La lotería de la muerte, la subasta de la vida. El trasplante de órganos y sus mecanismos de asignación

2279

Laura Victoria González
Roberto Rangel

El trasplante de riñón es el más antiguo en cuanto a injerto de órgano sólido se refiere. El primero de ellos se realizó en Boston, Estados Unidos, en 1947 y a partir de allí la medicina y la ciencia en general exploro las maneras de alargar nuestra expectativa de vida a partir del trasplante no solo de órganos sólidos, sino de tejidos y componentes anatómicos. En Colombia estas prácticas están reguladas por el DECRETO NÚMERO 2493 DE 2004 por el cual se reglamentan parcialmente las Leyes 9ª de 1979 y 73 de 1988, en relación con los componentes anatómicos, y tiene por objeto regular la obtención, donación, preservación, almacenamiento, transporte, destino y disposición final de componentes anatómicos y los procedimientos de trasplante o implante de los mismos en seres humanos.

En nuestro país si usted necesita un órgano debe, según el Ministerio de Salud, ser remitido por su médico tratante especialista para valoración pre-trasplante a una IPS habilitada con programa de trasplante. Posterior a esta remisión, su EPS debe autorizar el procedimiento en la IPS habilitada, de acuerdo con lo que se concluya en el estudio pre-trasplante. Una vez el estudio pre-trasplante determine que usted cumple con las condiciones clínicas para que sea realizado el trasplante y se disponga de la autorización del asegurador, ingresara a una lista de espera para el trasplante requerido. La realización del procedimiento del trasplante depende de que haya un donante compatible y exista la donación de órganos para que estos puedan ser usados con este fin. Este es el procedimiento que a 2016 realizaron 2277 pacientes que figuran en las listas de espera para órganos en Colombia, de los cuales, por información de años anteriores, fallece hasta un 13% anualmente a pesar de que recientemente fue sancionada la ley sobre donación de órganos que busca hacer frente al déficit de donantes de órganos estableciendo que todos los ciudadanos son donantes, a menos que en vida manifiesten no querer serlo.

Si usted necesita un órgano y ya está en la lista de espera, bienvenido a la lotería de los órganos vitales. Una lotería es un mecanismo de asignación de recursos, un juego en castizo, que puede ser público mediante billetes y sorteos. El azar y la “suerte” son la esencia de este juego, y usted entra a participar en esta lotería cuando ingresa a una de las listas de espera por un órgano que puede salvar su vida. Esto ya que “no existen criterios definidos para la adjudicación de los órganos disponibles. La regulación simplemente determina en el artículo 25 del Decreto 2493 de 2004, el principio de la no discriminación, así como la distribución territorial de los órganos y el artículo 29 de la Resolución 2640 de 2005, que tan sólo avala los criterios de asignación de componentes anatómicos, es decir, aquellos empleados por las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud hasta el momento” (Sentencia T-568 de 2006), además de que debe esperar que aparezca un órgano compatible con su organismo, que no sabe en qué orden de prioridad coloquen los candidatos al trasplante que participen después de usted, y por último no sabe si se clasificará dentro de ese 13% que fallece esperando su órgano vital.

Si usted pertenece a la mayoría de la población Colombiana la suerte y las oraciones al santo de su devoción serán los únicos amigos que pueden ayudarle pues la ley prohíbe cualquier tipo de compensación por un órgano y castiga lo relacionado con su tráfico con de 3 a 6 años de prisión. Por otro lado si usted pertenece a la minoría de población que puede disponer de cientos de miles dólares, esos billeticos verdes pueden cambiar el sistema de asignación de recursos vitales.

Supongamos que usted tiene 200 mil dólares, no los tiene, pero supongamos que los tiene. Además tiene una enfermedad crónica y requiere con urgencia un órgano sano y rozagante y no quiere y/o no puede esperar que salga favorecido en alguna lotería. No hay problema, pues existe precio para tal recurso vital. El mecanismo de asignación para usted que pertenecería a una minoría en Colombia, pero a la clase media en algún país desarrollado, cambia, pues existe un mercado ilegal de órganos que no se frena ni es susceptible a las fronteras estatales e inclusive es obviado por algunos países donde no lleva siquiera el mote de ilegal, es el caso de Pakistán, India, China, Países Bajos, etc.; donde el traficante no tiene pena ni impedimento.

Un mercado internacional de órganos que conecta a quienes pueden participar en una suerte de subasta con quienes prefieren pagar sus deudas o alimentar su familia a cambio de un riñón o una cornea. Este mecanismo de asignación es una venta organizada de un producto basado en la competencia directa, que en este caso no es pública, donde quien ofrezca los mejores pagos se queda con el vital y preciado recurso. Es el caso de una confundida pareja de costarricenses que fue detenida en el aeropuerto de Tel Aviv, quienes confesaron, bajo declaración jurada, que se encontraban en Israel porque les habían ofrecido US$20.000 por el riñón izquierdo de la mujer. Habían sido reclutados por un médico en un hospital estatal costarricense quien notificaba de la jugosa oferta hecha por un israelí enfermo.

Esta es la subasta donde existe penalización para el vendedor en su país subdesarrollado (en LatAm por ejemplo) pero no existe penalización alguna para el comprador. Según cifras de 2012 publicadas por Organs Watch -organización que rastrea el tráfico ilícito de órganos-, cada año se venden de manera ilegal entre 15.000 y 20.000 riñones en todo el mundo, sin contar tejidos u otros órganos. Si cada riñón cuesta en un inocente promedio USD $100000, entonces estamos hablando de un mercado que mueve alrededor de USD$1.500.000.000 anuales, que quedan en su mayoría en manos de los intermediarios en la transacción y líderes de las redes de tráfico que en ciertas latitudes pueden ser médicos, dueños de clínicas privadas, mafiosos, o hasta oferentes del turismo de órganos, donde usted, que, suponiendo, tiene miles de dólares, viaja con todo incluido a un exótico paraje, incluyendo operaciones quirúrgicas, hospedaje, órganos frescos, post operatorio y desayuno tipo buffet.

Estos son los mecanismos de asignación de trasplantes, donde en Colombia por la vía legal está supeditado al azar en la lotería, y por la vía ilegal en el mundo entero participaría en una subasta internacional silenciosa, mitificada por ciertos gobiernos y avalada por otros, donde el robo, el secuestro y la muerte la viven quienes despiertan en una tina repleta de hielo con una incisión en su espalda o quienes le dan estudio a sus hijos a cambio de filtrar por mitad la sangre de su cuerpo. Frente a esta apabullante realidad, ¿con que herramientas cuenta la humanidad? La ciencia y el desarrollo del pensamiento deben brindar alternativas que permitan regular este obscuro mercado hacia un tratamiento civilizado para el enfermo y para el pobre, donde seguramente existe un equilibrio para todos los participantes.

En la vía de humanizar estos mercados ya se han realizado avances, como el del economista estadounidense Alvin E. Roth quien mientras daba sus clases empezó a hablar del mercado de riñones, donde no podía hablarse de dinero pues es ilegal según las normas de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y siguiendo este hilo encontró allí una aplicación para su logaritmo al casar la disponibilidad de donaciones de órganos, emparejando los donantes con los necesitados de donaciones, teniendo en cuenta especialmente incompatibilidades médicas. El sistema funciona así: “una persona necesita un riñón pero no es compatible con alguna persona de su familia, su hermano, por ejemplo, quiere donárselo; la historia se repite cientos de veces. ¿Qué hacer? integrar una base de datos con todas las personas que necesitan un órgano y con todas las que pueden darlo, se cruza la información y al final resulta que quien quiere donar a su ser querido pero no puede, puede ayudarle a otra persona para que alguien más le done a su ser querido”. El logaritmo es simple, pero revolucionó la manera de hacerse con este recurso vital en los Estados Unidos, y le otorgó a Roth el Premio Nobel de Economía en 2012 por su aplicación de la teoría de juegos para regular el diseño de mercados de acuerdo a la oferta y la demanda con decisivas aplicaciones en el mercado de órganos.

El galardonado economista habla de las “transacciones repugnantes” que son cosas que algunos quieren hacer y que otras personas no les permiten hacer; y del errado tratamiento que se les ha dado pues “si creamos reglas que vayan contra el mercado, lo que hacemos es fomentar la creación de mercados negros” y encuentra un ejemplo de esto en la tendencia despenalizadora de las drogas, que tuvo su germen en la despenalización del alcohol, que sigue causando problemas sociales, pero los ha reducido significativamente. Frente a estos mercados “repugnantes” los tomadores de decisiones y los profesionales no pueden mirar a otro lado, ni lanzarse al vacío amparados por una teoría económica, sino más bien utilizar las formidables herramientas que nos brinda el pensamiento y la abstracción, como la teoría de juegos, para ofrecer mecanismos de asignación y transacción que permitan una mejor y mayor distribución de la riqueza social, en dólares y en vidas, que hoy se dilapida.

Enlace Ilustrativo:

Referencias:

Alvin Roth, el premio Nobel de economía que sin buscarlo acabó salvando miles de vidas (14 de marzo de 2017). Redacción BBC Mundo. Recuperado de: http://www.bbc.com/mundo/noticias-39258466

SENTENCIA T-111/10 de la Corte Constitucional de la Republica de Colombia (Febrero 16 de 2010) Recuperado de: http://www.corteconstitucional.gov.co /relatoria/2010/T-111-10.htm

Pérez Juan. La realidad sobre el tráfico de órganos en el mundo (6 de mayo de 2014).BBC Mundo, Ciudad de México. Recuperado de: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/05/140403_mexico_trafico_organos_mito_realidad_jcps

Hay 2.277 pacientes en lista de espera de trasplante de órganos en Colombia (14 de Octubre de 2016). El espectador, Bogotá Colombia. Recuperado de: http://www.elespectador.com/noticias/salud/hay-2277-pacientes-lista-de-espera-de-trasplante-de-org-articulo-660418

Moreno Teresa. Alvin Roth y su mercado de riñones (10 de noviembre de 2014). 24 horas, México. Recuperado de: http://www.24-horas.mx/alvin-roth-y-su-mercado-de-rinones/

Política de Donación de órganos, tejidos y células con fines de trasplante e implante. Documento de trabajo de la Secretaria distrital de salud Coordinación regional no. 1 red de donación y trasplantes (Julio de 2012). Recuperado de: http://www.saludcapital.gov.co/Polticas%20en%20Formulacin/POLITICA%20DE%20DONACION%20DE%20ORGANOS,%20TEJIDOS%20Y%20CELULAS.pdf

Ley 919 de 2004 “ Por medio de la cual se prohíbe la comercialización de componentes anatómicos humanos para trasplante y se tipifica como delito su tráfico” Recuperado de: https://www.dssa.gov.co/__media__/sssa/dssa.gov.co/donacionytrasplantes/images/Legislacion/trasplantes_ley_919_22_dic_2004.pdf

DECRETO NÚMERO 2493 DE 2004 (agosto 4 de 2004) “Por el cual se reglamentan parcialmente las Leyes 9ª de 1979 y 73 de 1988,en relación con los componentes anatómicos.” Recuperado de: https://www.dssa.gov.co/__media__/sssa/dssa.gov.co/donacionytrasplantes/images/Legislacion/decreto_numero_2493_2004.pdf

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

699. Roth y los experimentos sobre negociación

1702. La crisis del 2008 o, por qué esconder una montaña

1976. La pareja perfecta

Anuncios

3 pensamientos en “La lotería de la muerte, la subasta de la vida. El trasplante de órganos y sus mecanismos de asignación

  1. Pingback: Tan cerca pero tan lejos | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Entre extraños | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: El fiasco más doloroso | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s