Y … ¿qué es suficiente?

2280

Laura Victoria González

Luis Roberto Rangel

“Este es un rompecabezas de la psicología evolutiva porque la honestidad conduce a pagar un costo, que es perder una oportunidad”

Será suficiente con hacer un cálculo racional del costo-beneficio que nos conllevaría a cometer o no un crimen en función de la certidumbre y severidad del castigo. A menudo, cuando somos deshonestos, conseguimos aquello que queremos a menos de que nos atrapen, pero no es lo mismo sacar las fotocopias del trabajo de nuestro hijo en la oficina para no gastar las hojas y el tóner de la casa, que realizar desfalcos. A lo mucho, el primer caso, supondría un memorando por parte del jefe. En el segundo, supondría años en la cárcel. Pero, ¿Cuán arriesgado eres para cometer un desfalco? Gary Becker, premio nobel de economía, nos advierte que al mantener constante la probabilidad de ser atrapado (certidumbre del castigo) y aumentar la severidad del castigo no todos los individuos son disuadidos para dejar de delinquir y es por eso, que en ellos pesa más la certidumbre del castigo de tal forma que la correcta combinación de la certidumbre y severidad del castigo pueden tener importantes implicaciones en las políticas de control delincuencial y efectos disuasivos, en el delito con el fin de que sea más costoso y el margen de utilidad esperado no sea lo suficientemente bueno. En palabras de Fink & Boehm (2011), los corruptos optan por la acción ilegal siempre y cuando el beneficio económico supere de alguna manera el riesgo al que se enfrentan.

Pero en Colombia, ¡estamos jodidos!, ya que no es ninguna coincidencia que los entes encargados de las políticas públicas sean los más interesados en no cambiarlas o ¿qué caso conocemos en el que la ley exija a un nuestros “representantes políticos” cuando han cometido delitos, que hagan, por ejemplo, la devolución del dinero robado? Sobra decir que hay muchos intereses de por medio para que la corrupción en Colombia siga siendo la piedra en el camino en el crecimiento económico.

Durante este mes, el presidente Santos propuso descongelar los recursos de las regalías no ejecutadas, cerca de $1,5 billones para la construcción de vías terciarias. ¿Cuál es el costo de oportunidad que estamos asumiendo todos los colombianos en no destinar dichos rubros en educación con tan solo un monto asignado alrededor del 3% del PIB y si en obras inconclusas por la firma Odebrecht?  Para el 2016, la corrupción al país le habría costado alrededor de 23 billones de pesos, un 15% más que el año anterior. Varios investigadores atribuyen su crecimiento a la falta de castigo “solo el 25 por ciento de los condenados se encuentra en una celda; los demás están en pabellones especiales o en su casa, y van a fútbol los domingos.”

Mientras que, en otros países como Rusia, el hecho de cruzar la calle corriendo teniendo el puente peatonal en nuestras narices representa ir a la cárcel, en Colombia el promedio de pena para soborno es de apenas dos años de prisión, pero la pregunta es: ¿y dónde está la policía nacional, las superintendencias, la procuraduría, la contraloría, la fiscalía y todas aquellas veedurías ciudadanas? Según varias mediciones, la confianza en la policía es baja y nuestra percepción no es la de una figura de autoridad y respeto esto es, por que en muchas ocasiones hemos sido testigos de sobornos, de enriquecimiento ilícito y hurto, extorsión o escándalos como la comunidad del anillo, etc… Si su fin primordial es el mantener las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertad públicas, así como el de asegurar que los habitantes de Colombia convivan en paz, ¿cuál es la garantía que me queda como colombiano al dejar tal responsabilidad en manos de individuos que a menudo realizan actos ilegales?  Y ¿quiénes los atrapan a ellos?

Nuestro pan de cada día es el escándalo de turno, “la procuraduría abrió investigación por irregularidades a Panachi”, el carrusel de la contratación, la comunidad del anillo, el cartel de la hemofilia, el escándalo de Reficar, y otro muchos más hacen difícil determinar cuál es el caso de corrupción más grande, grave o aberrante. Sin embargo, investigaciones demuestran que nuestro cerebro mediante la acumulación de pequeños actos corruptos se adapta al comportamiento deshonesto como la de colarse en el sistema masivo de transporte, pasar un semáforo en rojo, exagerar los viáticos que desembolsa la empresa, evadir impuestos, etc…  no obstante, el problema radica cuando se nos hace costumbre y aumenta la disposición de cometer crímenes más atroces. ¿Cabría pensar entonces que en Colombia estamos tan familiarizados con el tema de la corrupción, que el beneficio económico que esperamos ya es muy bajo? Lo decimos porque los sobornos de Odebrecht en los países vecinos fueron: en Brasil de 349 millones de dólares, en Argentina de 278 millones, en Venezuela de 98 millones, en Panamá de 59 millones y en Ecuador de 33,5 millones mientras que en Colombia fue de 11 millones de dólares.

¿Será que somos tan arriesgados que ni la pena de muerte es suficiente castigo? Es claro que las oportunidades de empleo no sobran en Colombia y, por lo tanto, personas como Elver Emilio Quique que no encontraba como sostener su casa con los 400 mil pesos mensuales de pensión, decidió llevar droga a China donde “de acuerdo con datos de la Cancillería, 12 hombres y dos mujeres están sentenciados a muerte, de los cuales tres tienen pena de muerte efectiva, nueve tienen suspensión a dos años (el tribunal puede cambiar la condena en ese tiempo) y dos se encuentran a la espera de apelación.” Si la pena de muerte no es suficiente incentivo para dejar de comer delitos, ¿qué lo es?

Referencias

Confidencial (07 de enero de 2017). Corrupción barata. Semana. Recuperado de http://www.semana.com/confidenciales/articulo/sobornos-de-odebrecht/511671

Espinosa (01 de marzo de 2017). Las historias de otros dos colombianos condenados a muerte en China. El Tiempo. Recuperado de http://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/colombianos-condenados-a-pena-de-muerte-en-china-62428

Justicia (27 de febrero de 2017). La gran corrupción comienza con actos pequeños. El tiempo. Recuperado de  http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/explicacion-cientifica-para-la-corrupcion-61880

Pineda Angélica (2016). La corrupción en entidades públicas como la Policía Nacional de Colombia. Tesis de grado para optar al título de magíster en Estudios Sociales. Recuperado de http://repository.urosario.edu.co/bitstream/handle/10336/12454/52435772-2016.pdf?sequence=1

Rangel (9 de febrero de 2017). Me he portado mal. PressReader. Recuperado de https://www.pressreader.com/chile/muy-interesante-chile/20170209/282273845106927

Redacción El Tiempo (13 de septiembre de 1993). La economía del delito. El Tiempo. Recuperado de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-221827 //

Redacción El Tiempo (09 de diciembre de 2016). Corrupción: el cáncer que más se propaga en Colombia. El Tiempo. Recuperado de http://www.eltiempo.com/justicia/cortes/corrupcion-en-colombia-36597

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2205. Los espíritus animales que motivan nuestras decisiones políticas

2212. No existe ni el bien ni el mal, solo existen personas tomando decisiones

2262. La corrupción, el cáncer que nos mata

Anuncios

6 pensamientos en “Y … ¿qué es suficiente?

  1. Pingback: ¿Cómo validamos la corrupción? | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Tan cerca pero tan lejos | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Entre extraños | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: La racionalidad en juegos políticos | Racionalidad Ltda

  5. Pingback: La eficiencia y los incentivos: ¿Castigo o premio? | Racionalidad Ltda

  6. Pingback: El fiasco más doloroso | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s