debilidad para muchos, tomamos las mejores decisiones de supervivencia. Este comportamiento llama la atención de los economistas contemporáneos quienes se inmiscuyen en la mente de las generaciones presentes, de esas mismas generaciones que ni los que pertenecemos a ellas las entendemos.

El sexo, por ejemplo, tabú para nuestros antepasados, degustación para los presentes y buenas nuevas para los futuros. El placer hace años se separó de la función reproductiva de la relación sexual y con ello hubo una configuración en la racionalidad del ser. Antiguamente el coste-beneficio de la relación sexual giraba en torno a la nada, es decir, el costo marginal de un hijo más parecía no importar así no se tuvieran ingresos altos para el sostenimiento de una familia. En el caso actual, el debate entre costos y beneficios radica en la elección de querer o no querer tener un hijo. El coste de vida aumenta y los salarios no aumentan a la misma velocidad. Cada día es más difícil soportar una boca más, por tanto no es apreciable traer más hijos a este mundo sobrepoblado.

Ahora bien, no solo hay costos económicos. La lógica oculta de la vida nos demuestra que nuestras decisiones se toman a favor de aspectos más humanos. Las nuevas generaciones saben lo limitante que es un niño. Los hijos limitan los viajes, la adquisición de bienes como carros deportivos o ropa de marca, impiden salir de fiesta, divertirse con los amigos, explorar lados románticos, gastar e invertir en nuestro cuerpo y espíritu sin mencionar los daños irreversibles en el cuerpo femenino. Y lo más trágico, los niños imposibilitan, muchas veces, tener mascotas porque resultan alérgicos a los pelos de animales.

Desde esa perspectiva la tendencia actual es a vivir una fugaz existencia y no componer la familia tradicional occidental. Este cambio en la supervivencia humana tiene efectos secundarios en la estructura económica de la sociedad. Sin embargo, este no es un problema sin solución, más bien nos enfrentamos a cambios como cualquier otra especie.

Pero no solo la seguridad en el sexo previene embarazos no deseados sino también enfermedades de transmisión sexual. Según Tim Harford, la juventud realiza un estudio costo beneficio en cuestión de su longevidad. El herpes, la sífilis, el PVH, la gonorrea y el VIH son las principales enfermedades de transmisión sexual por relaciones sin protección. En este punto la utilidad de este tipo de sexo desenfrenado es muy alta aunque sus costos también lo son. La salud y hasta la vida se convierten en altos costos en la vida sexual del individuo. Por tanto, al ser altamente riesgoso (costoso) el coito sin protección se busca alternativas de placer como el sexo oral o la masturbación mutua.

De cualquier forma nos enfrentamos a un mundo cada vez más globalizado, que combate prejuicios y doctrinas preestablecidas para obtener la verdadera libertad individual. Dentro de este contexto, el sexo se convierte en una necesidad básica del ser humano como animal evolucionado. De igual forma no solo la finalidad de la relación sexual ha cambiado de fin reproductivo a recreativo sino también el análisis económico de nuestro homo economicus en este mangar de ocio. Las recientes y futuras generaciones compararan entre un presupuesto a largo de plazo de alrededor de 750 millones de pesos para mantener un hijo hasta los 20 años, 40 millones de pesos al año por persona para combatir enfermedades de transmisión sexual como el SIDA o 500 pesos por un condón de Pro familia (o otros tipos de sexo sin ningún costo).

Bibliografía

Harford Tim, (2009). La lógica oculta de la vida: como la economía explica nuetras decisiones. Madrid: Ediciones Temas de Hoy.

Samuel Arroyo (03 de diciembre de 2014). Salud 180. VIH-SIDA: implica altos costos económicos. Recuperado de: https://www.google.com.co/amp/m.salud180.com/salud-z/vih-sida-implica-altos-costos-economicos/amp.

Portafolio (19 de septiembre de 2016). Revista Portafolio sección finanzas. Con 750 millones podría “criar” un hijo hasta los 20 años. Recuperado de: http://m.portafolio.co/mis-finanzas/cuanto-cuesta-mantener-un-hijo-hasta-los-20-500429.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1780. Sexo, drogas y economía: “Desarrollo”

2238. ¿Qué tiene que ver el sexo?

2241. Sexo, aborto y economía conductual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s