Costos de transacción y externalidades

2309

Catalina Ramírez

Comenzando la década de los años cincuenta la economía responde a problemas de organización industrial y asuntos corporativos; en efecto, la economía puede coordinarse mediante un sistema de precios con resultados beneficiosos. Para identificar el papel subordinado de la planificación centralizada o las regulaciones gubernamentales en el funcionamiento ordenado del sistema económico, la hipótesis de los economistas después de Adam Smith se ajusta a condiciones para alcanzar resultados o, en otra perspectiva, cuando el mundo real no parece haber funcionado de acuerdo con la teoría. Por tanto, puede suponer que la proyección de los mercados en su exposición más acabada parece un sistema de descentralización extrema. Lo anterior se ajusta a una suposición o imagen proyectada sobre la capacidad autosuficiente de los mercados y el papel relativamente innecesario de los gobiernos.

Una concentración excesiva en el sistema de precios ha tenido relación con el reduccionismo del enfoque neoclásico sobre la naturaleza de los mercados. De hecho, la impresión que dejan los economistas especializados es que una superestructura en los mercados condiciona los tipos de comportamiento entre los agentes. Arriba está el sistema de precios, abajo el mundo de la gente. Una posición así, señala las deficiencias evidentes del antiguo tratamiento de la teoría de la producción con su planteamiento sobre la propiedad del campesinado y las formas industriales: “Desde el punto de vista del economista la organización es una cuestión de disposición industrial interna para la empresa que determina al mismo la industria como tal, al mismo tiempo tiende a dejar completamente fuera el elemento regulador de toda la organización productiva: la relación recíproca entre precios y costes.

El abandono de otros aspectos del sistema se ha visto favorecido por otra característica de la teoría neoclásica: la creciente abstracción del análisis que no parece interesado en el conocimiento detallado del sistema económico en su contexto. No al menos para que problemas de política pública o desarrollos de tecnología o biotecnología llamen su atención. En conclusión, algunos exponentes de la economía determinan que “la proporción entre evidencia y teoría es actualmente muy baja en el campo”.

En la teoría económica predominante la analogía recursiva del mercado relaciona como artefacto una especie de “caja negra”. Una forma sorprendente de analizar, porque una mayoría de recursos que son usados en los sistemas económicos modernos son utilizados dentro de la empresa, y la decisión de cómo se utilizan estos recursos depende más de decisiones administrativas que directamente del funcionamiento del mercado.

La paradoja resultante tiene doble efecto, el primero se trata del sistema económico que depende en gran medida de la manera en que estas organizaciones lleven sus asuntos a las corporaciones modernas. El segundo es el hecho de que los economistas que muestran interés por el sistema de precios, manifiestan desinterés por el contexto de los mercados. Específicamente por los acuerdos institucionales que determinan relativamente los procesos de intercambio por lo que se infiere que la teoría en realidad es una teoría muy incompleta.

La relevancia de este análisis consiste en que los proyectos para desarrollar productos innovadores, con costos de transacción, en un sentido amplio, pueden significar ingredientes significativos del conjunto total de costos que pueden tener las empresas o las firmas con resultados más predecibles. Paradójicamente, es posible estimar que los costos de transacción, al menos en la perspectiva descubierta, presentan todavía fisuras o problemas.

Esta debilidad, sin embargo, no debilita el valor epistemológico que tiene la teoría original sobre costos de transacción. Mientras el desarrollo de nuevos productos en biotecnología resulta dinámico e incierto, también es importante reconocer que el proceso supone una buena cantidad de etapas que se llevan a cabo por separado, al menos algunos procesos pueden considerarse como parte de hábitos y pruebas cotidianas. Lo que sugiere contemplar que la innovación demanda procesos diferenciados, cada uno de ellos relacionado a un determinado aspecto de la tecnología, lo que contiene en muchos casos riesgos, recompensas y equilibrios cuando son externalizados. En otras palabras, los costos de transacción son fundamentales dado que los grados de externalización cambian dependiendo de la evolución del proceso de innovación.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2007. ¿Es el hombre dueño de sus pensamientos?

2170. El dilema de la asignación de derechos de propiedad bajo la perspectiva del Teorema de Coase

2272. Propuesta para la reforma al plan de estudios. Microeconomía y economía aplicada

Anuncios

3 pensamientos en “Costos de transacción y externalidades

  1. Pingback: Información: El pilar del sistema económico | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: Los costos de transacción: Solución eficiente para transar | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Externalidades del transporte público | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s